Más puntadas con hilo

El rey de todos los españoles, y mucho españoles, estaría contrito y afligido (aunque con la misma expresión estreñida de siempre que podemos ver en el careto que sirve de modelo para acuñar monedas y sellos) por la propuesta del ministro del ramo correspondiente de incrementar el número de años que servirían de base para el cálculo de la pensión de jubilación, que pasaría de 25 a 30.

De esta guisa, Felpudo Sexto tendría que cotizar el tope (por lo menos hasta el año 2044) para poder llevarse unos eurillos decentes el día de su abdicación por edad, no sirviéndole para el susodicho cálculo los años que estuvo de «becario de la Corina«, sin cotizar por el remunerado cargo de Príncipe de Asturias y, más, sabiendo, como todos sabemos, lo irrisorio de su asignación actual comparada con la, por ejemplo, su «primo» Charles Tercero (que suena más a güisqui que eso tan vulgar como el coñac Carlos III, que tiene menos rango numérico que el brandy 103 y muchísimo menos que el Terry Centenario 1900).

Todavía me acuerdo de la cara de salido del caballo blanco montado (en el anuncio grabado en la playa de Sanlúcar de Barrameda) por una tía de larga melena rubia y vestida únicamente con una blusa blanca. Pero, bueno, como en una colmena, siempre ha habido clases como entre la reinante (y sus zánganos) y la clase obrera, más adicta al Veterano, en su versión a pelo para mojar la Faria antes de pegarle el papel de fumar y acompañarla del café para hacer un «completo»; o en su versión «sol y sombra«, con anís Del Mono (el de la cara de Darwin) o el de La Castellana que, en las sobremesas festivas, rozando la botella con un tenedor, cuchillo, cuchara (o cualquier otro utensilio metálico de mesa), se convertía en una suerte de instrumento musical castellano para acompañar canciones como la de «era de latón – de latón de latonera- era de latón – del cacharro de mi abueee-eelaaa«, la de «que con la luna madre«, o con la famosa «por el puente de Aranda se tiró – se tiró«.

Pero lo más déjà vu es lo del «Soberano, es cosa de hombres«. Joder… si lo piensan, parece que todo está perfectamente ordenado o pautado en la anárquica historia de «Marca España«… Como eso de «bautizar» yates reales como «Fortuna» o Bribón«. Veamos: Un Soberano zángano hizo Fortuna de forma ilegal y se fugó con una rubia, convirtiéndose en un Bribón. Si tan solo cambiamos Bostwuana por Sanlúcar, y un jet privado por un caballo blanco, todo encaja al milímetro.

Y menos mal que no le dio tiempo a que los amigotes le regalasen otro yate porque, sabiendo el carácter, soberbia, altanería y el muy básico intelecto que se gasta Juancar, hubiese sido capaz de bautizar la chalupa como «Corinna«. Solo hace falta decirle eso de «a que no hay huevos de…» para que lo haga. De hecho, al heredero del genocida Franco le dijeron (aconsejaron) que no pusiera de nombre Felipe a su hijo por aquello que pasaría a reinar con el nombre de Felipe Sexto, el siguiente Felipe tras el tan querido por tierras catalanas como Felipe Quinto. El mismo que dispone en un museo de un retrato cabeza abajo.

Pues nada… Borboneando y eso.

Cambiamos de asunto. Para disgusto, el que se ha llevado la IDA al hojear la Prensa y leer lo siguiente: Según un estudio de la Universidad Complutense, San Isidro Labrador (patrón de Madrid-España) era alto, murió entre los 35 y 45 años, y tenía rasgos africanos. Posiblemente era musulmán. Es el retrato más certero que se ha conseguido realizar de San Isidro Labrador a través del análisis forense realizado por un equipo de investigadoras de la Escuela de Medicina Legal y Forense de la Universidad Complutense a la momia del patrón de Madrid, muerto hace diez siglos.

Sabemos que eso no es cierto», dijo la chulapa castiza en plena sofoquina: «Nació en Madrid, donde ahora está Lavapiés, y nunca pisó ese continente subdesarrollado ¡Qué horror! Sánchez falsifica hasta las momias para putearme. ¿Cómo coño va a ser musulmán un santo?”.

Pues eso…

A otra cosa: Uno que sí se jubila de la política y del Partido Popular (con pensión y sin preocupación) es Suárez Illana, de profesión Hijo de Adolfo, Incompetente Mayor del reino, y segundo del el partido corrupto en el Congreso tras aquel gran talento perdido que fue cesado, o sea Casado.

Supongo que este parásito político y trepa profesional estará algo deprimido porque las gilipolleces que hacía cada vez que subía al estrado o hablaba alguno de EH-BILDU ya no llamaban la atención ni hacían gracia. “Le han quitado motivación a mi labor. Leer el ABC mientras hablaban o ponerme de perfil me llenaba” debió decir este tontolaba al irse de una puta vez.

Bien sabido es que, ahora, el selecto plantel de diputados cavernosos se ríe más y mejor con las groserías de los chicos y chicas de la bancada fascista. “Suárez Illana es el pasado. El futuro es llamar transexual a la señora del presidente«, dijo uno de los dos buitres que están a la entrada del Congreso y que han sustituido a los anticuados leones, ya vetustos, y que se han jubilado antes de que reformen las pensiones otra vez.

Más cosas: El conocido como Efecto Eme Punto Feijóo fue visto en una popular tienda de Carabanchel Alto, llamada Confecciones Conchi, comprando camisas de franela, calzoncillos largos y pañuelos moqueros. Según comentó uno de sus dieciséis escoltas a un programa cutre de Telecirco, la señora de la limpieza le habría recomendado este local después de que el gallego más soso de la historia fuera advertido por Doña IDA que la cosa no la lleva muy bien que digamos y que tiene que pasar más tiempo en la calle como hacen sus socios abascálidos, ser una pandillera como ella. Y viniendo tiempos fríos, al parecer, decidió abrigarse por lo que pueda pasar. Ya le dijo Ene Punto Rajoy en plan colegui que “En invierno Madrid es Madrid”.

¿Y por qué va a hacer frío? A saber… Pues porque Pedro Sánchez con sus continuos viajes en avión de aquí para allí (y más ahora que es también presidente de la Internacional Socialista), habría roto el vórtice polar en dos cachos y por ello se escapa la fresca, según informó el hombre del tiempo de la cadena de TV de Toni Cantó. En base a tan fidedigna declaración, el juez García Castellón ya habría abierto una investigación en la parte de más al Norte de Finlandia para comprobar in situ la catástrofe y poder abrir causa judicial contra el Gobierno y quienes fueran sus cómplices boli-comunistas, separatistas y filo-etarras. La vería venir: «Finlandia-Batasuna«. o alguna ocurrencia parecida de ese togado con puñetas heredadas, directamente, del Franquismo.

Y terminemos celebrando el alto grado de especialización alcanzado por un local hostelero de Vitoria-Gasteiz que vendía droga. Lo noticioso no es el hecho en sí sino que en el bar no se ponía la venta nada más que droga. Ni una triste Coca Cola, ni una birra, ni un kubata de Ron Pampero, ni un triste txupito de Plata o Plomo. Nada.

Al parecer, el «gerente» del local quería evitar que los clientes asiduos se tuvieran que quedar con el codo apoyado en la barra disimulando un rato con un vaso. El descubrimiento se hizo por pura casualidad ,que tampoco es que llamara la atención la cosa a las abnegadas fuerzas del orden hasta el día de los hechos. El caso es que un hombre de 26 años (con menos luces que el barco pirata de los clicks de Playmobil) fue detenido este pasado lunes por la Policía Local de Vitoria por un delito de tráfico de drogas en un bar del barrio de El Pilar en el que no se vendía nada que no fuera droga. Ni unos putos cacahuetes revenidos sacaba el cutre de él.

Según explicó la guardia urbana gasteiztarra en nota de Prensa, agentes no uniformados que realizaban tareas de vigilancia en el barrio d observaron movimientos sospechosos en un establecimiento hostelero, ubicado en la calle Lima, en el que vieron entrar a dos personas que salieron a los pocos segundos sin masticar nada.

Ya dentro del local, los agentes «observaron que no presentaba ninguna señal de actividad hostelera y sí indicios de dedicarse a la venta de droga«, por lo que procedieron a la detención de la persona que estaba a cargo (el citado de las menos luces que una patera).

Lo realmente cojonudo es que ya suenan voces para que se le nombre «Emprendedor del Año«. Y es que, ya, me creo todo. Posiblemente fueron los que aplaudieron al ciudadano de Sotosalbos (Maroto) a apuntarse al Récord Guiness con lo de la tortilla de patata más grande del mundo, compuesta, a modo de puzle, y «pegando» con clara de huevo, «retales» de tortilla de patata. Un fraude en toda regla que les llevó a gastarse un pastizal de dinero público para terminar descalificados. Un bluff del mismo diámetro que la caradura del tal Maroto., actual portavoz del corrupto Partido Popular en el Senado de «Marca España«.

Mañana, más y mejor.

Publicado por

Iñigo Landa Larrazabal

Iñigo Landa Larrazabal (Bilbao, 1967) Destinado en la Agencia Espacial Vasca. Estudió Astronáutica en euskera y cursó el mismo máster que Pablo Casado en Universidad Rey Juan Carlos, el fugado. Vive en Bilbao

2 comentarios en «Más puntadas con hilo»

  1. Lo del girar la cabeza de Suárez Illana cada vez que subía alguien de Bildu al estrado era lamentable. Tan lamentable como él. Sin paliativos.

    Igual de lamentable que José Luis Bilbao cuando el Rey visitaba Vizcaya.

    En favor de JL Bilbao, hay que decir que «honorablemente» desechó pasar al sector privado para auditarse él mismo lo que había hecho como presidente de la Diputación. Eso sin duda si fue un «gran gesto» que define perfectamente al sujeto.

    Eskerrik asko !!!

  2. A la chita callando el señor de la chispa, Sánchez Galán, ha volado raudo y veloz a Qatar para apoyar el mundial y mostrar su afecto por los mandamases de aquel pais. Bien es cierto que su empresa ha tenido y tiene fuertes intereses económicos en la pedazo democracia aquélla. Lo que no me termino de entender es cómo cuadra esa actitud con la etiqueta autoimpuesta de «empresa verde» e impulsora de la igualdad laboral entre mujeres y hombres. Ya nos lo explicará a la vuelta. O no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *