Especies invasoras

Cangrejo americano

Cangrejo americano

Una especie exótica es la que vino de fuera o, mejor dicho, la que nuestra especie trajo, se quedó y se reproduce con éxito, lo que permite que su población se estabilice y mantenga. Toda especie exótica cambia, más o menos, el ecosistema en el que se establece. Si las alteraciones son graves, se dice que es una especie invasora. Este movimiento de especies a menudo es accidental y llevamos con nosotros, sin querer, aquellas especies que desde antiguo viven con nosotros. Así hemos poblado el mundo de moscas y mosquitos, de ratas y ratones, de gorriones y palomas, y muchas más. Pero, y también muy a menudo, el transporte de especies se ha hecho con nosotros por el mundo con intención y por diversas razones, como las estéticas y para adornar nuestros estanques, caso del cisne; por razones económicas como el visón americano, que han llegado a Europa por el valor de la piel; por razones cinegéticas y piscícolas; o también como mascotas, entre las que citar al mapache, las tortugas de Florida y un largo etcétera. La incursión de especies invasoras es la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo.

Navarra no es ajena a esta realidad. En nuestra comunidad podemos encontrar unas cuantas especies invasoras. Es el caso del mapache, nativo de América del Norte, que se trata de una de las especies invasoras que más preocupan actualmente en la península Ibérica. Como cualquier especie alóctona de carácter invasor, la existencia de una población de mapaches en estado silvestre tiene un impacto negativo sobre el ecosistema y las especies que lo habitan, además de suponer un riesgo para la población humana. Los principales factores de amenaza son la predación sobre la fauna autóctona, la competencia con otros carnívoros, la transmisión de enfermedades, tanto a la fauna como al ser humano, y el impacto económico. En Navarra, guardas forestales capturaron en julio de 2015 un mapache en Tudela, lo que confirma la presencia de esta especie en el sur de la Comunidad foral.

Por ello, las administraciones están obligadas a evitar su introducción en el medio natural. Esto hace que esté prohibida la venta e incluso la tenencia de estas especies como animales de compañía. Desde el Gobierno de Navarra han remarcado en diversas ocasiones que es importante conocer esta prohibición, especialmente en el caso del mapache, pues casi todos los individuos de esta especie que aparecen en la naturaleza proceden de sueltas realizadas por propietarios que, en su momento, los adquirieron como animales de compañía.

Por otra parte, nos encontramos con los galápagos americanos o tortugas de Florida que se han vendido durante décadas en las tiendas de mascotas y que estás catalogadas entre las cien especies invasoras más peligrosas del mundo.  Y podríamos citar más especies invasoras, entre otras, el mejillón cebra; el Coipú o rata nutria, que es una especie extendida en la zona del Bidasoa tras huir de granjas; y el visón americano, con el que existe el peligro del paso de la población francesa de visón americano, atravesando el río Bidasoa. Después de casi diez años dedicados a restaurar el hábitat del 70% de la población peninsular de visón europeo, Navarra ha adquirido una gran responsabilidad hacia esta especie en peligro de extinción. Las actuaciones se han centrado en el principal reducto navarro de la especie: los tramos bajos de los ríos Arga y Aragón, y el visón americano es un grave peligro.

Mejollón cebra

Mejillón cebra

Sin duda, con las especies invasoras nos encontramos con un grave problema, y en muchos casos de difícil solución. ¿Qué se puede hacer? Hacen falta campañas de sensibilización por parte de la Administración proporcionando información sencilla y útil sobre las especies exóticas invasoras -muchas veces se desconoce el peligro que supone traerlas como mascotas-, hace falta también ejercer un control sobre dichas especies, y realizar campañas de erradicación lo más rápidamente, e investigando sobre los mejores métodos para ello, dado el escaso nivel de conocimientos alcanzado hasta la fecha en no pocos casos.

Por último, una recomendación a los poseedores de animales exóticos invasores en sus domicilios para indicarles que si no desean seguir haciéndose cargo de sus mascotas en ningún caso se deshagan de ellas liberándolas en el medio natural, ya que pueden generar serios riesgos para la biodiversidad, trasmitir enfermedades, provocar accidentes de tráfico y otros daños.  Y ponerse en contacto con el Servicio de Guarderio Forestal del Gobierno de Navarra.

Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *