Lechuza común, la reina de la noche

Una de las principales causas de su declive es la radical transformación del medio agrario. Foto: Pixabay.

El término lechuza se emplea para nombrar las especies de aves de la familia Tytonidae (orden Strigiformes), que son unas 15 especies clasificadas en dos géneros: Tyto y Phodilus. La mayoría de los tipos de lechuzas se encuentran en peligro de extinción. La lechuza común o luétiga, Tyto alba (Scopoli, 1769) es una especie que habita los cinco continentes, y que se encuentra en el Estado español en declive.

Son pequeñas rapaces nocturnas que pesan unos 350 gramos, miden hasta 35 cm. de longitud y hasta 95 cm. de envergadura, todo su cuerpo está cubierto de plumas, incluso sus dedos.  Sedentaria, sin hábitos migratorios, viven en soledad o en parejas. No construye nidos y pone de 4 a 7 huevos en huecos de árboles, graneros, campanarios, etcétera, y le gusta vivir en zonas rurales.

Su dieta alimenticia se basa preferentemente en pequeños mamíferos, aunque también consume otras aves, insectos o reptiles. Cazan con gran sigilo gracias a una vista adaptada a la oscuridad y un oído excepcional.

Cuando, paseando de noche por el pueblo, una lechuza grande sobrevuela nuestras cabezas deja una extraña sensación en el cuerpo, porque no se la oye volar debido a un plumaje diferente al del resto de aves. Luego están los lúgubres sonidos que emite por las noches, esto unido a la capacidad de fabular de los humanos ha asociado este animal con mitos que la relacionan con la muerte, las desgracias, y otras creencias injustificadas que en otros tiempos las ha llevado a ser perseguidas.

Por el declive de sus poblaciones, que en algunos puntos del Estado Español alcanza el 50% en la última década, la lechuza común ha sido elegida Ave del Año 2018. Como cada año, la organización SEO/BirdLife ha elegido por votación popular a un ave característica de los paisajes españoles que pasa por un mal momento. “La ciudadanía ha decidido que pongamos el foco en la lechuza común. En silencio, como cuando vuela, esta especie nos avisa, desde hace años, sobre la paulatina pérdida de vida en el campo. Se la ve menos, se la oye menos. Ocurre lo mismo con los insectos, los roedores, los paisajes y el paisanaje”, señala la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz.

Lechuza común (Tyto alba. Hontz zuri). Foto: Pixabay

Lo sorprendente de la situación de la lechuza es que es un ave protegida a escala nacional, incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Por ejemplo, se prohíbe cualquier actuación hecha con el propósito de darles muerte, capturarlas, perseguirlas o molestarlas, además de la destrucción o deterioro de sus nidos. A pesar de ello la especie se enfrenta a una serie de amenazas.

Una de las principales causas de su declive es la radical transformación del medio agrario, cada vez más alejado de los paisajes que mostraban un mosaico de cultivos adaptados a la realidad hídrica de cada zona. En la actualidad, este medio está más centrado en grandes extensiones de monocultivo, a menudo basadas en regadío.

Por otra parte, las lechuzas pierden lugares tradicionales de nidificación como campanarios, caseríos o granjas. Una excepción, que conozco, aunque habrá más, lógicamente, es que el pasado julio tuvo lugar la feliz noticia de que la torre de la iglesia de San Martin de Tours, en el municipio guipuzcoana de Urretxu, de contar con inquilinos muy especiales. Una pareja de Lechuza Común eligió lo más alto de la torre para anidar y criar sus polluelos. El hecho no pasó desapercibido. Esta noticia fue recibida con ilusión.

Dos lechuzas comunes en el campanario de la iglesia de San Martin de Tours, en el municipio guipuzcoana de Urretxu. Instantánea tomada por personal de la parroquia.

Más información: https://www.seo.org/2018/01/02/la-lechuza-comun-es-el-ave-del-ano-2018/

 

2 comentarios sobre “Lechuza común, la reina de la noche”

  1. yo te puedo decir por si te interesa que aquí en Nocedal que es un Bº de Ortuella en la torre de su ermita hay una y aunque yo he visto asomar la cabeza a polluelos solo sigo viendo a una. Me gustaria que podemos hacer para cuidarla

    1. Muchas gracias por la información, Josu Gaizka. No lo sabía.Lo que suele ocurrir tras la crianza, es que los polluelos abandonen el nido, no así la pareja progenitora que suele ser fiel a los asentamientos. No sé, por lo que dices, si los polluelos han abandonado el nido. En la actualidad el mayor problema al que se enfrenta esta especie deriva del uso cada vez más extendido de venenos contra algunas de sus presas naturales. Las administraciones responsables deberían regular el uso de estos venenos para acabar con estas muertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *