Un brindis (cara) al sol

Fuerza Nueva-Andalucía celebró un homenaje al golpista Antonio Tejero y a su mujer el 24 de septiembre en Málaga. En la fotografía se puede ver al ex teniente coronel de la Guardia Civil, que fue condenado a 30 años de prisión por el intento de golpe de Estado del 23-F (de los que cumplió 11), brindando «por España, por las mujeres y por el patriotismo«. Literalmente así fue dicho brindis: «Por nuestras mujeres, que han hecho posible que los hombres hagamos las cosas que hemos hecho. Arriba España», viva la Guardia Civil y viva Franco«.

Las imágenes se publican casi un año después de que se difundiera que Tejero participó en un acto oficial de la Guardia Civil en un pueblo malagueño. En el acto por el 12 de octubre, el ex teniente coronel participó en la entrega de condecoraciones, menciones y reconocimientos del programa oficial del cuerpo.

Ahora, simplemente hay que preguntar a los magistrados del Tribunal Supremo, del actual TOP (la Audiencia Nacional) y a sus respectivas Fiscalías si, además de dedicarse a condenar con saña a unos chavales por una pelea de bar o a mantener en prisión a presos políticos catalanes, llegan a ver en esto «algo» relacionado con la incitación, la apología o la reincidencia de hecho.

¿A que no? Normal… ¡Qué cosas tan raras pregunto!

Nada que celebrar

Hoy hago fiesta porque Santiago, patrón de la Nación Galega, también lo es de la Villa de Bilbao. Por lo demás, nada tengo que celebrar. Ni «Días de La Raza«, ni «Días de la Hispanidad«, ni de la patrona del tricornio, ni nada por el estilo. En realidad, lo llamen como les llamen, yo NO celebro genocidios.

Que yo no lo haga, no significa que no felicite a las y los españoles que lo quieran celebrar. Como no puede ser de otra manera, deseo que pasen un feliz día con sus políticos ultras y neo-falangistas y con los de «La Reconquista«, con su naftalina, con sus Marquesas de Groelandia y sus premios Nobel peruanos, con sus inmensos banderones y su Plaza de Colón, con sus presuntos «quema-iglesias«, con el prior del Valle de los Caídos y la momia del asesino sublevado, con su maldito mausoleo, con el hijo del heredero de Franco, sus «eméritos» padres, su mujer «Con Z» y sus preciosas hijas; con sus «ecuánimes» jueces y Juntas Electorales, con la cabra de La Legión, con sus tricornios y Piolines varios, con sus tanques que no entran en hangares y con sus submarinos que no flotan, con sus cutres desfiles, con sus corruptos, con sus «ejemplares» banqueros, con sus PERs y peonadas, con su Eurovisión, con «La Roja» y con el bombo de Manolo, con sus pobres desahuciados, parados y pensionistas, con sus «pelotazos», «burbujas» y «ladrillazos»; con sus aeropuertos sin aviones y autopistas sin coches, con sus abducidos «coros» del «a por éllos, oé, oé, oé«, con sus botijos, siestas y panderetas; con su «Telecirco«, con su salvajada taurina, con su picaresca, bandoleros, lazarillos y sus nuevas versiones de Lutes, Vaquillas y Toretes; con sus Tabarnias, con sus chanchullos y trampas al solitario, con sus concertinas en sus ridículas fronteras, con su racismo y xenofobia, con sus homófobos, con sus «catalanofobias» y «vascofobias«, con sus odios al diferente, con su imaginaria superioridad institucional, cultural, moral y social; con sus eternas elecciones, con sus despilfarros y comisiones ilegales, con su insolidaridad…

A todas y todos, feliz Día de La Raza… Así les han escrito la historia. El resto es el inútil intento de pedir peras al olmo.

Genuina «Marca España«… Tampoco le demos más vueltas. ¡Viva el vino!

¿Prohibirán la palabra «batacazo»?

La Junta Electoral prohibe que Catalunya Ràdio y TV3 digan ‘presos políticos‘ y ‘exilio‘.También ha acordado que estos medios, cuando se refieran al ‘Consell per la República‘ y la ‘Asamblea de cargos electos‘, deberán decir previamente la palabra ‘autodenominado‘ y ‘autodenominada‘.

Así, la Junta Electoral Provincial  estima la denuncia interpuesta por Ciudadanos (quién si no), que apelaba a la neutralidad informativa de los medios públicos de comunicación en periodos electorales y que alegaba que estos mensajes son «claramente identificables con el mensaje electoral de determinadas opciones políticas«. Claro… y el hecho de no hacerlo es claramente identificable con el mensaje electoral de otras opciones políticas (como la de la parte denunciante).

Ciudadanos también pretendía que no se dejase utilizar en dichos medios las expresiones ‘represión policial‘ y ‘referéndum del 1 de octubre‘, aunque, dicha petición, según la citada Junta Electoral Provincial, no tiene incidencia electoral. También recuerda la obligación de la Corporaciò Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) de preservar el cumplimiento de el acuerdo de la Junta y ha advierte que, de lo contrario, «se podría incurrir en sanciones económicas contempladas en la LOREG«.

Como les gusta a los falangistas éso de prohibir. Al paso que llevan, pedirán a la Junta Electoral que no se utilice la palabra «batacazo» a la hora de referirse a sus resultados electorales de Ciudadanos. Al tiempo.

Cuando la venganza viste puñetas

Ya tenemos Sentencia sobre el «Caso Altsasu«. Si a éso se le puede llamar «Sentencia»… Yo lo llamaría «Escrito de Venganza» y es que, se se analiza todo esto desde un principio, vemos que dicha Sentencia también busca humillar y someter.

Así, la parcial, politizada, dependiente y vengativa «justicia» española ha dado la puntilla a unos chavales que, preventivamente, ya llevaban en la cárcel más tiempo que lo que pudo estar cualquier asesino acusado por terrorismo de Estado de los GAL. En teoría dicen ser la misma «justicia» pero, evidentemente, aplican sin pestañear un vergonzoso y vergonzante doble rasero.

Posiblemente sea un experimento (una «pruebita» de ésas de a ver qué pasa) para ir preparando la reacción ciudadana tras la Sentencia del Procés (que también será dictada en plena pre-campaña electoral) en este caso, contra presos políticos y exilados catalanes. También Franco le «dejó» a Hitler «experimentar» en Gernika, Durango u Otxandio con otra «pruebita»: Bombardear a la población civil indefensa. Así, no sería extraño afirmar que Altsasu pudiera llegar a ser una suerte de banco de pruebas.

La sentencia del parcial, subjetivo, politizado y mediatizado Tribunal Supremo (con sus penas aparejadas) es, sencillamente, surrealista/kafkiano. Un claro caso (otro) de lo que en España llaman «Justicia» cuando, en realidad, no deja de ser otra herramienta al servicio de la política. De entrada, a eso no se le puede llamar justicia ni, de lejos, un «Poder» independiente.

Cualquier jurista que analice objetivamente esta sentencia se llevará las manos a la cabeza. ¿Desde cuando se condena a alguien por no existir pruebas suficientes? Si cogemos un fragmento (referido al condenado Adur Ramírez de Alda) podemos leer: «respecto a las pruebas de descargo que se han propuesto y practicado en el plenario, hemos de decir que NO son suficientes para afirmar que nada tuvo que ver con los hechos«. ¿Entonces? ¿Se le condena? ¿Qué chapuza togada es ésta?

Por traducirlo, no demuestra su culpabilidad, sino que no se ha podido probar suficientemente su inocencia. NO hay terrorismo, NO hay discriminación y NO hay abuso de superioridad. Sin embargo las penas se cárcel son altísimas y del todo desproporcionadas. Con todo, seguirán vendiendo la moto que España es un Estado de Derecho. En realidad, para qué engañarnos, les funciona perfectamente del Ebro hacia abajo… que es de lo que se trata.

El Despropósito:

Oihan Arnanz: 9 años y medio de prisión por un delito de atentado a agentes de la autoridad en concurso ideal con un delito de lesiones (2 años y medio); tres delitos de lesiones con concurrencia de la agravante de abuso de superioridad (2 años por cada uno); y delito de desórdenes públicos (1 año).

Jokin Unamuno Goikoetxea y Adur Ramírez de Alda: 8 años y medio de prisión para cada uno por un delito de atentado a agentes de la autoridad en concurso ideal con un delito de lesiones (2 años y medio); y tres delitos de lesiones con agravante de abuso de superioridad (2 años por cada uno).

Jon Ander Cob y Julen Goikoetxea: 7 años y medio de prisión para cada uno por un delito de atentado a agentes de la autoridad (2 años y medio) y tres delitos de lesiones con la agravante de abuso de superioridad (1 año y 8 meses por cada delito).

Aratz Urrizola: 4 años y 2 meses de prisión por un delito de atentado a los agentes de la autoridad en concurso ideal con un delito de lesiones (2 años y 6 meses) y un delito de lesiones con la agravante de abuso de superioridad (1 año y 8 meses).

Iñaki Abad: 3 años y 6 meses de prisión por un delito de atentado a agentes de la autoridad en concurso ideal con un delito de lesiones (2 años y medio) y desórdenes públicos (1 año).

Ainara Urkijo: 1 año y 6 meses de prisión por delitos de desórdenes públicos (1 año) y amenazas (6 meses).

Es lo que hay. La Sentencia del Tribunal Supremo da continuidad a la injusticia y mantiene en prisión a los chavales de Altsasu. Mantiene un claro relato artificial «fabricado» por la Guardia Civil y difundido al unísono por los Medios de comunicación adscritos a «La Caverna» (o «La Brunete Mediática«) que jaleaban la petición de altas penas y que abiertamente les denominaba «terroristas».

Queda, otra vez, demostrado que en «Marca España» unos pueden ser juzgado con el Código Penal en la mano y otros con el Código Postal. Me explico: Si todo llega a ocurrir en Cádiz, no habría nadie preventivamente en la cárcel, ni sentencias del Tribunal Supremo, ni absolutamente nada (de hecho, han habido casos similares). A lo sumo, se hubiese incoado un delito/falta de lesiones, se hubiese visto en un Juzgado ordinario de Instrucción y… a otra cosa.

Mi solidaridad a los condenados, a sus familias y amigos al tiempo que mi repudio a sus juzgadores. Termino con una pregunta que, al conocer la Sentencia, me hecho de forma inmediata: ¿En qué manos estamos?