El inconfundible y popular jilguero

Jilgueros. Villáfila. 1

El popular jilguero es una de las especies más comunes y extendidas en la península Ibérica. Se caracteriza por una vistosa franja alar amarilla y el diseño de colores contrastados rojo, blanco y negro en la cabeza.

Otra característica suya es que se trata de una especie de canto muy especial y agradable, que se mueve en grupos numerosos y muy común junto a cultivos, zonas próximas a bosques, humedales, campiñas, zonas agrícolas, parques, jardines….. Suele estar en zonas donde abundan los cardos (alimento predilecto de la especie) de los que se alimenta, como se puede ver en dos de las fotos.

Es una ave muy gregaria -sobre todo en invierno-, y suele agruparse en bandos mixtos con otros fringílidos que nomadean en busca de alimento. En invierno recibimos abundantes ejemplares procedentes de otras latitudes europeas, que se unen a la fracción sedentaria de la población. Debido a su aspecto y vistoso canto es frecuentemente capturado como ave de jaula. La canción del jilguero es típicamente entonada hacia el final de febrero hasta los mediados de julio y de nuevo al finalizar septiembre hasta diciembre. El canto está descrito como agradable, fluido y parecido al del canario silvestre.

Jilguero 2

Actualmente, las capturas en el campo, lo que se conoce como silvestrismo, está siendo fuertemente cuestionado. El origen de ello, está en “la apertura de un expediente sancionador por parte de la Unión Europea al Reino de España”, ya que la directiva 2009/147/CE relativa a la conservación de aves silvestres establece, en su artículo 5, la prohibición de «matar o capturar de forma intencionada, sea cual fuera el método empleado, todas las especies de aves que viven normalmente en estado salvaje en el territorio europeo».

Hasta ahora, la concesión de permisos por parte de las comunidades autónomas se ha amparado en las excepciones del artículo 9: «para fines de investigación o de enseñanza, de repoblación, de reintroducción, así como para la crianza orientada a dichas acciones» y «en condiciones estrictamente controladas y de un modo selectivo, la captura, la retención o cualquier otra explotación prudente de determinadas aves en pequeñas cantidades».

El problema es que esas excepciones solo pueden aplicarse en ausencia de otra «solución satisfactoria», en este caso, la cría en cautividad que, en países como Francia y Bélgica, ha salvado al silvestrismo de la desaparición. Durante años, las comunidades autónomas han argumentado que las capturas iban dirigidas a iniciar la cría en cautividad.

Jilguero 3

Jilguero europeo. Carduelis carduelis. Kardantxiloa.

Fotos sacadas en Villafáfila (Zamora). Noviembre 2016.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *