¿Gibraltar español? Va a ser que no.

Tal y como relata Josep C. Vergés, hace 300 años, el 4 de agosto de 1704, un batallón de 350 catalanes, dentro de la expedición de 3.000 hombres liderados por el elector de Hesse, el príncipe Jordi de Darmstadt, y un grupo angloholandés conquistaban Gibraltar. Los catalanes se quedaron para constituir la primera fuerza de orden en la plaza. Los artículos de rendición permitían quedarse a todos los que jurasen fidelidad al archiduque Carlos III, excepto los franceses hechos prisioneros con todas sus propiedades confiscadas.

Una crónica contemporánea de Ioh Stridbek de Augsburgo resalta que «los aliados austro-españoles conquistaron fácilmente Gibraltar al bando franco-borbónico.» 150 habitantes se quedaron mientras los partidarios de los borbones se marchaban a San Roque al no querer apoyar los confederados austriacos.

50 años después el censo de Gibraltar todavía habla de catalanes y menorquines que venían libremente al ser también colonia inglesa, cedida igualmente por borbones. La magnífica bahía de los catalanes en la costa este de la Roca recuerda donde desembarcaron los catalanes. En 1709 Barcelona creaba la Compañía Nueva de Gibraltar para comerciar con América después de que el Borbón Felipe IV (V de Castilla) bloqueara Cádiz al comercio catalán.

Gibraltar fue una posesión castellana, nunca española, durante 266 años. El peñón de Gibraltar de un castillo y clave fue bordado por Isabel de Castilla, mujer de Ferran, conde de Barcelona y en el anverso llevaba las armas de Castilla y León. Como explica Vergés, de tenerlos, los moros son quienes tienen más derechos históricos, pues poseyeron la roca 727 años. Fue la España de Nueva Planta regida despóticamente por Castilla quien cedía a perpetuidad Gibraltar a Inglaterra, como antes el creador de la nefasta política centralista, el Conde Duque de Olivares, acababa entregando el Rosellón a Francia.

Curiosa histeria españolista sobre Gibraltar y nunca ni una palabra sobre el Rosellón. Curioso también el papanatismo madrileño, fielmente reflejado en la prensa colonial de Barcelona, ​​silenciando la contribución catalana en la conquista y colonización de Gibraltar.
Un año después, en 1705, Cataluña firmaba un tratado en Génova con Inglaterra a cambio de garantizar las libertades catalanas, lo que también había hecho Felipe IV jurando las constituciones catalanas, papel mojado como después demostró. El 14 de septiembre de 1705 moría el príncipe Jordi liderando el asalto a Montjuïc que liberaba Barcelona de los borbones absolutistas.

La Cámara de los Lores inglesa debatía sobre Gibraltar en 2001. La baronesa Hooper, en nombre del gobierno del entonces Primer Ministro, Tony Blair, decía que España quería hacer de Gibraltar la 18ª Autonomía «con un status similar a Catalunya, pero con más derechos, libertades e independencia». La alternativa de la solución «andorrana» de un patrocinio común, preguntaba la baronesa: «¿si la opción de dos banderas y tres voces es la buena, cómo es que el Gobierno español no lo acepta?» Lord Hardy recordaba que el Tratado de Utrecht de 1713 se firmó cuando no había democracia ni respeto por los derechos de los hombres.

La insistencia de Madrid de ignorar hoy los gibraltareños es tan ridícula como si exigiera expulsar moros y judíos o importar 4.800 esclavos, como figura en el Tratado.
Lord Wallace proponía: «Los castellanos de Madrid están rígidamente fijados en la unidad de España, así que es bien recomendable que las negociaciones hispano-britànicas sobre Gibraltar se hagan en Barcelona porque los catalanes tienen una perspectiva bastante diferente.» Y tanto! Los castellanos de Madrid se han de preguntar cómo es que Liechtenstein pide formar parte de Suiza, que no la quiere, mientras Gibraltar huye de España.
No será que si Madrid tratara correctamente a los catalanes, ¿Gibraltar haría cola para entrar en España? Los catalanes participaron en la conquista y colonización de Gibraltar. Si Inglaterra no hubiera traicionado a los catalanes, también ellos seguirían bastante contentos de estar bien lejos de los ladrones de Madrid.

Postureo

El pasado domingo, vecinas y vecinos de Bilbao, corporativos e, incluso, turistas celebramos en la Plaza Circular los 719 años de nuestra bajo la estatua de su fundador, Don Diego López de Haro.

No seré yo quien pase lista ya que, realmente, me da igual quién quiera o no quiera asistir a éste Cumpleaños. Cada una y cada uno, a título personal puede hacer lo que quiera pero no opino lo mismo a título representativo.

Me refiero a la ausencia de las y los concejales de EH Bildu y de Elkarrekin Podemos en un acto de celebración sin matices, es decir, sin ninguna connotación política o partidaria. No deberían olvidar que, como el resto de corporativos, son representantes de los y las ciudadanas de la Villa.

Personalmente opino que se trata de dar la nota más que cualquier otra cosa. Pongamos por caso (muy remoto) que las formaciones citadas gobernasen en Bilbao. ¿Eliminarían el acto? ¿Lo mantendrían pero no irían? Pues no. Lo mantendrían y asistirían como hacen sus compañeras y compañeros en pueblos y ciudades en las que se celebran sus Aniversarios y que, gobernando o no, asisten.

La cosa sebe tratarse de intentar «diferenciarse» en lo que haga falta. Lo dicho… postureo. Sin más.

El Partido Popular de la A a la Z.

A
Adoctrinadores. Sólo hace falta ver RTVE.
Altivos. Rafael Hernando pasó a la historia. Hoy tenemos a Alonso, Maroto, Cayetana Álvarez de Toledo
Alevosos. Han modifican Leyes a medida. Destruyen pruebas de forma alevosa (a veces, a martillazos).
Atizadores. Ordenaron atizar a ciudadanos desarmados por ir a votar. Lo siguen aplaudiendo.
Acomplejados. Europa les pilla muy lejos. Esperaremos a lo de «Estrasburgo apoya el golpismo«
B
Belicistas. Y siguen sin aparecer aquéllas armas de destrucción masiva.
BiliososAlbiol, Cayetana, Maroto… rezuman bilis en vez de saliva.
C
Corruptos. Se sobreentiende. Necesitaría 4.000 páginas para poner ejemplos.
Censores. Consiguen hasta que no se retransmita el Juicio de Bárcenas y los ordenadores.
D
Decadentes. En sus propuestas políticas. Los resultados electorales lo demuestran.
Delirantes. Algunos aún se creen en 1939. Pablo Casado habla de fusilamientos «dulces».
Despectivos. Todo lo que no es España merece su desprecio. Máxime ahora que compiten con Vox.
Dehauciadores. Otras 4.000 páginas serían necesarias para desgranar ejemplos.
E
Embusteros. Jamás han cumplido un Programa Electoral. Ni lo harán. Mienten al hablar de sus pactos.
Envidiosos. Ésto complementa a lo de acomplejados.
Enaltecedores. Decenas de actitudes filo-franquistas. Su defensa del mausoleo fascista del Valle de los Caídos o lo que opinan sobre las 150.000 personas malenterradas en cunetas lo demuestra.
F
Fiscalizadores. Todas sus propuestas de bajada de impuestos termina en subida de Impuestos. Por desgracia, en breve lo volverán a experimentar las y los madrileños.
Farsantes. A los cientos de casos de corrupción en el PP. les denominan «Casos aislados».
Farrulleros. Alonso, Casado. García Egea y Maroto… máximos exponentes.
G
Gánsters. La propia Justicia les ha denominado «Organización Criminal». Pues éso.
Guardamangas. Sobreprotección a todo aquéllos magistrados que sigan su misma línea política
H
Habladores. Dolors Montserrat era un buen ejemplo de vendedora de humo o crecepelo. Ahora tienen a Maroto (cuando le dejan) ya que a García Egea no se le entiende bien el murciano.
Hipotecantes. Favoreciendo a la Banca, rescatándola y favoreciendo Fondos Buitre.
Hostiadores. Hay que ser español o te apalean. Cuando mandaban, lo ordenaban. Ahora lo jalean
Horteras. Manolo Escobar y el Que Viva España. Queda todo dicho… También les gusta el  «a por éllos, oé, oé, oé», Paquito el Chocolatero, las pulseras, bolsos y cualquier complemento rojigualdo, los banderones de España gigantes, etc… Y más ahora que tienen que competir por todo ésto con otra extrema derecha salida de su propio seno.
I
Insolentes. Es inevitable volver a citar a Cayetana. No lo puede evitar.
Inconsistentes. Piden Elecciones en Catalunya. Se aceptan. Luego las convoca Madrid. Las pierden. En el caso de Catalunya (también en Euskadi) son una fuerza política residual con tendencia a ser extra-parlamentaria.
Inconstantes. Siempre que piden dialogo y se les ofrece, responden con la fuerza.
Interesados. Recurren sin reparos al PSOE o a El País cuando hasta ayer eran el mismísimo demonio. Ahora pretenden neutralizar a Vox mediante Ciudadanos. Lo tienen claro.
J
Jaculatorios. Frentes llenas de chichones de tanta reclinación ante herederos de Franco o ante cualquier cura que asista a cualquier manifestación del Foro por la Familia o a alguna lectura de algún Manifiesto en la Plaza de Colón.
Judicantes. Han optado por judicializar la política. Y eso no es política. Toda la farsa del denominado Juicio del Procés es el caso más evidente.
K
Kafkianos. Andrea Levy lo refleja a diario. Surrealismo populista modo «colegui». También Borji Semper.
Kinkis. (véase Quinquis)
L
Lastimeros. Sólo hace falta ver berrinches/lloriqueos de Albiol. Ayer mismo lo comprobamos en Badalona.
Latinizantes. En la Escuela catalana se adoctrina. En las Ikastolas, también. En España, nunca!!!
Latrocinantes. Bárcenas, El Bigotes, Rato, Blesa, Camps
Liquidadores. Caja Madrid, Bankia, CAM… El Banco Malo (SAREB)…
M
Mentirosos. A veces, en Madrid ven un millón de manifestantes dónde hay 300.000 y, en Barcelona, ven 300.000 cuando hay un millón. Ni pestañean cuando mienten. Como para ponerse rojos…
Manipuladores. Donde gobiernan o han gobernado, control de Medios públicos (y de privados, mediante adjudicación de contratos publicitarios).
Monárquicos. Aunque van en segundo lugar. Les ha adelantado el PSOE.
N
Nocivos. Se les llena la boca con la palabra democracia y prohíben urnas.
Nulos. Por dónde pasan, saqueo. Lo asolan… No son «cosas» puntuales. Es una trama en toda regla.
Ñ
Ñoños. Hacen Patria con La Roja y hasta con Eurovisión. Grima o vergüenza ajena. Como gusten.
Ñaños. Oyarzabal, Maroto … claros ejemplos. (ver después Ñiquiñaques).
Ñiquiñaques. A quién su electorado local no le apoya (y ésto ha quedado demostrado dos veces en un mes) va a hacer carrera en Madrid. En Euskadi o Catalunya hay casos bastante significativos
O
Oscurantistas. Nadie sabe a ciencia cierta cuánta pasta han sacado de las Arcas.
Ocupadores. Todo es España. Todos somos españoles. O lo tomas o te aporreo y te llamo golpista.
Ofensivos. A algunos ya les ha traicionado el subconsciente y caen en el insulto. Su «Colonial» Imbroda lo demostró ayer en Melilla cuando le quitaron, por sorpresa, la poltrona.
P
Provocadores. El citado «a por éllos oé, oé» ya no es que lo alentaran sino que, y lo que es más grave, lo patrocinaron y subvencionaron.
Perversos. El famoso artículo 155 se puede aplicar de 1% al 100%. Gustan aplicarlo al 300%.
Perniciosos. Destrozar discos duros de ordenadores a martillazos se llama «colaborar con la Justicia«. Y ya no está  la «diferida» Cospedal para decirlo sin pestañear. Ahora te lo dice Maroto. Pues vale…
Parciales. Por lo que no llevan a la práctica la separación de Poderes ni creen en ella.
Petulantes. Me repito más que el ajo pero es inevitable no citar a Cayetana.
Prepotentes. Lo del renglón de arriba añadiendo a Casado.
Q
Quinquis. Tapan y protegen a delincuentes. Siempre recordaremos el famoso «Sé fuerte, Luis«.
Quebrantes. De Caja Madrid a Bankia pasando por campanadas en La Bolsa… ¿Y los que perdieron todo, hasta su domicilio? (Aquellos a los que defendía Ada Colau antes de aficionarse tanto a la moqueta aunque necesite a Valls).
Querellantes. Como en las Redes Sociales o cualquier otro Medio, rigurosos con rojos separatistas, etarras y golpistas. Muy relajados con la extrema derecha… No quieren más coladeros de votos.
R
Rabiosos. Marimar Blanco, Mayor Oreja, Iturgaiz han vivido de rentas y odio acumulado. A los dos últimos parece que no les quiere Casado. En concreto, al del acordeón le sacó -literalmente- del Parlamento Europeo. Pero necesita ésa cuota de «víctimas» de las de «todo es la ETA«. Así que dimitieron dos diputados por Madrid para que Marimar tuviese escaño (ya que no había salido elegida).
Represores. Las «cosas» se arreglan hablando o con urnas. No a porrazos y con abultadas penas de cárcel.
Rodilleros. Cuando han podido, han utilizado sin miramientos el rodillo de las mayorías para humillar. Eso, tampoco es política. Afortunadamente, ahora viven sus horas más bajas.
S
Sibilinos. Maroto es su principal exponente. Cuca Gamarra su pinche,
Sableadores. Lo puto peor. Robar al Pueblo para financiar campañas y bolsillos particulares.
Sabidillos. Javier Arenas se llevaba la palma. Ahora los tienen a patadas.
Sectarios. O estás con ellos o contra ellos. Todo es chusma fuera del PP… hasta, incluso, Vox.
T
Tramposos. Desde aquél 11-M: Ha sido la ETA, todo vale para seguir en el poder. Por lo que sea, ya no les funciona porque ya no les creen.
Trileros. Cuatro hilillos: Catástrofe medioambiental. Cuatro incendios (también en Galiza), ídem. Y no cito lo de los «casos aislados» porque ya lo hemos comentado antes.
Tendenciosos. Tirar la piedra y esconder la mano. Habitual en Casado. Y luego dicen que no se parece en nada a Rajoy.
Torticeros. Algunos siguen viviendo de cuatro palabras: Todo es la ETA. A alguna la acabo de mencionar.
U
Ufanos. A García Egea le hacen gracia sus propias gracietas. El problema es que habla murciano y no se le entiende. Sea como fuere, tampoco hacen gracia.
Ultras. Pueblos gobernados por el PP siguen celebrando fiestas patronales con banderas franquistas en las balconadas consistoriales donde, por regla general han llegado a votar en contra de la Ley de Memoria Histórica.
Usurpadores. El «Tamayazo«en Madrid es el caso insignia. Lo de la nueva Comunidad de Madrid se ve venir… igual que lo de Nafarroa y el presumible nuevo «Agostazo» 
V
Valedores. Promocionan al que asienta. Semper nunca acabará en Madrid.
Vanos. Cayetana. Mucha gasolina para poco tanque. Vana y fatua.
Vareadores. Gustan de la tortura animal (los toros) a la que llaman «arte«. Lo apoyan, subvencionan y financian allí donde pueden. También han demostrado gustar de Policías vareando a viejos «peligrosamente armados» con una papeleta..
Veleidosos. Hemos vivido el nauseabundo populismo de «Espe «y de su «enemi-yogui«, la investigada Cristina Cifuentes. A día de hoy, te puedes encontrar hasta con Maroto (sí, Maroto) en contra del Desfile del Orgullo por las calles de Madrid. Si Oyarzábal fuese concejal en Madrid, también estaría en contra. ver para creer.
X
Xenófobos. Albiol Quería limpiar Badalona pero no las aceras. Limpiar la ciudad de inmigrantes… El citado melillense Imbroda dice que uno de Ciudadanos le ha quitado el sillón para la alegría de musulmanes. Lo de los refugiados, mejor lo dejamos para otro artículo.
Y
Yerrosos. Alguien ha llegado a conocer a un personaje tan metepatas como Mariano Rajoy. ¿Lo hacía adrede? Bueno, no es fijación pero, ahora, tenemos a Maroto.
Z
Zamacucos. José Mª Aznar o el arte de intentar influir sin estar (ver siguiente)
Zamarreros. Todos los vinculados de una forma directa o indirecta con la FAES.
Zafios. Acebes y Trillo hicieron un máster en la materia. También Casado hizo un máster, ¿No?
Zafadores. De nuevo García Egea. De mayor quiere ser Alfonso Guerra.

Me quedo con San Gregorio

No soy ni agricultor ni soy de «Santos» y, menos, de milagros pero, puestos a elegir, sería más de San Gregorio que de San Isidro.

San Gregorio es tenido entre los agricultores como uno de los santos protectores contra las plagas de langostas. El buen hombre rezaba pero trabajaba de sol a sol. Todo un currela. Por el contrario, San Isidro era un labrador acusado de vago que hasta se convirtió en patrón de Madrid aunque su figura se ha propagado a través de la cultura popular en diversas localidades.

En el siglo XIII se rogaba a Isidro como mediador entre el campesinado y, nada menos que el mismísimo Dios, para obtener lluvias en primavera. Y estas lluvias, si se producían, no era ni por San Isidro ni por Dios, sino por que tocaba llover. En cualquier caso, eran beneficiosas para las actividades agrícolas. Las rogativas eran habituales, y se propagaban con el objeto de provocar la lluvias en un medio con clima seco donde peligran frecuentemente las cosechas. La pérdida de una cosecha suponía hambre y penurias. Este deseo provocó la popularidad de un zángano de manual (como lo era Isidro) en los primeros siglos, acentuando su carácter de santo agricultor.

La popularidad de San Isidro se vio relanzada debido, cómo no, al apoyo de la Monarquía Española durante la primera mitad del siglo XVII. El fervor que suscitaba Isidro hizo que desde el reinado de Isabel la Católica se practicara la costumbre de que cada vez que las reinas caían enfermas se encomendaran al Santo para su curación. Según las crónicas, siendo príncipe, Felipe II se recuperó de una enfermedad tras haber ingerido agua de la milagrosa fuente abierta por San Isidro en la pradera de San Isidro (lugar retratado por Goya), ubicada en la margen derecha del río Manzanares… Y así debió empezar el negociete hasta nuestros con la gestión del Partido Popular en el Canal de Isabel II en Madrid.

El caso es que el «santo» visitaba a menudo las escasas iglesias que tenía Madrid y al principio otros campesinos decían que esto lo hacía por holgazanería en lugar de por devoción. Una vez, su empleador, el Marqués de Vargas salió a comprobar si esto era cierto, y encontró a los ángeles arando en su lugar. En definitiva, era famoso, se dedicaba a rezar para que lloviese y tenía a los pobres ángeles currando por él. Todo un chollo… o el inicio de las peonadas.

Ya no sé si pensar si San Isidro fue el creador de los liberados sindicales o el inventor del absentismo laboral. En cualquier caso, todo indica a pensar que era un jeta de libro. Yo pondría su nombre al Plan de Empleo Rural andaluz (PER), o sea, el negociete del PSOE, la UGT y el Sindicato de Cañamero (SAT) en Andalucía: El «Plan Rural San Isidro«, o algo por el estilo.

¿Podemos o no podemos?

Ni círculos ni círculas. Aquello pasó a la historia. En Podemos manda la pareja del “casoplón” y el que se mueve no sale en la foto. Pero no solo Errejón se fue de la casa con piscina y juguetes de Galapagar a casa de la amama Manuela. Lo cierto es que tienen un jaleo montado de esos difíciles de arreglar. Al margen del innegable batacazo electoral (y van dos seguidos), les crecen los problemas territoriales: dimisiones, gestoras, diferencias de trazo grueso con la dirección…

La dirección de Castilla-La Mancha ha dimitido en bloque y Podemos tiene que nombrar gestora, convirtiéndose en la cuarta CC.AA. que tendrá al mando Comisariado político designado desde el “casoplón”. El caso es que los de Galapagar mandan vía referéndum de inscritos y que la debacle del 26-M, a la vista del incesante coladero de votos, está teniendo sus graves consecuencias. Una hemorragia en toda regla que Echenique parecía haberse empeñado en cerrar con tiritas.

Sí que es cierto que, con la boca pequeña, Podemos reconoce que la falta de estructura territorial puede ser uno de los motivos del desplome de votos en todas las Comunidades Autónomas. Al margen de Castilla-La Mancha y Aragón, el líder de Castilla y León, Pablo Fernández, dice estar en estado de shock pero no por ello deja de achacar a Galapagar el “fracaso rotundo” de los resultados al pasar de nueve procuradores a solo uno. Aragón y Andalucía reivindican un “perfil propio” frente a la dirección matrimonial mientras el resto de territorios sigue analizando los resultados. Supongo que se les queda la misma cara de estupefacción que a Pablo Iglesias, esa cara que recordaba a Pío Cabanillas cuando dijo aquello de “yo, ya no sé si soy de los nuestros”.

En Aragón, su coordinador y candidato, Nacho Escartín, tampoco tardó en salir a la palestra para culpar a los dirigentes estatales de los malos resultados de las municipales y autonómicas achacando la debacle al “efecto arrastre de la marca”. Aquí también están divididos entre afines y críticos con el amado líder Iglesias (y su lideresa consorte). Los más críticos quieren marcar un perfil propio “más allá de Podemos”, siguiendo el ejemplo del gaditano Kichi y las plataformas de Ada Colau y Manuela Carmena.

En Andalucía han levantado el hacha de guerra y también defienden el “perfil propio” frente a la Ejecutiva de Galapagar. Le faltó tiempo a la anticapi Teresa Rodríguez para salir al día siguiente de las elecciones a destacar que Andalucía era la Comunidad en la que se habían conseguido mejores resultados, destacando el éxito del citado Kichi en Cádiz, donde se quedó a un concejal de lograr la mayoría absoluta. No sé por qué me da que no quieren saber nada del polit-buró de Galapagar. Basta con observar cómo los andaluces tuvieron un duro enfrentamiento con la dirección estatal por defender la marca Adelante Andalucía frente a la de Podemos. Y es que es objetivo decir que les va mejor por su cuenta.

También en Cantabria y La Rioja se rigen por gestoras o comisariados políticos. En el caso de La Rioja, acabaron montando la marimorena. Rompieron el grupo parlamentario en dos, terminaron en los juzgados y se llevaron por delante las primarias del partido. En el caso de Cantabria, Galapagar decidió nombrar komisariat tras meses de conflictos internos. Ha sido otro de los territorios en los que se han quedado sin representación parlamentaria. Madrid también dispone de comisariado desde la dimisión de Ramón Espinar, que ahora dice que vuelve, tras la alianza de Errejón y Carmena.

Pero no acaba todo ahí. En Asturias hubieran conseguido superar las barreras para tener representación o conseguir más diputados si hubieran ido juntos Podemos e Izquierda Unida. La eterna pelea de a ver quién es más rojo.

En Nafarroa asumen que los resultados son malos, pero destacan su voluntad de participar en la gobernabilidad a partir de un acuerdo programático que sea “estable”. Los dirigentes creen que se tiene que abrir un espacio de “reflexión” y “autocrítica” propia territorial y estatal ya que señalan que ha habido un voto útil al PSOE que ha presentado las elecciones como una segunda vuelta electoral. Mientras, y en la misma línea, en la Región de Murcia, Óscar Urralburu también reconoce como “muy malos” los resultados. De nuevo, los atribuyen a Galapagar.

En el resto de Comunidades Autónomas el efecto interno ha sido menor. También es cierto que en Euskadi, Catalunya, Galiza y en la Comunitat Valenciana no ha habido elecciones autonómicas, aunque la pérdida de apoyo en las urnas de ciudades y municipios también ha sido como para hacérselo mirar.

Otro día me centraré específicamente en Podemos, Elkarrekin, Goazen, y el sinfín de marcas locales de la formación que lidera Lander Martínez. También por estos lares han entonado el habemus batacazum. Y es lo que pasa cuando se tiene una fijación obsesiva por criticar al de enfrente en vez de proponer algo tangible al electorado. El jaleo surge cuando ese de enfrente te gana holgadamente y uno sigue con la matraca. ¿Qué ocurre? Que “la gente” (como les gusta llamar al electorado) pasa olímpicamente del soniquete.

En resumen, tras lo de las cloacas de Villarejo, a los de Galapagar les ha entrado la fijación de reclamar asientos en el Consejo de Ministros. Dicen (o traducen) que es la “voluntad de la gente”. El caso es que parece que lo tienen más claro que el caldo del asilo. Y, por si no tenían suficientes frentes abiertos, para rematar la jugada, no se le ocurre mejor cosa a la candidata a la Comunidad de Madrid (Isa Serra) que meterse con Amancio Ortega y sus donaciones de aparatos de última generación a todas las Comunidades Autónomas (también en aquellas en las que Podemos apoyaba gobiernos y no dijeron ni mú).

¿Y qué puede ocurrir? Pues que les digan que Amancio Ortega paga la Seguridad Social de todos sus empleados en España y no como su compañero de partido Echenique. Que les digan que Amancio Ortega no cobra becas por un trabajo que no realiza como su excompañero Errejón. Que les digan que Amancio Ortega no ha sido investigado por Hacienda por cobrar por un trabajo y no declararlo como su «bolivariano» compañero Juan Carlos Monedero. Que les digan que Amancio Ortega compra edificios en distintos lugares del mundo y lo hace con su dinero y con luz y taquígrafos, no como su compañero Pablo Iglesias y su compañera Irene Montero con su “casoplón” de Galapagar. O que, en algunos lugares de España, les digan que sí, que gracias a las donaciones de Amancio Ortega se consigue no tener que esperar tres meses para hacerse una simple radiografía. También les han llegado a decir que se lo digan a las y los enfermos de cáncer y a sus familiares, o cosas tan curiosas como la de a ver cuándo, por ejemplo, Pedro Almodóvar hace una donación similar.

Entre lo del “casoplón” (sede del politburó), los komisariat implantados para purgar y controlar las broncas en sus incontables reinos de Taifas, las donaciones de Ortega, la espantá de Errejón y que cada día se parecen más al ejército de Pancho Villa (por aquello de que tenía más coroneles que cabos porque todos querían ser generales) pasa lo que pasa. Y pasa que andan sin frenos en plena caída libre y con cierta tendencia a la inmolación.