Cambio climático y aves migratorias

2 golondrinas en un cable baja

Golondrinas en Espejo, Ayuntamiento de Valdegobia (Alava).

Van llegando las aves migratorias cumpliendo con un fenómeno ancestral. Así, millones de aves en todo el mundo realizan un viaje de los llamados cuarteles de invierno, en el sur, en África, donde permanecen por disponer de un clima más benigno en la estación más fría del año a otras zonas donde se reproducen. Ahora, en Euskadi, ya están entre nosotros las golondrinas, la abubilla, el colirrojo tizón, el vencejo, el pardillo común, etcétera. Y más adentrada la primavera llegarán otras aves, entre ellas, el abejaruco, tan bonito por sus colores, al que tanto le gusta la miel, pero que no es ningún problema para nuestras abejas y colmenas, cuyos enemigos principales son el cambio climático, los plaguicidas y la avispa asiática. Una excepción a esta regla la marca la cigüeña, especie en la que, desde los años 80, si se ha observado un adelanto de un mes en su llegada. Ya no llega el día 3 de febrero, San Blas, sino en enero, o incluso diciembre. Además, desde mediados de los años 80 se viene detectando un número mayor cada vez mayor de cigüeñas que pasan todo el invierno en distintas zonas de la península Ibérica, entre ellas en el País Vasco, y donde encuentran una fuente continua e inagotable de alimento en algunos de nuestros vertederos.

Pero, de hecho, las cosas están cambiando, y rápidamente. Los científicos están constatando variaciones sensibles en la fenología -la ciencia que estudia la relación entre los ciclos biológicos de los seres vivos y los factores climáticos- de muchas especies migratorias. Detrás de esas alteraciones se encuentra el cambio climático -el aumento de la temperatura en el año 2016 ha sido de 1,20º C respecto a la existente en los tiempos preindustriales (1880)-, particularmente sensible en la península Ibérica. Es un fenómeno de amplia repercusión, pues afecta a la distribución y la fenología de las especies, y condiciona, asimismo, la composición y la extensión de los hábitats y el funcionamiento de los ecosistemas.

Sigue leyendo Cambio climático y aves migratorias

Erle-txoria/Erlejalea. Abejaruco europeo. Pasión por las abejas

Abejaruco europeo

Abejaruco europeo. Merops apiaster. Erle-txoria/Erlejalea.
Lomas de Campos (Palencia). 09.04.17.

El abejaruco europeo es una las aves más llamativas, por sus colores. Tal y como su nombre indica, se trata de un especialista en el consumo de abejas, aunque también se alimenta de otros insectos voladores. No obstante, como alguna vez oído, sin ninguna base, no es, ni 17904118_1905364269741651_7087905279895881065_nmucho menos, un peligro para las abejas y las colmenas. Como se deduce de diversos estudios realizados, el efecto de la predación del abejaruco europeo sobre los colmenares parece insignificante.

Uno de estos estudios es “Consumo de abejas de miel por el abejaruco europeo (Merops apiaster) en la Región de Murcia (SE de España)”. Autores: Pablo Farinós, Victor Zapata, Vicente Martínez y Paco Robledano. Publicado en la revista Journal of Apicultural Research. 2016. Consumption of honey bees by Merops apiaster Linnaeus, 1758 (Aves: Meropidae) in Mediterranean semiarid landscapes: a threat to beekeeping? Journal of Apicultural Research. doi:10.1080/00218839.2016.1195630

 

Ánsar común, el mayor de los gansos europeos

Ansares con sus crias. Salburua. 11.04.17. baja

Una pareja de ánsares comunes con sus crías, en la primavera de 2017, en el humedal de Salburua (Vitoria-Gasteiz).

Es el mayor de los gansos europeos y esta especie es el ancestro silvestre de las ocas domésticas de Europa. Resulta bastante abundante en el País Vasco durante el invierno. En esta época, los cielos de diversos ecosistemas acuáticos, como el humedal de Salburua, se ven surcados por geométricas escuadras de estas vocingleras y grandes aves, las cuales llegan a Euskadi y a otros lugares de la península Ibérica tras un viaje de miles de kilómetros, huyendo de las bajísimas temperaturas que asolan sus áreas de cría en el norte de Europa.

Emite un graznido metálico seguido por notas nasales y gangosas, similar al reclamo del ganso doméstico.

El ánsar común es una especie muy habitual en Álava durante sus migraciones, pero muy rara como reproductora, aunque ha establecido un punto reproductor en Salburua, además de otro lugar de cría que tiene desde 2013 en el embalse de Ullibarri Gamboa. Se trata de un ave muy escasa como nidificante a escala ibérica.

En una de las fotos, se ve a una pareja de ánsares comunes con sus crías en la primavera de 2017, concretamente el 11 de abril de 2017, en el humedal de Salburua (Vitoria-Gasteiz).

Ansares comunes. Salburua. bajaÁnsar común. Ánsar anser. Antzara hankagorrizta.

 

 


Somormujo Lavanco, un excelente buceador

Somormujo lavanco. Salburua. 4 baja

Pareja de Somormujo Lavanco en el humedal de Salburua, Vitoria-Gasteiz

El Somormujo Lavanco es fácilmente distinguible por su largo cuello, y es el mayor integrante de la familia de los zampullines y somormujos en la península Ibérica. El somormujo lavanco es un magnifico buceador, pero fuera del agua es torpe y pesado. Una vez escogido un territorio las ceremonias continúan y son aún más intensas si hay cerca otros somormujos o si un intruso penetra en la zona.

El Somormujo Lavanco ha sido víctima del ser humano que lo perseguía por su bello plumaje y para proteger los alevines de las piscifactorías; pero las modas pasan y actualmente este somormujo, menos buscado, es bastante común. A esto último ha contribuido además la proliferación de los embalses, que le han brindado nuevas zonas muy resguardadas en las que descansar.

En Álava los podemos encontrar en cualquiera de las masas de agua existentes, pudiéndose observar fácilmente en el humedal de Salburua, en donde están sacadas estas fotos.

Somormujo lavanco. Podiceps cristatus. Murgil handia. Humedal de Salburua. 09.04.17.

Somormujo 3. Salburua baja

Cisne vulgar: Elegancia y belleza

Cisne 1 La Grajera. Logroño

Pareja de cisnes en el Parque de La Grajera, a 5 km de Logroño

Inconfundible por su enorme tamaño, su blanco plumaje y su largo cuello, y su belleza y elegancia. El cisne vulgar es un visitante ocasional de las zonas costeras del norte peninsular. Además de estos escasos viajeros, procedentes del centro y norte de Europa, en la península Ibérica existen algunos pequeños núcleos reproductores de aves semisalvajes procedentes de las numerosas introducciones de la especie que se han llevado a cabo en parques y jardines.

La popularidad de este cisne ha sido tal que es un poco difícil diferenciar entre las poblaciones salvajes, introducidas y escapadas. Las fotos están sacadas en el Parque de La Grajera, a 5 km de Logroño (La Rioja).

Se trata de un embalse, que está unido a través de la Vía Verde que se integra en la ruta del Camino de Santiago. El embalse de La Grajera se construyó en 1883, sobre lo que probablemente sería una pequeña laguna para almacenar agua del río Iregua con la que regar las huertas que se encontraban al sur de la ciudad. La Grajera es una de las pocas zonas húmedas que existen en La Rioja. Es el hábitat de numerosos animales y plantas y se ha convertido en una zona de respeto a la Naturaleza en la que disfrutar de actividades, ocio y educación ambiental.

Cisne 2. La Grajera. LogroñoCisne vulgar. Cygnus olor. Beltxarga.

Cisne vulgar 3. Parque La Grajera.Logroño. Enero

«Por San Blas, la cigüeña verás en el vertedero»

image010

Cigüeñas en un vertedero del País Vasco

Ya pasó el 3 de febrero, fecha en la que el refranero dice que “Por San Blas, la cigüeña verás». Pero eran otros tiempos. Cada vez son más las cigüeñas blancas que permanecen todo el año en la península Ibérica, sobre todo por el fácil acceso a comida en los vertederos. En las fotos que publico, que son de un vertedero situado en el País Vasco, se pueden ver a muchas cigüeñas. Ahora se podría decir: “Por San Blas, la cigüeña en el vertedero verás”. Este hecho, que ha permitido la recuperación de la especie, puede tener otra cara: los elementos tóxicos de la basura inciden en la salud de las aves. No es la única intervención del ser humano sobre la especie. A través de todo tipo de dispositivos, se trata de impedir la llegada y nidificación de las aves en los tejados, un gesto que puede llegar a ser delito. La cigüeña blanca, una especie protegida, forma parte de nuestro patrimonio natural que debe y merece convivir con el patrimonio histórico.

Fotos sacadas en el Humedal de Saburua y en un vertedero del País Vasco el 7 de febrero de 2017.

Cigúeñas copulando baja

Cigüeñas copulando. 

Cigüeña blanca. Ciconia ciconia. Amiamoko zuria.