Fiscalidad sobre residuos

restos de comida

Recogida de la fracción orgánica de residuos domésticos, para su posterior comportaje

“Una Europa que utilice eficazmente los recursos” es una de las siete iniciativas emblemáticas que forman parte de la Estrategia Europa 2020 que pretende generar un desarrollo inteligente, sostenible e integrador. Actualmente es la principal estrategia de Europa para generar empleo, con el respaldo del Parlamento Europeo y el Consejo Europeo.

Esta iniciativa ofrece un marco de medidas a largo plazo y, de manera coherente, otras a medio plazo entre las cuales ya está identificada una estrategia a convertir la UE en una “economía circular” basada en una sociedad del reciclado a fin de reducir la producción de residuos y utilizarlos como recursos.

La economía circular es un concepto que se incluye en el marco del desarrollo sostenible y cuyo objetivo es la producción de bienes y servicios al tiempo que se reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía. Se trata de implementar una nueva economía, circular -no lineal-, basada en el principio de “cerrar el ciclo de vida” de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.

La economía circular supone un cambio de paradigma. En la economía circular los productos se piensan, se diseñan y se fabrican teniendo en cuenta toda su vida útil: producción, transporte, distribución, utilización y fin de vida. Hemos de asistir a un cambio de modelo productivo en el que se ponga el énfasis en que los productos puedan ser desmontados, reparados, actualizados, etc., para prolongar al máximo su vida útil.

Se debe ir transformando, en definitiva, una ciudadanía que compra innumerables productos en otra que compre los servicios que ofrecen esos productos. A este respecto, es fundamental y vital la necesidad de favorecer la reparación y reutilización de aparatos y enseres. Y se debe actuar con voluntad política en este ámbito, muchísimo más de lo que se ha hecho hasta ahora.

Hace unos días hemos asistido con envidia sana el plan que ha preparado el gobierno de Suecia para presentar una serie de propuestas en el Parlamento de ese país que reducen del 25% al 12% los impuestos sobre la reparación de bicicletas, ropa y calzado. También se presenta una propuesta que permitirá desgravar sobre el IRPF sueco la mitad de la mano de obra pagada para reparar electrodomésticos como neveras, hornos, lavaplatos y lavadoras. Sin duda, la medida podría bajar sustancialmente el costo y de esa manera convertir la reparación de bienes en una práctica racionalmente económica.

Se ha calculado que la reducción al IVA bajará el costo de una reparación de 400 coronas suecas (42 euros) hasta unas 50 coronas (5 euros), suficientemente para estimular la industria de la reparación en Suecia.

En definitiva, la economía circular trasciende al reciclaje. Se trata de un nuevo enfoque y este es: repensar, rediseñar, reparar, redistribuir, reducir, reutilizar, reciclar y recuperar la energía.

5 contenedor marrón en Bilbao

Contenedores de recogida selectiva de la fracción orgánica (izda) u otros.

Todas las cuestiones citadas requieren de una serie de instrumentos legales como la prohibición del vertido de residuos reciclables o combustibles. Pero, además, existen instrumentos económicos para progresar decididamente en la prevención, la reutilización y el reciclado.

Uno de los sistemas más avanzados es el sistema de pago por generación, que se basa en la aplicación de un mecanismo mediante el cual el usuario del servicio de recogida de residuos paga la tasa de basuras en función de su generación real de residuos y del servicio que obtiene para su gestión. Este sistema permite trasladar así el principio de “quien contamina paga” a la tasa de residuos y premiar a aquellos ciudadanos y ciudadanas que hacen un esfuerzo para reducir sus residuos y separarlos correctamente.

En diversos países europeos como Suiza, Alemania, el norte de Italia, Dinamarca y Holanda se ha extendido este sistema, y nos encontramos con ciudades como Berlín, Bruselas, Munich, Viena o Dublín, que funcionan así. En el caso del Estado Español sólo ha habido algunas experiencias de implantación de sistemas de pago por generación para residuos domésticos y comerciales en un número reducido de municipios de Cataluña, y en Euskadi, ninguno.

Sin duda y a simple vista, parece que este sistema tiene unas ventajas, entre las que cabe señalar que, se trata de un incentivo que persigue modificar el comportamiento de los usuarios hacia modos de vida más sostenibles con una menor generación de residuos, más justa y transparente. Aunque tiene una cierta complejidad y requiere unos esfuerzos técnicos grandes, ¿no se podría implementar ese sistema progresivamente en Euskadi?

También conviene citar algunas iniciativas que se han puesto en marcha en los últimos años que bonifican las buenas prácticas, como es el caso de los ciudadanos que utilizan el 5º contenedor (orgánico), sobre todo el Gipuzkoa, cuya implantación está más avanzada que en los dos territorios vascos, donde existe una compensación económica que da derecho a una bonificación que puede ir desde un 5% a un 25%, según lo que determine cada ayuntamiento, en la tasa de basura. No obstante, parece ser que a pesar del esfuerzo técnico que acarrea la gestión de esta bonificación, no ha supuesto un avance importante en el aumento de la recogida selectiva y la reducción de la fracción resto, la no reciclable. Y, en este sentido, algunos de estos ayuntamientos han optado por la instalación del llamado contenedor gris, con tarjeta, en el cual se puede depositar la fracción resto no reciclable dos días a la semana, ejerciendo un cierto papel disuasorio. Así, esta medida puede permitir que se tienda a participar más en la recogida selectiva.

Un segundo instrumento económico de probado éxito es el canon sobre el vertido en vertedero que quite cualquier atractivo a su uso y que permita que el dinero obtenido se utilice a favor de acciones en el ámbito de la prevención y el reciclado. Esto es posible, ya que el Gobierno vasco tiene competencias para hacerlo. Desde el año 2004, en Cataluña, existe un canon sobre el vertido, que se define como “un tributo propio de la Generalitat, con finalidad ecológica y como medida de fomento de la valorización y la recuperación de los recursos de los residuos” que grava el destino de los residuos municipales a las instalaciones de disposición de la fracción resto (…) situadas en Catalunya”.

El tercero, se referiría a un apoyo a las actuaciones en materia de reparación y reutilización. Se trataría de un IVA 0 para los productos reparados o reutilizados, condición imprescindible para avanzar por este cambio. Esta medida, desgraciadamente, no se puede aplicar en Euskadi, al no tener competencias en la materia, ya que están en manos del gobierno español.

Artículo publicado en Noticias de Gipuzkoa. 06.10.16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *