El gorrión desaparece: ¿Por qué?

Pocas aves representan tan bien la convivencia entre seres humanos y aves silvestres como el gorrión común. De hecho, es especialmente dependiente del ser humano. Tanto, que es difícil verlo en aquellos lugares donde no existen pueblos y está ausente en las zonas donde falta la actividad humana. Por eso, si escasea en lugares donde debía estar presente -como es el caso de pueblos y ciudades- las alarmas saltan. Puede que su ausencia indique que algo va mal.

Cuando se habla de especies en peligro de extinción en nuestro entorno se tiene a pensar en el urogallo, el lince ibérico, el oso pardo o el águila imperial. Pero esta lista roja ha incorporado de alguna forma a los gorriones, aves que conviven con nosotros en los núcleos urbanos pero que sufren un descenso generalizado.

La especie peligra. Se calcula que entre 1980 y 2014, un 63% de estas aves ha desaparecido en Europa. En ciudades como Londres ya es difícil verlos por las calles. En el Estado Español, según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), en los últimos 18 años se acumula una caída del 15%, lo que supone 25 millones de gorriones menos.

¿Qué está pasando? Según el Área de Seguimiento de la Avifauna de SEO/BirlLife, las causas del declive de la más conocida y familiar de las aves paseriformes, son muy diversas. Así, una amenaza importante, si no la principal, es la limpieza de ciudades, parques y jardines, donde los gorriones se alimentaban de los desperdicios humanos, unida a una mayor competencia por el escaso alimento, fruto de la llegada de especies foráneas, como la cotorra argentina, o el aumento de la población de palomas y urracas.

Otra de las causas del declive del gorrión es la tala de árboles viejos donde estos pájaros construyen preferentemente sus nidos, o las construcciones modernas, de cemento o cristal, que no favorecen la nidificación.

También está el uso de insecticidas, que les priva del principal sustento de sus crías, los insectos, o los pesticidas, que acaban con las malas hierbas, donde los gorriones encontraban antes saltamontes y coleópteros.

Otro problema es la creciente población de gatos callejeros, el principal depredador del gorrión, como una de las mayores amenazas de esta especie, o el proceso de despoblación rural, que ha mermado su población en estas zonas hasta en un 14 por ciento en la última década, unos 150.000 ejemplares.

En todo el territorio español, aunque es el ave más numerosa y la única que supera a la población humana, con 150 millones de ejemplares contabilizados en 1996, hoy, la población habría descendido en un 10 por ciento.

Desde la SEO/BirdLife, ante esta situación, se reclama «soluciones globales para un problema global» y aseguran que «el manejo de los núcleos urbanos se puede mejorar incrementando los jardines, respetando los puntos de nidificación o instalando puntos de alimentación suplementaria.

En el Estado Español el gorrión se distribuye por todo el territorio peninsular, Baleares, Ceuta Melilla y la Isla de Gran Canaria, que ha colonizado recientemente, con toda seguridad a bordo de barcos.

Existen hasta cinco especies: el gorrión alpino, que cría en alta montaña; el gorrión moruno, que lo hace en Extremadura y Andalucía, aunque ha llegado a Madrid; el gorrión chillón, más escaso y habitante de medios forestales y roquedos; el común, ligado a las ciudades, y el molinero, presente en núcleos rurales.

Gorrión común. Passer domesticus. Etxe-txolarre

Las fotos corresponden al gorrión común y están sacadas en Cervera de Pisuerga (Palencia). 03.06.17

De interés. Artículo de Juan Millás titulado “¿Por qué agoniza el gorrión?” publicado en “El País Semanal”. 07.04.2017.

¿Por qué agoniza el gorrión?