Los bosques del mundo en llamas


El bosque tropical más grande del mundo es hábitat del 10% de la biodiversidad del planeta. Foto: Getty Images.

Los incendios, provocados para deforestar, son la forma más rudimentaria, destructiva y barata de abrirse paso en el bosque. Se provocan a gran escala en todas las regiones tropicales del mundo, pero en la Amazonía se han batido récords este agosto.

Aunque la cautela científica sugiere que aún es pronto para afirmarlo con certeza, dos de estos récords resultan incuestionables: El número de focos de incendio, con más de 75.000; y, la extensión afectada, más de 3.000 kilómetros cuadrados, el triple de lo que se ha quemado otros años. Y la temporada de incendios continúa oficialmente hasta finales de septiembre, así que las cifras pueden aumentar.

La destrucción de la Amazonia significa perder ecosistemas y hábitats enteros y especies en peligro de extinción. Significa que las comunidades indígenas perderán sus tierras. Y significa que podríamos perder la lucha contra la crisis climática actual.

Estos fuegos no son un accidente. Hay sospechas bien fundadas para afirmar que la mayoría de los incendios son provocados. En las zonas selváticas, la tala y quema es una práctica agrícola relativamente normal. Es algo que se hace en Brasil y, de hecho, es algo que también se ha legalizado en la Bolivia amazónica. Pero en los últimos años esta tendencia va a más, sobre todo tras el ascenso a la presidencia de Bolsonaro, que están alentando unas políticas para favorecer proyectos desarrollistas que amplíen el terreno útil para ganadería, agricultura y minería en la Amazonía brasileña.

Las comunidades indígenas dependen de la selva no solo para su sustento, sino porque les da un sentido de pertenencia e identidad. Foto: Getty Images.

Los ojos de todo el mundo están puestos en los pulmones del planeta, y millones de personas en todo el mundo se han unido a la campaña para salvar la Amazonia y la movilización está funcionando: los líderes políticos han mostrado su preocupación, Europa amenaza con no firmar el acuerdo comercial UE-Mercosur y la presión internacional ha obligado a Bolsonaro a enviar al ejército a luchar contra las llamas.

El bosque tropical más grande del mundo es hábitat del 10% de la biodiversidad del planeta y hogar de más de 34 millones de personas, incluyendo cerca de 500 pueblos indígenas.

Además, los bosques amazónicos juegan un papel crítico en la mitigación del cambio climático, y estos terribles incendios agudizarán la crisis climática global, debido a las emisiones de carbono procedentes de la quema de vegetación y la materia orgánica de los suelos. Por otro lado, las áreas dañadas serán más vulnerables a sequías, inundaciones y a otros efectos del cambio climático.

El impacto inmediato de los incendios se evidencia en la muerte de miles de animales y plantas que habitan estos bosques, entre ellos especies emblemáticas y de gran importancia ecológica como el jaguar (Panthera onca). Sin contar que las quemas ocasionan una pérdida de hábitat que amenaza de forma directa a la supervivencia de las especies.

La Amazonía es uno de los últimos refugios de los jaguares. Getty Images.

De igual forma, los graves incendios en el Amazonas conllevan impactos sociales, económicos y de salud. Entre ellos, cabe señalar que, la generación y la dispersión de humo compromete la calidad del aire de varias regiones relativamente cercanas a los incendios y aún de ciudades lejanas, como la ciudad populosa brasileña de Sao Paulo. En Porto Velho, la capital de Rondonia, suele amanecer desde hace varios días bajo una neblina causada por las humaredas de los incendios de la región, una de las más afectadas del país. En el Hospital Infantil Cosme e Damião, el principal centro de atención de niños de hasta 12 años de la ciudad, varias familias esperan turno para ser atendidas por dolencias generadas o agravadas por la continua inhalación del humo en el ambiente, según informaciones publicadas en distintos medios.

Por otra parte, los medios de vida de pequeños productores locales y pueblos indígenas se ven amenazados por el avance de las llamas, que afecta a la Amazonia brasileña, pero también a la boliviana, donde las llamas han quemado ya más de un millón de hectáreas. Otra cuestión importante, es la fabricación de medicamentos, que puede verse muy comprometida.

Las lluvias que irrigan los cultivos en gran parte de Sudamérica dependen de la Amazonía. Foto: Getty Images.

Los fuegos en la Amazonia nos quedan lejanos. Pero lo realmente preocupante es todo lo que estos incendios amenazan, a nivel local, pero también a nivel mundial.

2 comentarios sobre “Los bosques del mundo en llamas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *