“Guerra” al Plumero o Hierba de la Pampa, y a otras plantas invasoras

¿Qué son las plantas invasoras? Son plantas que salen de su hábitat y se instalan en uno nuevo, donde se multiplican sin control y en perjuicio de la flora autóctona. En la naturaleza es muy común que una especie se desplace a un nuevo hábitat. Pero si dicho proceso se produce muy rápidamente y lo provocamos nosotros, los seres humanos, pueden aparecer problemas. Uno de los más graves consiste en que las plantas foráneas se convierten en dominantes y disminuya la diversidad de plantas y animales autóctonos. En el País Vasco, la vertiente atlántica es la que cuenta con más plantas invasoras.

Uno de los casos más llamativos de plantas invasoras es el Plumero o Hierba de la Pampa, que llegó a la península Ibérica a principios del siglo pasado, con el fin de adornar los jardines de las grandes casas y que actualmente llega camino de convertirse en una auténtica plaga, al menos en los territorios vizcaíno y guipuzcoano.

El plumero, conocido científicamente como Cortaderia selloana, que tiene un porte espectacular y esbelto, es muy fácil de distinguirla, ya que tiene como principal característica un penacho de color plateado que llega a elevarse por encima de los dos metros de altura.

Se ha ido adueñando de los márgenes de las carreteras o vías de ferrocarril, los campos de siega o la orilla de los ríos, pero también de humedales, marismas y arenales costeros, debido a que tiene una capacidad de reproducción asombrosa, ya que cada penacho puede producir más de 100.000 semillas. Hoy en día su presencia es indeseada, y numerosas localidades, fundamentalmente de Gipuzkoa y Bizkaia, con el apoyo de la Agencia Vasca del Agua, Diputaciones y Gobierno Vasco, hacen grandes esfuerzos para erradicarla.

No menos llamativa que el Plumero ha sido la expansión de la especie Baccharis halimifolia, un arbusto leñoso procedente de la costa atlántica de América del Norte, que a mediados del siglo XX se extendió por la costa atlántica del sureste de Francia y la costa cantábrica de la Península Ibérica, a partir de ejemplares cultivados con fines ornamentales, y que está colonizando desde hace unos años zonas importantes de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, y de la Bahía de Txingudi y Lea.

Baccharis en flor en Urdaibai. Foto: Oficina Técnica de la Reserva de Urdaibai.

Gracias a un proyecto LIFE para la recuperación de estuarios -ha supuesto una inversión de 1,8 millones de euros, financiada al 50% por la Comisión Europea-, se han llevado tratamientos de eliminación en más de 750.000 hectáreas de las citadas zonas. En total, se han tratado 570.000 arbustos.

Otro enemigo natural, es el Bambú japonés Fallopia japónica. Es una especie llegada recientemente a nuestro territorio desde Japón por su valor ornamental, y ha invadido numerosas riberas de ríos, pudiendo llegar a medir hasta 20 metros y crecer unos 10 centímetros en un solo día. Está catalogada por los expertos como una de más difíciles de erradicar, ya que debe hacerse arrancando planta a planta.

Operarios tratando a la Baccharis en Urdaibai. Foto: Oficina Técnica de la Reserva de Urdaibai.

 

 

             

 

6 comentarios sobre ““Guerra” al Plumero o Hierba de la Pampa, y a otras plantas invasoras”

  1. Las especies invasoras que mayormente pueblan nuestro territorio de Bizkaia son el pino radiata y el eucaliptus. Practicamente el 70% de nuestra superifice forestal son de estas especies invasoras que encima reciben subvenciones públicas. Da pena pasear por nuestros montes, siempre verdes y sombríos, con un silencio atronador porque no hay vida animal y el terreno esta seco y esquilmado. La biodiversidad es casi inexistente. Luego, cuando se corta a matarrasa, con esas maquinarias pesadas, el terreno se erosiona y ahí llegan estas otras plantas invasoras como la de la pampa.
    En los pocos sitios que queda el bosque autóctono, no hay rastro de plantas invasoras.
    Urge que los poderes públicos cambien la política forestal de nuestros montes.
    Míremos que se hace en el norte de Europa. Apostemos por la silvicultura cercana a la naturaleza.
    Ayer leí que se presentó públicamente la propuesta “Kolore guztietako badoak” para recuperar nuestros bosques autóctonos en Bizkaia. Recomiendo la lectura de esta sensata propuesta. Espero que nuestros políticos lo tengan en cuenta.

    1. Agradezco tu comentario Andoni, y estoy de acuerdo con algunas cuestiones que planteas. No obstante, en mi artículo no digo que el Plumero, la Baccharis y la Fallopia japónica sean las especies invasoras que mayormente pueblan el territorio vizcaíno. Simplemente, en este artículo me he centrado en ellas, comentando el peligro que encierran. Sin más. Saludos.

  2. El Domingo venía en el metro y me quedé asombrada porque nunca había visto tanto plumero como desde Erandio hasta Lutxana. Estaba todo plagado a derecha e izquierda. Una pena.
    Un saludo.

  3. Las Invasoras por desgracia están llenándolo todo, entran para decorar y acaban con nuestros ecosistemas, no solo las plantas sino por desgracia con los animales tambien, aqui en la comunidad valencia tambien hay ya algunos penachos y bastantes plantas y árboles ornamentales que invaden todo.
    Uno de los problemas creo que viene desde los ayuntamientos que piden rotondas o jardines rápidos sin dejarse aconsejar por expertos y acabamos teniendo un verdadero problema.

    1. Si Damian. Desde mediados del siglo XX la planta se ha expandido con rapidez por el norte de la península Ibérica, especialmente en zonas costeras del Cantábrico, en donde la humedad del ambiente y las temperaturas suaves favorecen su crecimiento. Las crónicas cuentan que la especie llegó a España en los años 1940, cuando la escasez de alimentos de la Posguerra obligó a importar cereal de Argentina, de dónde parece que llegaron las semillas mezcladas con el grano.La planta se extendió rápidamente, en especial en las cunetas de las carreteras y en terrenos abandonados. Actualmente aparece extendida especialmente en Cantabria, Asturias, Galicia y País Vasco. En los últimos años se está observando que la planta se está adaptando al frío y ya no solo puebla zonas costeras, sino que está colonizando zonas del interior de estas Comunidades donde las condiciones para su crecimiento parecían, a priori, menos favorables.Está incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras y por tanto está prohibida su venta en España, salvo en Canarias donde sí se permite.Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *