Jane Goodall y la comunicación animal

Jane Goodall. National Geographic. Foto: Steward Volland

La etóloga Jane Goodall nació en Londres el 3 de abril de 1934. A los 23 años Goodall cumplió su sueño de viajar a África donde trabajó junto al antropólogo británico Louis S. B. Leakey (el mismo que incentivara a Dian Fossey en el estudio de los gorilas) quien le animó a instalarse en la reserva de chimpancés de Gombe, en el lago Tanganika en el año 1960.

Y a pesar de que tuvo que vivir allí en condiciones nada envidiables, Jane siempre ha dicho que fue y es feliz porque su pasión por los animales que albergaba desde pequeña, se había convertido en su trabajo. Poco a poco, las anotaciones de Goodall y sus vivencias con los primates fueron dando sus frutos hasta el punto de que alguno de sus trabajos pasará a la historia como un referente para todos los estudiosos del origen de nuestra especie. Sin ir más lejos, en los setenta, la famosa etóloga fue la espectadora de lujo de una guerra entre dos grupos vecinos de chimpancés que duró cuatro años y que acabó hacia 1978 con la extinción de uno de los grupos.

Con esta investigación Jane Goodall demostraba plenamente que los chimpancés eran unos animales sociales y políticos y que mantenían luchas por el territorio, al igual que el ser humano. O lo que es lo mismo, según Jane Goodall, los chimpancés son seres altamente evolucionados, sensibles y capaces de realizar cualquier tipo de actividad mental que hasta hace poco se consideraba exclusiva de los humanos. La única frontera que nos separa a nosotros de ellos es la capacidad que tenemos para hablar y comunicarnos.

Pero sus estudios han ido más allá, y no se ha cansado de mostrar al mundo algunos datos que son verdaderamente asombrosos. De esta manera aprendemos que los chimpancés son capaces de reconocer todo aquello que ven, pueden aprender el lenguaje de los sordomudos y de comunicarse con nosotros a través de él, se reconocen en un espejo e incluso, retienen ideas durante algunos días hasta el punto de ser capaces de realizar funciones simples con el ordenador.

Jane Goodall, investida doctora «Honoris causa» por la Universidad Complutense de Madrid. Foto: Efe.

Pero, sin embargo, hoy en día el chimpancé es un animal en peligro de extinción y ésta se ha convertido en su nueva lucha. Hay dos especies distintas de chimpancés, el común y el pigmeo o bonobo. Se estima que hay menos de 300.000 chimpancés comunes (con cuatro subespecies distintas) y menos de 50.000 bonobos. El chimpancé central es el más numeroso de las subespecies de chimpancé común, con una población de unos 130.000 individuos, mayormente en Gabón, Camerún y el Congo


El chimpancé central (Pan troglodytes troglodytes). Foto: WWF

Las diferencias entre el chimpancé común y el bonobo son muy ligeras. Los bonobos tienen las piernas más largas, los brazos más cortos y el tronco más estrecho. Son generalmente más bajitos, con un cráneo más redondeado y una cara más plana. Además, los bonobos exhiben un comportamiento social diferente a los chimpancés, siendo más conciliadores y pacíficos.

Pero por suerte, esta primatóloga de trato agradable y de mirada tranquila todavía lucha por salvar al chimpancé de su extinción y por conocer más detalles de su comportamiento. Sabe que el futuro pasa por mantener a estos primates en reservas o zonas protegidas.  


Bonobo. Foto: WWF.

Pero su apuesta es mucho más ambiciosa. Sabe que lo que está en juego es la propia naturaleza y para ello, Jane Goodall nos propone que hagamos el boicot a las empresas que no tienen una ética con respecto al medio ambiente, y nos advierte que en nuestras manos y en nuestros bolsillos está, entre otras cosas, no comprar muebles hechos con madera de bosques talados.

Nadie se atreverá a vender lo que nadie quiere comprar, pero para ello es necesaria una firme conciencia ecológica y educar a nuestros hijos e hijas en el respeto a la naturaleza y al medio ambiente. Como puede comprobarse, detrás de ese rostro cansado y de ese pelo cano emerge la figura de una mujer venerable y vital, optimista ante todo y que cree con todas sus fuerzas en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *