Hablando «francamente»

Tal día como hoy, hace 47 años, «Marca España» se despertaba con una buena noticia: La muerte del gallego más famoso de la historia, más incluso que Ene Punto Feijóo. Quien durante 39 y pico años había manejado la muerte de los demás con soltura, se resistía a abandonar su España, amarrado a máquinas por todas partes y atendido por el “equipo médico habitual” en el que figuraba su yernísimo (quién sacó este tipo de fotografías). como comisario político, para proceder al unplugging tan pronto como se lo ordenara la autoridad pertinente, militar por supuesto.

Y esas fotografías las obtuvo con la intención de venderlas al mejor postor. Al parecer, semejante fascista malnacido, debería andar mal de pasta como para tener que vender las fotografías de su moribundo suegro mediante un intermediario y exigiendo el pago en una cuenta en el extranjero.

Y las fotografías fueron vendidas a una revista llamada LA REVISTA. Sobre aquel panfleto rosa cabe decir que su objeto declarado (sí, llamar ‘La Revista’ a una revista igual no fue su mejor idea) era desbancar a la revista HOLA! del liderazgo del «cuore» a golpe de talonario. Qué mejor manera de hacerlo que poniendo al mando a un «experto»: Jaime Peñafiel, antiguo redactor jefe de HOLA!, donde había trabajado dos décadas y hasta pocos meses antes. Según cuenta Santiago Miró en su libro «Z, el imperio del zorro«, HOLA! llegó a duplicar y triplicar el precio habitual de los reportajes para “bloquear a ‘La Revista’”. Así, el semanal de Peñafiel y Asensio tiraría la toalla dos años después, incapaz de seguir el brutal ritmo presupuestario impuesto por HOLA!.

Pero, volviendo al asunto, el pequeño terrorista llevaba más de un mes pachucho tras haber presidido el día 1 de octubre, en la madrileña Plaza de Oriente, y ante veinte millones de personas (o más) un acto de desagravio a su magna persona por el mobbing ligerito de la conjura internacional judeo-masónica en oscura entente con el marxismo. En aquel balcón, desde el que escuchaba, en la amorosa compañía del que luego ha terminado conocido como El Beduino Fugado, los gritos de ¡¡¡FRANCO FRANCO FRANCO!!! pidiendo más fusilamientos y mano más dura contra rojos, separatistas y demás enemigos de la España católica, universal, faro de Occidente y bastión invencible de la Iglesia Católica; quiso el buen azar que el abuelito cogiera un frío y se empezara a escoñar.

Así como en el parisino Mayo del 68 parece que estuvo todo el mundo, en este «sencillo» acto no se acuerda nadie de haber estado. Ni el propio Juan Carlos Borbón. Menos mal que hay imágenes que, de no haberlas, aún lo estarían negando. No me voy a meter ahora en comentarios sobre la situación de incertidumbre política que generaba en el Estado el apochamiento intensivo del líder presuntamente inmortal. Nos centramos más en el aspecto anecdótico y humano del proceso. Proceso que se hizo más largo que un discurso de Irene Montero.

Situémonos en posición en un lugar cerquita de África (en el mapa, unos centímetros más al Norte), donde todo empezó, en el que no existían los partidos políticos al uso, ni los sindicatos, ni la libertad de expresión (a pesar del intento de maquillaje de otro gallego felizmente fallecido y apellidado Fraga), estaba en vigor al pena de muerte (que podía ser por garrote vil o fusilamiento según le apeteciera al asesino), las policías y guardiaciviles tenían barra libre para sus tropelías, y los Derechos Humanos estaban más txungos que las castañas de este año, que tienen muchos gusanos.

En aquel barrizal de miedo, violencia y corrupción a lo bestia, en la machacada Euzkadi estábamos como si tuviéramos lombrices. Sentíamos un cosquilleo anal por la alegría que se avecinaba y por un cierto pavor al no saber cómo saldría de la situación el Ejército, que por aquel entonces, y en aquel vacío era el poder por excelencia. Bueno… ahora también, ¿Verdad Margarita?

Los boletines de noticias daban cada hora el parte sobre la salud del futuro cadáver facilitado por el antes citado equipo médico habitual del madrileño Hospital de la Paz madrileño, donde fue trasladado después de sufrir durante varios días terroríficas hemorragias internas causadas por la fuerte medicación para el corazón con altas dosis del anticoagulante Heparina. El sublevado genocida ya había tenido otros episodios y los médicos querían trasladarle al hospital pero el yernísimo Martínez Bordiú se oponía. Al final no quedó otra opción que, en una noche de Walpurgis, fue operado de urgencia y sin las mínimas condiciones sanitarias en el botiquín del pabellón de guardia del palacio de El Pardo. Y, de ahí al hospital a toda hostia. Mira por dónde, el marido de “su hija” le hizo sufrir en propias carnes torturas inhumanas, quizás como colaborador necesario de la justicia divina y tal y cual…

Durante ese período la Ciudadanía se acostumbró a escuchar, de boca de los locutores del régimen que el dictador estaba «muy grave» y, de forma especial, la expresión “heces hemorrágicas en forma de melena” lo que era un signo clínico que reflejaba hemorragia digestiva por la presencia de deposiciones con sangre digerida (negra pero que puede dejar un cerco rojo oscuro en el margen, parcialmente coagulada, muy maloliente, a veces mezclada con heces). Y, miren que, a mí, eso de «heces hemorrágicas en forma de melena» me puede sonar a aquellos «hilillos negros de plastilina» de los que, en relación a la catástrofe medioambiental del Prestige, nos hablaba Eme Punto Rajoy (o su primo «científico»). Pero no: Los médicos nos dicen que, es casi siempre, «una manifestación de una hemorragia digestiva alta copiosa”. Sea como fuere, a la Ciudadanía, sin tener ni puta idea y sin mayores explicaciones, el asunto ya le olía fatalín.

Y así, entre heces y cables, llegó la mañana del 20 de noviembre de 1975. Hacía las 6,30 de la mañana y en las emisoras de radio (no había Internet, pero eso ya no era culpa del asesino) un locutor apunto del desmayo informaba de que el dictador la había palmado. Lo cual era mentira porque llevaba dos días mantenido “vivo” artificialmente para que la desconexión coincidiera con la fecha de que la cascara el fundador de la Falange. Mentira y muerte de la mano, como en los 39 años previos.

Pocas horas más tarde, Carlos Arias Navarro, alias Carnicerito de Málaga, como presidente de lo que quedaba, pronunciaba aquellas inolvidables y lacrimógenas palabras de “Españoles, Franco ha muerto” que, al día siguiente, aparecían con la foto del rostro del fiambre en EL CORREO ESPAÑOL (entre otros) dando mucho yuyu y llenando una portada orlada en negro. Después de la frase, Carnicerito de Málaga leyó el testamento político de Franco y soltó unos hipidos, no sé si de tristeza o por estar pedo. El otro testamento es «secreto oficial» porque nunca se ha conocido su enorme fortuna).

Contaba el muerto, cuando estaba vivo, glosando sus palabras de una forma campechana, «Troncos, no os acojonéis tíos que lo dejo todo atado y bien atado ¿Vale? Y el becario alto ése tan soso que he tenido a mi lado todos estos años y que ha aprendido de mí todo lo que sabe, mantendrá en funcionamiento el chiringuito salvando los muebles a cambio de no hincarla y pegarse una vidorra de rey por el resto de sus días. Y si no, buena le espera. ¡Hala, me abro!

Y así fue. Unos se emborracharon de gozo y otros de tristeza. Y eso pasará hoy también. Yo, sin necesidad de ir a tomar unas prohibidas cañas en la dictadura catarí, me las tomaré en Euzkadi, al norte de «Marca España«, ese Estado NO pleno de democracia dónde aún pululan los herederos del genocida sublevado. Pululan por la Jefatura del Estado, quieren volver a pulular por la Presidencia del Gobierno, pululan por la Judicatura, por los Medios de comunicación, por el Ejército, por sindicatos de camioneros, policías y guardiaciviles y, como no, por la jerarquía de la secta de Roma.

Que no se nos olvide que este 20-N, también llegan los aniversarios de los asesinatos de Estado de Santi Brouard, miembro del Parlamento Vasco y Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Bilbao, y de Josu Muguruza, diputado en las Cortes españolas. El precitado VOCENTO les dedicó, exactamente, 11 líneas, en un recuadro ínfimo, y dice de ambos que murieron «tiroteados». Les faltaba añadir que «justamente» y que se pudran en el infierno».

Y es que, una vez más, lo de los Medios del Grupo VOCENTO y la ética periodística son paralelas: Nunca se encuentran. Nada sorprendente, por otro lado, en un Grupo editorial que ejerce de forma activa como uno de los principales voceros del partido corrupto de origen franquista.

Publicado por

Iñigo Landa Larrazabal

Iñigo Landa Larrazabal (Bilbao, 1967) Destinado en la Agencia Espacial Vasca. Estudió Astronáutica en euskera y cursó el mismo máster que Pablo Casado en Universidad Rey Juan Carlos, el fugado. Vive en Bilbao

22 comentarios en «Hablando «francamente»»

  1. El 4% de los norteamericanos cree que Elvis vive, el 100% de los votantes de Vox creen que Franco vive y vista la transición, el Gobierno mas progresista de la historia , la judicatura y el acordeon de Iturgaitz, lo mismo tienen bastante razón.
    Como añoro a Zarzalejos y a su señor padre.

  2. Franco murió. El franquismo, no. Y la mayoría de españoles, encantados o – peor aún – les da igual mientras toman cañas y ven Tele 5 o el mundial de Qatar.

  3. Supongo que a usted le importará un «güevo» pero sepa que debido al odio, a la estulticia, a la mala baba, y por qué no decirlo a su falta de ideas loables para escribir, el alcalde de San Sebastián Eneko Goia, al que suelo votar, ha perdido mi voto. Un partido que permite que en sus órganos de expresión haya gente que se exprese como usted no merece que ninguno de sus candidatos sea votado. Me imagino q a otros como yo les pasará lo mismo. La próxima vez que me encuentre a Goia por la ciudad le pararé y se lo comentaré.

    1. A ver si me aclaro (los ojos, porque aún me lagrimean, de la risa, digo). O sea, que porque yo escribo contra su adorado franquismo desde Bilbao y en un Medio de Bizkaia, y no le gusta, le va retirar el voto al alcalde de Donostia…
      Vamos a ver, utiliza la táctica de ponerme delante del Medio, y porque, lógicamente no le hacen caso, ahora opta por ponerme delante del Partido.
      Lo que tiene que hacer Vd. por ponerme delante de donde realmente quisiera: Un paredón.

      En fin, cuando le vea a Goia, se lo comenta (supongo que se aguantará la risa) y luego nos cuenta, ¿Vale?

      Nota: Claro que a muchos como Vd. les pasa lo mismo. No me refiero que voten a Goia sino a que hoy es un día de añoranza.

      1. ¡Qué especimen, santo Dios! ¡Mi adorado franquismo! ¿Pero usted va al psiquiatra o, simplemente, es un lelo integral? Me inclino por el primer supuesto

        1. Pues, en efecto. Cuido mi salud mental y acudo anualmente a mi psiquiatra de Osakidetza y al psicólogo.
          Se lo recomiendo. No solo hay que cuidarse el cuerpo, sino también la cabecita.
          Y me temo, que es un buen consejo, ya que no sé cómo andará Vd. de salud física pero, de salud mental, da probadas muestras de que no anda demasiado bien.
          Hágame caso! ;.)

        1. Don Antonio. Muchas gracias por su respuesta no respuesta pero respuesta al fin y al cabo. Le respondo sin responderle porque me falta capacidad de respuesta y no quiero ser respondona.

  4. 20 de noviembre.
    Día curioso en lo que se refiere a muertes políticas o de las otras. Días de coincidencias que hacen que algunos «celebren» y otros «recuerden».
    Quienes «celebramos» la llegada del «hecho biológico» (eufemismo que empleaban los franquistas para no decir «la muerte» de Franco) o la de José Antonio Primo de Rivera (¿y Primo de Ayuso?) recordamos con tristeza los asesinatos de Brouard o de Muguruza… Otros lo harán al revés, aunque es fácil (pero inservible para algunas mentes impermeables) explicar las enormes diferencias.

    Por cierto, También murió un 20 de noviembre (de 1936) Buenaventura Durruti, una de las más grandes figuras del anarquismo, por una bala que a día de hoy se sigue sin saber qué bando disparó, se sigue sin saber si fue una bala perdida fascista o una bala perfectamente dirigida, comunista (según dicen algunos).
    Y siguiendo con casos luctuosos un 20 de noviembre, éste en concreto, empieza el mundial de futbol, el de los derechos humanos, el de los 1600 trabajadores muertos.

    Quizás el día 20 de noviembre debería ser un buen día para pensar.

    Un saludo

  5. Ese asesino en serie del que Vd. me habla caminaba muy poco y se pasaba el día sentado. Por ello tenía tendencia a desarrollar trombos. A uno de sus médicos se le ocurrió la idea de ponerle marchas militares en el tocadiscos a todo trapo y entonces el tierno anciano se ponía a desfilar en su despacho.
    Escena similar a la de Charles Chaplin en EL GRAN DICTADOR cuando Hitler se ponía a jugar al balón con una gran bola del mundo. Aún siendo ésta genial me quedo con la de Paca y el chunta chunta.

  6. Y siempre llegamos a la misma conclusion «HAY GENTE QUE PIENSA QUE NO SE VA A MORIR NUNCA».
    Todo estaba atado y bien atado, lo vemos todos los dias y seguimos sin desatar el nudo si bien puede estar aflojando por aquello de no hay mal que dure 100 años, ni cabron que lo resista.
    Y todo gracias a una constitucion que permite todo menos la democracia, pues se sigue pensando que democracia es echar un voto en una urna; como la convocatoria democratica de 1.966 para eleccion de representantes al fachiamento, perdon parlamento español, por el tercio familiar.
    Los continuos gobiernos lo han demostrado simpre, los parlamentos tambien y ahora la judicatura demostrando que todo estba atado y bien atado y se erijen en valuarte la democracia. Por ejemplo CGPJ que lleva mas de 1.000 dias sin renovarse y nadie le aplica el delito de sececion o eso es solo para el process.
    AMEN

    1. O el 155 en Madrid de persistir el conflicto sanitario, es decir, asumir por parte del Estado la competencia de Sanidad en la Comunidad… Pero eso del 155, según parece, también estaba orientado al «procés».

      1. Cuidado que Osasunbidea y sobre todo Osakidetza , desde mi punto de vista están mucho peor que la sanidad madrileña, lo que sucede es que aquello es la capi, y tiene más interés político que a los lo que se se conocen como «periferias».

        1. no se quien eres pero estas muy sano, veo que no usas OSAKIDETZA, eres uno de esos sspm, sano sanote puro machote, o uno desosotros sspm solo te sirve para mear.
          una cosa es buscar movida politica via sindical para movilizar lo que no se ha conseguida por las urnas y otra muy distinta es la realidad.
          Ejemlo claro hay unos dostores cardilogicos que quieren que se les ponga el kirofano en el portal, y entonces acuden a juez o lo que sea (un lumbrera) que dice que poner en Cruces toda la cardiologia es EL NO SE QUE NI ME INTERESA y dice este que lo es un madungui, que es que estejuez quiere que se pongan hospitales quirofano- cardiologicos cada cinco minutos, y digo yo no se moriran los pacientes en las carreteras por exceso de anbulanzias navegando por las carreteras.
          Sabe alguien si el lumbrera sigue en activo?

          1. Me gustaría comentar que es un mito total que los avestruces escondan la cabeza bajo tierra en caso de peligro.
            Lamentablemente no lo es que muchos humanos les imiten.
            Como desconozco in situ la situación madrileña no puedo comparar, pero que Osakidetza va totalmente cuesta abajo y que sigue en muchos casos la política de Ayuso (que yo conozco sólo a través de los medios de información) son dos hechos innegables para cualquiera que no tenga la cabeza bajo tierra.
            Cuando hay gente que hemos estado año y medio sin médico de familia y te atendía cualquiera en base al ordenador, es como una máquina de vending que metes el dinero das a un número y te dice «paracetamol».
            Cuando te llaman del Hospital y te dicen que como hay una lista de espera muy grande para una prueba diagnóstica, y, que, si quieres, que vayas al IMQ, que pagará Osakidetza, y te lo hacen al día siguiente, es que estamos privatizando Osakidetza con el método Ayuso.
            Que te hagan una biopsia y el especialista que te la ha mandado te diga, vía consulta telefónica, que el patólogo dice no sé qué, pero que él no está de acuerdo, porque la lesión en su totalidad (que el patólogo no ha podido ver) no se corresponde con el resultado, es que algo va mal.
            Cuando te dicen, siempre telefónicamente, que la segunda opinión hay que solicitarla vía email, que tardará unos dos meses en responderte y otro mes y medio en la biopsia, y preguntas que si no hay otra posibilidad de hacerlo más rápido, la telefonista de una forma amabilísima, te dice que sí, que ir a la privada… y cuelga.. es que algo no va, ni bien ni mal.
            Cuando has puesto tres quejas/sugerencias por escrito y NO HAN RESPONDIDO a ninguna… No tenemos la mejor sanidad del mundo. Ni siquiera tenemos la Osakidetza que tuvimos en otros tiempos.

            Aunque, claro, la culpa es de los jueces, de los profesionales (en conjunto lo único que se salva en Osakidetza) a los que se aplaudía en la pandemia, de los sindicatos, y de los ciudadanos, por ponernos enfermos.

            1. yo solo hablo de lo que conozco, no de lo que me cuentan.
              ahi nacen los problemas, me cuentan pues es cierto. y claro la propia palabra lo dice me cuentan, pues eso un cuento.
              yo conozco Galdakao, Gernika, el pueblo donde vivo y el pueblo que me toca por urgencias. El de cruces y basurto solo de visita.
              Cosulta a tal hora y alli estoy, siempre media hora antes pues si alguien ha fallado me adelantan y si hay algun retraso entre 10-15 minutos pues me hago un crucigrama.
              salgo de la consulta con el dia y hora para la proxima cita. un dia antes me avisan para la confirmacion de la cita.
              te puedo seguir contando pero si tienes la cabeza enterrada como la avestruz quicir.
              porzierto en todas las movidas sindico-politicas se extrapolan los datos, por eso de la presion para sacar MAS, pero no solo seria en OSAKIDETZA, tambien en todos los ambitos sociales, pero donde mejor presion se hace es en la administracion publica, donde la ciudadania piensa que los recursos los pone otro.
              yo NO soy un PACIENTE soy un CLIENTE de mi empresa ADMINISTRACION PUBLICA de la que soy accionista.
              Porzierto si no esty contento con la gestion el dia que se convoca la junta general de acionistas, tratare de cambiarla.

  7. El olvido es peor que la indiferencia. Ni perdono, ni olvido. La absoluta falta de verdad, justicia y reparación por los actos del asesino y toda su corte de mafiosos durante tantos ni se ha producido ni se producirá, de forma que los herederos ideológicos del régimen terrorista son el mayor peligro para el progreso y la democracia.
    Hoy es un día en que se mezcla el recuerdo sangriento de la «cruzada católica y patriótica», con décadas posteriores de humillación y barbarie y con cierta nostalgia por la alegría que su desaparición fíica que no ideológica, en cama pero bañado en sangre, nos produjo.
    Y un recuerdo para los dos cargos electos asesinados por el terrorismo de estado. No le he escuchad por cierto al alcalde de Bilbao ni una sola palabra de recuerdo a quien fue teniente de alcalde de la Villa, aunque su ideario estuviera en las antípodas del PNV. El olvido selectivo define a cada uno y es a su forma una especie de violencia moral.

  8. Por poner un apunte de rigor político-histórico, ayer por la nocje emitieron en DMAX un par de documentales sobre el tema y en uno de ellos salía Paul Preston afirmando que el creía que el ferrolano no fue fascista. Añadía que decir eso siempre le suponía llevarse muchos palos tanto desde la izquierda como desde la derecha ya que tras cuestionar su condición de fascista (en sentido de rigor histórico) explicaba que fue algo mucho peor que un fascista.
    Efectivamente fue tan fascista como carlista (muy poco de convicción y sí por interés: usó y chuleó a unos y otros). Franco fue franquista. Y para ello fue mucho más cruel, asesino, manipulador, megalómano (aunque lleno de complejos), fanático ultracatólico, masón frustrado (porque quiso serlo y no le admitieron)…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *