El declive de las liebres

Liebre 3

En la península Ibérica están presentes tres especies de liebres: la liebre europea (Lepus europaeus), la liebre ibérica (Lepus granatensis) y la liebre de piornal (Lepus castroviejoi), siendo estas dos últimas endémicas del territorio peninsular.

La situación actual de la liebre es de declive poblacional, como lo manifiestan los estudios realizados. Esta situación se debe a la alta presión de la caza, a la pérdida y fragmentación de su hábitat, a la mortalidad por el uso de productos químicos en la agricultura y por el atropello en carreteras, y también a la incompatibilidad con altas densidades ganaderas en zonas de montaña, así como a depredadores.

Las liebres son especies presa de algunos depredadores de gran importancia para la conservación en la península Ibérica, como son el águila real y el lince ibérico. Pero también lo son del lobo ibérico, del zorro y del jabalí.

Liebre 2

Las tres especies de la península Ibérica resultan fáciles de distinguir por sus características morfológicas. La liebre ibérica es la especie de menor tamaño de las tres y raramente sobrepasa los 3 kg de peso. Se distingue por el pequeño tamaño de su pie posterior y por la amplia extensión del colorido blanco ventral. La liebre del piornal es una especie de tamaño medio, cuyo peso en los adultos puede sobrepasar los 3 kg. Tiene los pies posteriores mucho mayores que la liebre ibérica. En cuanto a su pelaje lo más llamativo es su diseño facial blanco entre la base de las orejas y la garganta, que manifiesta principalmente en pelaje invernal. Finalmente, la liebre europea es una especie de gran tamaño, siendo normal que los ejemplares adultos grandes sobrepasen los 4 kg de peso. Tiene también los pies posteriores grandes. En cuanto a su pelaje se distingue por la pequeña superficie del blanco ventral, que no se extiende a lo largo de las extremidades ni penetra por delante de las extremidades anteriores en la zona ventral.

En cuanto a la distribución, cabe decir que la liebre ibérica está presente en casi todo el territorio peninsular excepto en la mitad oriental de Asturias, Cantabria, País Vasco y distrito pirenaico, y la segunda presente exclusivamente en la alta montaña cantábrica, entre la Sierra de Hijar en Cantabria y la Sierra de Ancares situada entre las provincias de León y Lugo. Por su parte, la liebre europea ocupa en la Península Ibérica el distrito pirenaico, el País Vasco, Cantabria y el oriente de Asturias, siendo su área ibérica el límite suroccidental de su distribución natural.

Sin duda, la liebre europea que es la que ha habitado en el País Vasco y en Navarra es la especie que se encuentra en peor estado de conservación. Sus poblaciones naturales han desaparecido en Asturias y en zonas más o menos extensas de Cantabria, Euskadi, Navarra, norte de Castilla y León y distrito pirenaico.

Recuperación de la liebre europea

En el País Vasco, las Lepus europaeus nativas se han mantenido en algunas zonas de Gipuzkoa y sobre todo de Alava, pero prácticamente han desaparecido de Bizkaia. Para el restablecimiento de la liebre europea en su área natural de la Comunidad Autónoma Vasca, Cantabria, Asturias y Navarra, se inició un proyecto en el año 2000, que está funcionando gracias a la granja de liebres LARRASAL de Alsasua (Navarra), cuyo propietario es Leocadio Galán.

Con este proyecto se persigue el restablecimiento de la liebre europea autóctona (Lepus europaeus) en la región cantábrica. Esto se llevará a cabo mediante tres tipos de acciones diferentes:

  1. Creación de núcleos de liebre viables a partir de reintroducciones con ejemplares de liebre europea autóctona cantábrica, obtenidos mediante cría en cautividad.
  2. Refuerzo o suplemento de núcleos de la población autóctona existentes en libertad con liebres nativas criadas en cautividad.
  3. Fomento, mediante recolonización natural, de núcleos de liebre europea autóctona existentes en libertad.

Se trata de un proyecto de cooperación institucional entre el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra, y las entidades, organismos y universidades, AURKILAN, ADECAP, EKOS, NEIKER A.B., UPV/EHU, UAH, y CSIC, para la recuperación de la liebre europea cantábrica siguiendo las recomendaciones que establece la normativa europea para repoblaciones de especies cinegéticas.

Liebre 5

En el norte de la Península Ibérica la liebre europea tiene una importante función ecológica, pues la falta de conejo en los ecosistemas le confiere un importante papel como presa alternativa en la dieta de predadores que se encuentran amenazados de extinción y protegidos por la legislación vigente.

El esfuerzo de conservación de la liebre europea en la región cantábrica se ha centrado sobre poblaciones de liebres autóctonas, en lugar de la importación y repoblación de ejemplares de liebres provenientes de otras regiones o países, y de esta forma conservar la diversidad genética de las poblaciones naturales adaptadas a ese medio, evitando el contagio de enfermedades y parasitosis y el fracaso de las reintroducciones por falta de adaptación.

Más información:

http://www.ingurumena.ejgv.euskadi.eus/r49-6172/es/contenidos/documentacion/liebre_europea/es_doc/indice.html

Las fotos corresponden a la liebre europea.

Liebre europea 1

Liebre europea. Lepus europaeus. Erbi europar.

 

2 comentarios sobre “El declive de las liebres”

    1. Hola Sebastián. No te digo que no. También hablo del plan de recuperación de la liebre europea en el País Vasco.Pero hoy, se califica a la situación de la liebre en la península Ibérica, de declive poblacional. No hay más que mirar lo estudios científicos realizados al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *