Las libélulas son prodigios aerodinámicos que vuelan a gran velocidad

Pinzada de arroyo (Onychogomphus uncatus). Foto: Atlas de las libélulas de Álava. Instituto Alavés de la Naturaleza (IAN)

Las libélulas son una de las especies más antiguas sobre el planeta y son prodigios aerodinámicos que vuelan en todas direcciones, a gran velocidad y durante largos trayectos.

Las libélulas llevan sobre el planeta la friolera de 300 millones de años. Acreditada y larga trayectoria que se plasma en que no existe otro grupo zoológico más espléndido y eficaz en el campo de la locomoción aérea. Las libélulas vuelan no sólo a una sorprendente velocidad para un insecto -hasta 50 kilómetros por hora-, sino que también consiguen todo tipo de maniobras en el aire. Suben y bajan en línea recta, retroceden marcha atrás, giran en ángulos rectos, se frenan en décimas de segundo… Son capaces incluso de escapar a la persecución de algunos pájaros ciertamente veloces. Cuentan además con dos pares de alas enormes que, al ser transparentes y delicadas, recuerdan que muchas estructuras vivas consiguen convertir lo frágil en poderosísimo.

Veremos libélulas sorprendentemente grandes, con hasta 10 centímetros de envergadura, aunque eso sea un tamaño siete veces más pequeño que el logrado por algunos antecesores que vivieron en la era secundaria. Más que el tamaño, en estos animales destaca la coloración, las bellísimas tonalidades que se dan cita en su cuerpo. Desde verdes esmeraldas rutilantes hasta naranjas, malvas, azules y amarillos purísimos.

Las veremos precisamente ahora y hasta mediados del verano casi en cualquier parte, incluso sobre las ciudades y las carreteras. Son muy nómadas, pueden realizar desplazamientos prácticamente migratorios, a lo largo de los cuales recorren centenares y hasta miles de kilómetros.

Como su vida larvaria, de hasta cuatro años, transcurre en el seno de las aguas dulces, y como sus principales cazaderos y territorios nupciales son los cursos fluviales y encharcamientos, allí las contemplaremos mejor y más a menudo.

La Diputación Foral de Álava presentó el 2 de julio de 2018 el primer atlas de las libélulas de Álava, que, en sus 165 páginas a color, recoge con detalle las 51 especies de libélulas y caballitos del diablo -odonatos (Odonata, del griego οδοντός odontos, «diente»)- que habitan en ese territorio. Dicha publicación es fruto del trabajo de diez años llevado a cabo por José Antonio Gainzarain, del Instituto Alavés de la Naturaleza (IAN), que incluye fotografías de alta calidad, fichas, mapas y citas actualizadas.

Tal como se dice en la citada publicación, los odonatos son unos insectos de enorme atractivo, que constituyen excelentes bioindicadores tanto del estado de conservación de los ecosistemas acuáticos como de los efectos del calentamiento global. En esta época de acelerados cambios ambientales, el estudio y seguimiento de sus poblaciones presenta un indudable interés y, de hecho, en los últimos años se ha incrementado notablemente el número de publicaciones que abordan diferentes aspectos de su biología.

Entre las 51 especies de odonatos de Álava, destaca la Aeshna isoceles, también conocida como libélula de ojos verdes, que vive sólo en el lago Arreo, espacio natural protegido de la Red Natura 2000; o la Brachytron pratense (libélula de primavera), que sorprendió incluso a los expertos cuando la localizaron en la Sierra de Entzia -también espacio Red Natura 2000- por hallarse a 1.000 metros de altitud y a 65 kilómetros de Urdaibai, pese a que se trata de una libélula que suele vivir siempre cerca del mar.

Destaca también la libélula de kirbyi (Trithemis kirby) que apareció en Álava hace dos años. Es una pequeña libélula procedente de África de color rojo escarlata, muy común en el continente africano y que, en agosto de 2016, fue observada en el río Ebro, a su paso por la localidad de Baños de Ebro.

4 comentarios sobre “Las libélulas son prodigios aerodinámicos que vuelan a gran velocidad”

  1. Genial reportaje y que muchos gobiernos deberían leer, tenemos bastantes especies que son bioindicadoras, pero por desgracia la moda ecológica no las tiene en cuenta, pues creo que mucho es postureo, si atendiéramos a la naturaleza en su forma de hablarnos creo que consiguiriamos que la tierra poco a poco se recuperara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *