Llegan las golondrinas


Golondrina común (Hirundo rustica, Enara arrunt). Espejo (Alava). 18.05.18.

Es una de las aves más conocidas popularmente y de las mejor estudiadas. Las golondrinas han sido claves para desentrañar aspectos de la migración, de la selección sexual y de la reproducción en las aves. Forman parte de la cultura popular, y su llegada, cada vez más temprana como consecuencia del cambio climático, se considera anuncio de la primavera. En distintas zonas de la península Ibérica ya han llegado, aunque no es el caso todavía del País Vasco. A pesar de su abundancia, se trata de una especie en declive, sobre todo por culpa de los cambios en el medio rural y de las políticas y técnicas agrarias.

La golondrina común (Hirundo rustica, Enara arrunt) es un ave de campo abierto que normalmente utiliza estructuras construidas por el ser humano para reproducirse y que, en consecuencia, se ha diseminado con la expansión humana. Construye nidos en forma de taza, con bolitas de barro en graneros y construcciones similares, y se alimenta de insectos que atrapa en vuelo.

Nido tapado de golondrina común. Es una práctica ilegal. Lomas de Campos (Palencia).

Las poblaciones que crían en Europa son típicamente migratorias: pasan el invierno en África subsahariana, donde mudan las plumas, y llegan a las zonas de cría entre febrero y abril, según la latitud. Las golondrinas son fáciles de reconocer por su característica cola ahorquillada.

Su alimentación insectívora contribuye a la tolerancia de los humanos hacia esta especie; en el pasado esta aceptación se vio reforzada por supersticiones respecto del ave y su nido. Existen frecuentes referencias culturales a la golondrina común en escritos literarios tanto debido a su proximidad con el ser humano como por su migración anual.

Golondrina común (Hirundo rustica, Enara arrunt) con sus crías en el nido. Espejo (Alava). 01.05.18

Dicen que la llegada de la primavera la suele anunciar una bandada de golondrinas. Como una estela, decenas de miles regresan de África, tras su cobijo invernal, y difunden con sus nidos y su canto, que la estación de entretiempo ya ha llegado. Pero esto está cambiando. La golondrina común está en peligro. Según la sociedad científica y conservacionista SEO/Birdlife, más de 10 millones de ejemplares han desaparecido en la última década en el Estado español. Cada vez tiene más dificultades para encontrar alimentos y lugares adecuados donde anidar y criar.

Golondrina común (Hirundo rustica, Enara arrunt). Cendea de Galar (Navarra). 01.06.18.

«El uso intensivo de insecticidas en la agricultura», según SEO/Birdlife “mata su principal alimento: los pulgones y los insectos de vuelo». Por otra parte, ya no se labra la tierra como antes, y los terrenos se rocían de insecticidas y herbicidas. «Esto lo mata todo: si no hay plantas, no hay insectos, y si no hay insectos, no hay aves». Y para colmo «en las ciudades a estas especies se les derriba su nido porque sus excrementos ensucian, y esto hace mucho daño pues sus lugares de cría preferidos son abandonados o destruidos». Además, se señala que la falta de lugares adecuados para nidificar en los edificios modernos también contribuye a su deterioro.

2 comentarios sobre “Llegan las golondrinas”

  1. Es cierto que cada vez se ven menos, antes en cada calle se veía alguno, ahora ya nada, entre ruidos de coches y destrucción de nidos ya creo que andan perdidas, por lo contrario ahora se ven plagas de mosquitos tigres que proliferan al no tener depredadores, incluso ni en verano se ven ya tampoco los murciélagos en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *