Relanzamiento nuclear

Garoña. Entrada a la central. baja

Entrada a la central nuclear de Garoña

La presente legislatura puede ser vital para el desarrollo energético del Estado Español de los años. El Gobierno español debe cumplir con los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero planteados en el llamado Acuerdo de Paris, que se deberían plasmar en la Ley de Cambio Climático, que ya se está abordando en el Congreso de Diputados.

Es posible que se prescinda de las tecnologías más contaminantes, como son las centrales térmicas de carbón -hay 25 centrales en funcionamiento en la actualidad-, la mayor emisora de emisiones de CO2. En cuanto a las centrales nucleares, no emiten CO2, aunque generan residuos radiactivos para los que no se ha encontrado hasta la fecha solución alguna. Ninguna central nuclear española ha funcionado más allá de 40 años, aunque la puerta está abierta por el Gobierno del PP.

La mayoría del Congreso ha pedido al ministro de Energía, Álvaro Nadal, que detenga el proceso de reapertura de la central nuclear de Garoña, en el norte de Burgos, que tan cerca está de Euskadi. Los dueños de la central han pedido autorización para 17 años más, después de 40 años de funcionamiento y cuatro de estar parada, y sobre la cual deberá pronunciarse el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Sigue leyendo Relanzamiento nuclear

La Red Natura y su biodiversidad en Euskadi

Martinete común baja

Martinete común en el humedal de Salburua (Vitoria-Gasteiz)

En 2017 se cumplirán 25 años de la aprobación de la Directiva europea de Hábitats, que tiene como finalidad la conservación de los ecosistemas y las especies más singulares y amenazadas de Europa. El principal logro de la Directiva, durante estas dos y media décadas, ha sido la implantación de la Red Natura 2000, que se ha convertido en el conjunto de áreas protegidas más extenso a nivel mundial. Forman parte de ella más de 26.000 espacios, lo que supone casi la quinta parte del territorio europeo.

La Red Natura 2000 tiene la finalidad de preservar la biodiversidad en el espacio de la UE, siendo obligación de los Estado miembros y en el caso del Estado español, sus comunidades autónomas, y, por tanto, Euskadi, desarrollar modelos de gestión que favorezcan su mantenimiento, siempre teniendo presentes criterios científicos, económicos, sociales y culturales. Por tanto, son posibles, y en algunos casos necesarias, las actividades humanas en estos espacios siempre y cuando sean ambientalmente sostenibles y no afecten a la integridad del lugar o a la conservación de los hábitats y especies presentes.

Bosque hayas Peñacerrada

Bosque de hayas en Peñacerrada (Alava)

La Red Natura 2000 es la apuesta europea más decidida para conservar la biodiversidad y su definición en el País Vasco ha contado con un gran proceso de participación ya que los mayores retos a los que se enfrenta la humanidad son detener la pérdida de biodiversidad y combatir el cambio climático.

Euskadi aporta a Red Natura 2000, 55 espacios, con una extensión de 1.500 kilómetros cuadrados, superando la media europea en la designación de espacios de la Red Natura, ya que el 23% del País Vasco está incluido en esa figura de protección europea, mientras que la media comunitaria es del 18%.

En Euskadi viven más de 700 especies de animales vertebrados, 1.780 invertebrados y unas 7.600 especies de plantas. De ellas, 46 especies vertebradas se encuentran amenazadas -21 en peligro de extinción-, y 125 especies de flora vascular se encuentran en situación de amenaza, con 54 especies en peligro de extinción. Algunas de las especies más relevantes en peligro de extinción son la rana meridional; águila perdicera, quebrantahuesos, milano real; cangrejo de río común; libélula; murciélago de bosque, nutria, visón europeo; lamprea; amapola violeta, geranio de roca y nenúfar blanco. El declive de muchas especies se debe al deterioro de los hábitats naturales, ya que nuestra comunidad, por sus condiciones orográficas, desarrollo industrial y modelo de población, ha pagado en algunas zonas un alto precio en la conservación del medio natural.

Milano real. Alava

Milano real en Alava

La Red Natura 2000 es clave para asegurar el suministro y mantenimiento de una amplia gama de los servicios de los ecosistemas, en los que se sustentan la prosperidad económica y el bienestar sostenible. Los espacios de la Red Natura en Euskadi constituyen un importante almacén de carbono y eficaz herramienta para mitigar los efectos del cambio climático; también regulan los recursos hídricos y proporcionan agua de calidad para el consumo humano; reducen los costes de reparación que provocan las inundaciones; preservan paisajes que son el principal activo para la recreación y el turismo de naturaleza; y contribuye decididamente al mantenimiento de la agricultura y de la ganadería tradicional vasca.

Centrándonos más en los trabajos que ha supuesto la Red Natura 2000 en la conservación de la biodiversidad en Euskadi, es importante resaltar la realización de los proyectos Life-Naturaleza para la conservación de especies de interés comunitario, entre otros, el del visón europeo y águila de Bonelli en Alava, de hábitats, como la regeneración de dunas en Urdaibai, y de espacios Natura 2000, como los de Txingudi y Aiako Harria en Gipuzkoa. Estos proyectos, que han sido los primeros en ejecutarse en nuestro País, además de su propia virtualidad para mejorar el estado de conservación de elementos naturales amenazados, han tenido también un carácter demostrativo y han permitido avanzar en las exigencias que conlleva Natura 2000 en la conservación de la biodiversidad en Euskadi.

El de los estuarios del País Vasco es otro proyecto Life-Naturaleza de importancia, que se ha desarrollado en el período 2010-2014, y que ha permitido frenar en la costa vasca el avance de la planta invasora Baccharis halimifolia, conocida popularmente como “chilca”, gracias a los tratamientos de eliminación realizados en más de 780 hectáreas de las zonas de Urdaibai, Lea, y Txingudi. Se trataron 570.000 arbustos de la especie invasora, y se arrancaron a mano más de 5 millones de plántulas lo que ha permitido mejorar ambientalmente alrededor de 300 hectáreas de hábitats de interés comunitario.

Precisamente, la Comisión Europea seleccionó en su programa LIFE la labor de erradicación de la planta invasora Baccharis halimifolia anteriormente citada, “como uno de los 13 mejores proyectos LIFE-Naturaleza de los 46 evaluados en toda Europa en 2014”.

En otro ámbito territorial y temático, está el proyecto Life+Irekibai de cara a mejorar la conectividad y los hábitats en ríos compartidos por Navarra y Gipuzkoa, y cuyo objetivo general es la mejora del estado de conservación de los hábitats y especies fluviales de interés comunitario de los espacios Natura 2000 situados en las cuencas del Bidasoa y del Leitzaran. Entre otros trabajos realizados conviene destacar la eliminación de presas y azudes, el control de especies exóticas invasoras que merman la diversidad autóctona y la restauración de hábitats degradados. Dicho proyecto comenzó en 2015 y se espera que finalice en 2020.

A parte de las razones éticas de quienes esgrimen que la biodiversidad tiene un valor intrínseco y que tenemos la obligación de velar por la conservación de toda forma de vida existen otras razones para tratar de frenar su pérdida o deterioro. La desaparición de una especie altera el equilibrio natural, pone en peligro el funcionamiento de todo el ecosistema del que forma parte y, tarde o temprano, acaba afectando a nuestra calidad de vida y a nuestra economía.

Aun cuando todavía se sabe poco sobre las funciones que desempeñan la mayoría de las especies en el funcionamiento de sus ecosistemas, sabemos que éstos son más estables y menos frágiles cuanto mayor es su diversidad biológica. Cuanto más diverso, mayor es por tanto su capacidad para autorregularse, para sobreponerse a los impactos negativos y para suministrar los servicios ambientales que son la base de nuestro bienestar. Por todo ello, usemos la razón: defendamos la biodiversidad y la naturaleza en defensa propia.

Migración de aves

Grullas en vuelo

Bando de grullas volando a la altura de Peñacerrada (Alava)

Cada año miles de millones de aves en todo el mundo realizan un viaje de ida y vuelta para asegurar su supervivencia. Las aves migratorias, viajeras por obligación, tienen unas zonas del planeta como cuarteles de cría, donde se reproducen, y otras llamadas zonas de invernada, donde migran para sus ‘vacaciones’ de invierno. El alimento es su principal motivo.

La migración de las aves es uno de los fenómenos más fascinantes de la naturaleza y por eso lleva despertando la admiración y la curiosidad del ser humano desde tiempos inmemoriales. Los collados de Navarra del Pirineo occidental es o ha sido uno de los lugares privilegiados para observar su ruta migratoria, precisamente, en los días de otoño.

Sin duda, durante mucho tiempo, ha existido la curiosidad por saber de dónde venían todas esas aves que aparecían en ciertas épocas del año y a dónde se iban cuando desaparecían. Se puede decir que no fue hasta principios del siglo XIX cuando empezaron a realizarse de manera sistemática los primeros estudios sobre la migración de las aves con el propósito de averiguar a dónde iban y de dónde venían ciertas especies. Se comenzó de la manera más simple posible: observando.

Precisamente fue una cigüeña, cazada en 1822 en Alemania, el ave que proporcionó la primera prueba material de que había estado en África, al encontrársele clavada una flecha que por sus características pertenecía a alguna de las tribus que por aquel entonces poblaban la región occidental subsahariana. Pero hasta la introducción del anillamiento a finales del siglo XIX no se pudieron establecer vínculos inequívocos entre sus lugares de origen y destino.

Esto permitió trazar con precisión las zonas de paso e invernada de muchas especies y poblaciones. Pero, las últimas tecnologías permiten hoy emplear sistemas de geolocalización y seguimiento remoto como emisores satélite-GPS, etc. Estos nuevos sistemas de marcaje aportan información mucho más detallada. Establecen la localización del ave varias veces al día durante años, por lo que permiten conocer matices como cuánto tiempo permanecen en sus áreas de cría e invernada, cuándo inician su migración, por dónde la realizan, en qué puntos paran para descansar, su velocidad de migración, etc.

Cigüelas volando

Cigüeñas en pleno vuelo

Uno de los problemas que acechan a las migraciones de aves es el cambio climático. Cada año es más evidente que el efecto de las subidas de temperaturas o el aumento de fenómenos climáticos como inundaciones y sequías están provocando la alteración de procesos naturales como la migración. Entre ellos, está, el adelantamiento en respuesta al aumento de las temperaturas, aunque podríamos citar más efectos. Un ejemplo, son las golondrinas, que cada primavera regresan antes de África -en medio siglo se han adelantado dos semanas-

También se está dando el fenómeno de que las palomas torcaces pasan menos por Navarra, aunque habrá que ver los datos de este año. Hace unos días, me preguntó un cazador navarro si sería debido al cambio climático. Preciosamente, le respondí lo que decía un artículo publicado en este mismo diario hace un año por el catedrático de Zoología, Pancho Purroy, en el que afirmaba que se estaba dando un cambio en la migración de las palomas torcaces durante su viaje otoñal a invernar en las dehesas de España y Portugal. “Si antaño -escribía Pancho Purroy, las palomeras de Navarra eran las más frecuentadas, hoy asistimos a una creciente migración por la línea de costa, entre Fuenterrabía y Urrugne. Y eso se debe a la presión cinegética”.

IMG_3537 Paloma torcaz

Paloma torcaz

Me he acordado de un estudio muy interesante que recientemente han realizado un grupo internacional de expertos en aves, publicado en la prestigiosa revista Nature Neuroscience Reviews, en el que han llegado a la conclusión de que “el cerebro de las aves es tan complejo, flexible y creativo como el de cualquier mamífero, y que son muy inteligentes”. Es decir, el que sean muy inteligentes y listas puede explicar que prefieran esquivar los puestos de tiro del Pirineo navarro.

Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra. 24.10.16

Fiscalidad sobre residuos

restos de comida

Recogida de la fracción orgánica de residuos domésticos, para su posterior comportaje

“Una Europa que utilice eficazmente los recursos” es una de las siete iniciativas emblemáticas que forman parte de la Estrategia Europa 2020 que pretende generar un desarrollo inteligente, sostenible e integrador. Actualmente es la principal estrategia de Europa para generar empleo, con el respaldo del Parlamento Europeo y el Consejo Europeo.

Esta iniciativa ofrece un marco de medidas a largo plazo y, de manera coherente, otras a medio plazo entre las cuales ya está identificada una estrategia a convertir la UE en una “economía circular” basada en una sociedad del reciclado a fin de reducir la producción de residuos y utilizarlos como recursos.

La economía circular es un concepto que se incluye en el marco del desarrollo sostenible y cuyo objetivo es la producción de bienes y servicios al tiempo que se reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía. Se trata de implementar una nueva economía, circular -no lineal-, basada en el principio de “cerrar el ciclo de vida” de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía. Sigue leyendo Fiscalidad sobre residuos

Nuevo paradigma frente al cambio climático

térmicas,bajaLa producción energética a través de los combustibles fósiles es uno de los sectores que más contribuyen al cambio climático. Foto de una térmica.

Todo el mundo habla hoy en día sobre el cambio climático, y el interés social ha crecido enormemente. Como botón de prueba de la importancia de este problema está el dato de que el 72% de la sociedad vasca considera que el cambio climático es el segundo problema medioambiental más importante, por detrás de la contaminación del aire, según un estudio de Prospección Sociológica del Gobierno Vasco.

Hay una casi práctica unanimidad en que el fenómeno del cambio climático es un hecho en marcha y que la mano del ser humano está teniendo una incidencia sensible en su desarrollo. La pregunta no es si existe o no un proceso de cambio climático, sino cuál es la definición del combate para entrar en un nuevo proceso de ralentización.

Es evidente que estamos en un proceso de cambio climático pero es evidente, también, que existe margen para combatirlo. No es bueno trasmitir la idea de que esto ya no hay quién lo pare. En definitiva, el cambio climático existe, y por lo tanto no es preciso inventarlo para justificar medidas de prevención de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Sigue leyendo Nuevo paradigma frente al cambio climático