Suspendidos

No es que el CIS del socialista Tezanos no pregunte a la ciudadanía sobre su percepción de la monarquía en «Marca España«. De hecho, preguntar, preguntan pero, es tan baja la nota que obtiene el clan de los Borbones que han decidido no publicar el dato. Dicho de otra manera, con el único objetivo de preservar la imagen de los herederos de Franco, desde 2015 han decidido hurtar al pueblo dicho dato. Con todo, la española es la monarquía europea con menos apoyo entre sus ciudadanos.

El citado Centro de Estudios Sociológicos (CIS) ha pedido 15 veces a los españoles que calificaran del 1 a 10 la confianza que tenían en su Monarquía, la primera en 1994 y la última en 2015. Hay años en los que se preguntó de forma recurrente pero cuando se percataron que el suspenso era constante y la nota decrecía… dejaron de preguntar o, si lo hacían (que lo hacen), omitían el dato (que lo omiten). Extraoficialmente sabemos que la nota obtenida este año por «El Preparao» y Cía. es de un 3,7.

Pero, afortunadamente, hay otras empresas (mucho más serias profesionales que el CIS que pagamos todos) y sus conclusiones se hacen públicas para rebote de los moradores de Zarzuela y de toda su trouppe de pelotas y lameculos cortesanos.

Así, de acuerdo con la última encuesta publicada por Ipsos Global Advisor, sabemos que el 37% de los españoles cree que abolir la monarquía sería lo mejor para su país. El estudio, llevado a cabo en 28 países de todo el mundo y en el que se ha entrevistado a más de 20.000 personas a nivel mundial, sitúa a la monarquía española como la que menos apoyo recibe por parte de sus ciudadanos dentro de Europa. Esto se traduce en que 2 de cada 5 españoles cree que abolir el régimen monárquico sería positivo para mejorar el futuro de su país, frente a un 24% de la población que opina que clausurar la Casa Real tendría un efecto negativo.

La situación contrasta de manera radical con la situación de otras monarquías europeas, como la británica, ya que tan sólo un 15% de los habitantes de Reino Unido cree que el fin del reinado de Isabel II sería positivo. A nivel mundial, la Familia Imperial japonesa es la que mejor parada sale, ya que cuenta con un 96% de apoyo por parte de sus ciudadanos.

Vista la encuesta, queda clara la existencia de una fractura generacional, donde las generaciones más jóvenes reclaman su derecho a decidir independientemente de su ideología política. También podemos ojear los datos arrojados por el último Omnibus (estudio independiente realizado por IPSOS España el pasado mes de abril). En el mismo observamos que la mitad de los encuestados, un 52%, está a favor de celebrar un referéndum sobre la posibilidad de reinstaurar la República en vez de la actual monarquía impuesta. Dentro de este sector, los jóvenes son los más partidarios de que se lleve a cabo una consulta. En concreto, un 63% de los españoles de entre 25 y 34 años quiere votar para decidir de manera democrática si mantener a Felipe en su puesto o no.

¿Se acaba el chollo para «El Preparao«, «Letizia con Z» y esas niñas tan monas que hasta hablan catalán? Ojalá.

El Cinturón de Hierro que aprieta (Por Jon Mujika)

Los restos del Cinturón de Hierro que no devoraron la traición y las bombas, el paso del tiempo y la naturaleza pueden visitarse en un Itinerario de la Memoria donde el paseante podrá conocer los cómos y los porqués de lo vivido.

Mirémoslo, en un principio, con los ojos de un técnico para darle a, quien lo lea, una idea cercana de aquella construcción mayúscula. El Cinturón de Hierro de triste memoria y alegre esperanza aquellos días en que se ciñó a la cintura de Bizkaia consistía en dos líneas defensivas con una distancia entre ellas de entre 200 o 300 metros aproximadamente. Carecían de profundidad y protección por los flancos y estaban situadas en las cumbres de las colinas, apenas sin camuflaje alguno. Esta línea estaba compuesta de 180 complejos de búnkeres de hormigón reforzado con hasta 70 centímetros de espesor, equipándose, además, con baterías como la que se puede ver aún hoy en Punta Lucero.

Digamos que algunas partes de este perímetro defensivo incorporaban, además, pequeñas y poco profundas trincheras, las cuales estaban constituidas formando una línea recta y continua -lo que permitía el tránsito de tropas de un sector a otro…-, pero construidas con poca profundidad. La misma línea de trincheras carecía de protección suficiente ante ataques aéreos. De hecho la aviación de los sublevados la atacó con relativa facilidad desde sus primeras etapas de construcción, al punto que en la fecha de la ofensiva final de los rebeldes sólo el 28% de las trincheras estaba en condiciones óptimas de cumplir su cometido. Ya está descrito el mapa.

Como ven, ya desde su concepción el Cinturón de Hierro contaba con una serie de defectos que lo condenaron. Aquellas trincheras rectilíneas eran de fácil localización por la aviación y estaban mal protegidas frente a ataques aéreos. Sus nidos de ametralladoras estaban concebidos y protegidos contra artillería de calibre 10,5 cm, sin tener en cuenta que el enemigo empleaba un gran número de piezas de calibre muy superior. En último punto, resulta incomprensible pero las fortificaciones del Cinturón de Hierro no se apoyaban en obstáculos naturales existentes en la zona, que en el caso de Bilbao son numerosos. En definitiva, el Cinturón de Hierro tenía demasiados puntos débiles como para ser un instrumento plenamente efectivo. Dicho esto, todo se aceleró con la traición de Goicoechea. Esperen, esperen que pronto les cuento.

En septiembre de 1936, el recién creado Euzko Gudarostea, ejército dirigido por el Gobierno vasco presidido por José Antonio Aguirre y formado por batallones de distintas ideologías, se mantenía ante las tropas del General Mola tan solo en Bizkaia, la zona oeste de Gipuzkoa y parte del noroeste de Álava. La superioridad militar de los sublevados era patente. Para tratar de evitar la caída de Bizkaia en manos de los sublevados, el Gobierno vasco levantó el denominado Cinturón de Hierro, una línea defensiva estática, destinado a la defensa de Bilbao, siguiendo las instrucciones del general Alberto de Montaud y Noguerol.

Esta línea de trincheras y búnkeres respondía a la estrategia de defensa estática procedente de los altos mandos franceses en la Primera Guerra Mundial -después de esa guerra construyeron la célebre Línea Maginot…- compartida entonces por la mayoría de los estados mayores en ejércitos de muchos países del mundo. Como ejemplos de fortificaciones construidas bajo esa premisa durante esta época, caben citar la Línea Mannerheim en Finlandia, la Línea Mareth en Túnez, la Línea Sigfrido en la Alemania nazi, la Línea Metaxas en Grecia o la Línea XYZ en la propia guerra civil española.

En su construcción participaron trece arquitectos, doce ingenieros industriales, dos ingenieros de minas, un ingeniero agrónomo, tres aparejadores y dieciséis contratistas según queda registrado en los documentos de la época. Todos eran coordinados por el capitán de Ingenieros Alejandro Goicoechea, posterior propulsor del tren Talgo, y con la ayuda su ayudante, el capitán Pedro Murga. Trabajaron en esta obra 8.500 trabajadores habituales desde noviembre de 1936, si bien a inicios de 1937 esta cifra disminuyó sustancialmente a poco menos de 3.000 operarios.

Digamos que el Cinturón de Hierro, cuya verdadera denominación era Defensa Próxima de Bilbao o Cinturón de Bilbao, fue construido entre 1936 y 1937 por el Gobierno Provisional de Euskadi en un intento de defender Bilbao, en caso de un asedio del Ejército sublevado, conservando el aeropuerto de Sondika y el embalse de Zollo y protegiendo la villa del tiro de artillería. El trazado del Cinturón transcurría por los siguientes municipios
 comenzando desde la costa de Zierbena: Abanto, Muskiz, Galdames, Güeñes, Sodupe, 
Gordexola, Okondo, 
Laudio, 
Arrankudiaga, Ugao-Miraballes, Arrigorriaga, Zeberio, Galdakao, Larrabetzu, Gamiz-Fika, Mungia, Loiu, Gatika, Laukiz, Sopela y Berango, reforzando el anillo Urduliz y Barrika. Fue el propio ejército franquista el que denominó la línea vencida como Cinturón de Hierro con ánimo de resaltar el mérito de su triunfo, denominación que ha perdurado hasta nuestros días.

La traición se llevó a cabo de noche en Ventabarri, según lo escribe la grafía de la época, en el puerto de Arlaban. Junto a él también dieron el paso otras personas. Una de ellas fue Unceta, hijo del marqués de Casa Jara, también natural de Elorrio. Goicoechea llevó consigo los planos del Cinturón de Hierro, sistema de fortificación de resistencia ante el avance de los militares golpistas y sus aliados. Lo llevaron del papel al terreno los capitanes Alejandro Goicoechea y Pablo Murga, que fue fusilado. El Cinturón se rompió el 12 de junio de 1937, en la zona de Gaztelumendi y Urrusti, entre Gamiz-Fika y Larrabetzu. La noche siguiente fue clave. Aquella noche, varios batallones vascos ascendían las laderas de Artxanda entonando el Eusko Gudariak.

Muchos gudaris y milicianos perdieron la vida en los duros enfrentamientos que se sucedieron entre los días 13 y 18 de junio de 1937 que tuvieron como escenario este espacio, entre los montes Ganguren, Avril, Santo Domingo, San Roke y Banderas. La madrugada del día 18 se perdía la última posición republicana, atrincherada en el Gran Casino de Artxanda y el 19 de junio de 1937 las tropas rebeldes entraban en Bilbao. Hoy existe un Itinerario de la Memoria que recorre algunos de los lugares de aquel Cinturón de Hierro cuyas hebillas saltaron.

Aprieta visitarlo. Aprieta el corazón y el alma.

Al enano ultra «se le va la pinza»

Y no me refiero a un enano genocida, asesino y sublevado sino a un personaje de nuestros tiempos pero que piensa, exactamente, igual que el dictador.

Losantos enloquece y culpa a Greta Thunberg del encarecimiento de los puticlubs. Es un titular verídico y no una broma. El que se llama periodista de es.Radio empezó su editorial de las 7 de la mañana con esas duras palabras hacia la joven activista sueca

La joven activista Greta Thunberg desembarcaba en Lisboa tras 21 días de travesía en el Océano Atlántico para poder llegar a la XXV Cumbre del Clima. Tras su llegada a puerto, el zumbado ultra Federico Jiménez Losantos, quiso dedicarle unas palabras:

Lo de la Cumbre del Clima es el revés de la aparición de la Virgen: una niña zumbada se le aparece a unos ‘ecolojetas’ que viven del chollo climático y curtidos en el vicio. En Madrid han subido los precios de los puticlubs de manera brutal, pero como se les va a aparecer Greta… Entonces está el ‘Greto’ Sánchez y la Iglesia de la Calentología calentita. Llevan a la niña en un catamarán que cuesta una pasta y ahora hay un problema con el coche eléctrico porque lleve litio. ¿Y esto para qué sirve? Para que los padres trinquen un millón de euros. Por eso hay que quitarles la custodia compartida a los padres porque la niña necesita atención psiquiátrica”.

Y no es la primera vez que el locutor de es.Radio expresa fuertes declaraciones sobre la joven activista sueca, ya que el pasado mes de noviembre afirmaba: “A esta pirada la van a traer a morir. Las olas en Galicia son de 10 metros, un catamarán no puede pasarlas. Greta fallecerá, morirá, será una mártir del clima. Ya está preparada la “Beata”, su hermana pequeña. Igual de zumbada”.

¿Zumbada?  En realidad, quien necesita atención psiquiátrica (y cada vez de forma más urgente) no es otro que ése resabiado y prepotente enano fascista. No es otra cosa más que un resentido acomplejado… Pero muyyyyy acomplejado.

Como se observa, se le va la pinza de una manera preocupante. A mí, por ejemplo, no me gusta el Cola Cao ni la leche pero estoy convencido que deben ser mejores ingredientes para desayunar que el orujo blanco.

Como diría el fascista y asesino Millán Astray, ahí lo dejo.

Haciendo amigos

Lo de la marquesa de Groelandia, Cayetana Álvarez de Toledo y no sé qué más ya roza el despropósito. Al igual que el pasado viernes, cuando aterrizó en Bilbao para reivindicar la Prostitución española de 1978, sigue haciendo el indio.

La última ocurrencia de esta prota, arrogante, altiva, engreída y petulante estúpida ha sido afirmar que «El momento político es más difícil que cuando ETA mataba«. Así lo expresó en una entrevista concedido al -aún- injustamente «Ilustre de Bilbao«, El Correo Español.

Yo no me voy a meter en un debate interno entre fachas pero, como era de esperar, no ha tardado en responder la hermana de Gregorio Ordóñez y presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) con un contundente «¿Dónde estabas tú cuando ETA nos mataba?»

La portavoz parlamentaria del Partido Popular (que gobierna en un puñado de lugares gracias al apoyo de la extrema derecha)  justifica su tesis en que «antes estábamos juntos PP y PSOE en el mismo bloque«. Difícil lo va a tener Pablo Montesinos para sacar de ese jardín a esta otra «montapollos«, máxime cuando Consuelo Ordóñez asevera que «en términos políticos aquí se mataba a la gente precisamente por hacer política así que nadie me diga que la frase de Cayetana está sacada de contexto«.

Y eso que, antes de ir a hacer el indio al Arriaga con el transtorner Savater, el ultra Arcadi Espada y la señora que se ha dado un golpe en su ex-magenta cabeza, se reunió con el PP vasco en plan «para hacer las paces«. Bastante le dijo en su día Borja Semper y, aunque el acto anterior al del Arriaga lo quisieron «vender» como una suerte de «pax romana«, el caso es que sólo le acompañaron un concejal de Bilbao, una diputada de rebote y los más radicalmente derechizado de los populares vascos. Me explico: Ni Alfonso Alonso, ni Oyarzabal, ni Semper acompañaron a la marquesa en el paseillo. Tampoco la acompañó Raquel González o Laura Garrido (alguna de las citadas también ha puesto, con razón, a La Caye a bajar de un burro). A Maroto le cito expresamente porque supongo que el pasado viernes estaría celebrando su Constitución en Sotosalbos.

Ya le digo yo a La Caye que estoy seguro de que sus compañeros/as del PP vasco opinan que lo de la marquesa de Groelandia es, sencillamente, frivolizar. Me refiero a aquéllas y aquéllos que iban escoltados para que no les limpiasen el forro mientras esta pija pisaba mullida moqueta lejos de toda esta gente. O sea, lo dicho: Haciendo amigos en «Las Vascongadas«.

En definitiva, su mala relación con el PP vasco, lejos de ser distante, se aleja aún más cuando da rienda suelta a su hueco discurso constitucionalista embarrando más, si cabe, dicha nefasta relación. No hace falta ver más que cuando es preguntada por las discrepancias que ha mantenido con dirigentes del PP vasco, recuerda que el pasado viernes participaron en un acto conjunto y, tras señalar que «el follón siempre es lamentable«(el mismo follón que ella monta) precisa que ella hizo «una reflexión sobre la necesidad de construir y convertir al PP vasco en una alternativa nítida al PNV a sus planes de hegemonía y ruptura, y estamos trabajando en ese objetivo para lograrlo«. Eso es: Una alternativa nítida al PNV… así, sin pestañear y sin anestesia. Y ocurre lo que ocurre: Que es un discurso que puede «colar» en Ávila pero por estos lares no le creen ni los suyos.

Y el esperpéntico personaje no acaba ahí. A lo largo de la entrevista en el panfleto español (el de la rotativa requisada en 1937), esta sinvergüenza se «viene arriba» y «advierte» de que «en Madrid no se tiene conciencia de la profundidad y gravedad del movimiento separatista vasco y ven al Lehendakari Urkullu, como un hombre moderado y al PNV como un partido serio y de Estado, pese a que no lo son«. Y prosigue con su verborrea y el mismo tono con el que se dirige a su chacha: «No me fío del PNV. Cuando desde Madrid se hiperlegitima al nacionalismo vasco, se abandona a los constitucionalistas vascos«.

¿Y qué es ella? Yo lo tengo muy claro: Una fascista de alta alcurnia… de manual… de la que fiarse sería algo verdaderamente difícil.

Sin ir más lejos, ¿Tú la crees, Borja?