Intoxicaciones con setas; «annus horribilis»

Hoy pensaba escribir sobre «gastronomí­a micológica» pero después de las últimas noticias sobre intoxicaciones  he decidido cambiar de tema.

Este parece el año de la Amanita phalloides. Por lo que he podido comprobar no ha proliferado tanto como otros años pero, quizás por la crisis, esta habiendo más intoxicaciones que ningún año anterior (por lo menos los últimos que yo recuerdo).

Me ha llegado la noticia por medio de Micolist (una lista de correo de micología) que se han intoxicado 4 personas en Ciudad Real, un matrimonio, un hijo y un hermano de la mujer, el marido de 77 años ha fallecido. También han ingresado en el hospital Vall d’Hebron de Barcelona 4 personas intoxicadas por amatoxinas (probablemente Amanita phalloides), una de ellas en la UCI.

Otra noticia de hoy relacionada con el tema es la siguiente:

La Conselleria de Sanidad valenciana ha remitido a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición una alerta que afecta a una partida de setas para consumo humano y que pueden estar siendo distribuidas por todo el territorio nacional, ya que el productor se encuentra en Zamora. Esta alerta se produce después de que los servicios sanitarios valencianos detectaran 19 casos de personas con vómitos, diarreas y dolor abdominalque habían participado el 29 de octubre en unas jornadas gastronómicas en Alcácer (Valencia), según indicó hoy el conseller de Sanidad, Manuel Cervera. Estas personas, queno necesitaron hospitalización, «evolucionan favorablemente», según indicó Cervera, quien señaló que en los próximos días «se irán resolviendo los casos clínicos». La Conselleria de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha procedido ya a la inmovilización de las setas, que provienen de un establecimiento productor en Zamora, por lo que pueden estar siendo distribuidas también en otras comunidades autónomas. Este producto ya no está a la venta en la Comunitat Valenciana, informaron fuentes de la conselleria. El establecimiento productor de Zamora ha desmentido que sean ellos diciendo que es imposible la confusión de las setas que comercializan con setas silvestres tóxicas. Estaremos atentos a nuevas noticias sobre este tema. Es posible que hayan consumido setas en mal estado y no tóxicas que es diferente, esto lo pienso por no haber necesitado hospitalización.

Sobre la comercialización de setas quiero apuntar lo siguiente:

Estoy, naturalmente, a favor de la comercialización de setas cultivadas con el control por parte de Sanidad como corresponde a un alimento perecedero pero totalmente en contra de la comercialización de setas silvestres a menos que haya un control exhaustivo de lo que se vende, que sea por conducto legal y por personas capacitadas para determinarlas. En este capítulo de setas silvestres creo que estamos en mantillas. Conozco un poco como funciona este tema en Suiza por medio de unos amigos micólogos de ese país y allí existen unos «controladores» que no son otra cosa que personas que pasan anualmente unos exámenes bastante rígidos de determinación de setas aparte de otras muchas cosas que exige la reglamentación suiza. De esta forma todas las setas silvestres que se pueden comercializar (en Suiza son alrededor del centenar de especies) pasan por un controlador que mira que tengan el tamaño apropiado, que estén en buenas condiciones y que sean una de las especies autorizadas para venderse al público.

Comparemos un poco con lo que ocurre aquí:

En España en cualquier bar de carretera podemos ver en la carta platos de setas silvestres (en la época apropiada). Si alguien ha pedido alguna vez un revuelto de perretxikos (Calocybe gambosa), muy cotizada en el País Vasco, habrá podido comprobar que no hace falta partir las setas, tienen tal tamaño que están enteras en el revuelto. Es vergonzoso que se cojan setas de ese tamaño, dentro de pocos años, si se siguen cogiendo así, nos quedaremos sin esa especie porque no les dejaremos soltar esporas para formar nuevos setales. Resumiendo, el día que haya una intoxicación grave en un restaurante los políticos se echarán las manos a la cabeza diciendo que como es posible que se haya permitido eso y entonces harán algo rápido y mal hecho, de cara a la galería.  

Uno de los problemas de esto es que mientras los restaurantes compren esas «setatxikis» el que las vende las seguirá cogiendo, con lo cual urge que haya una reglamentación en ese sentido y sobre todo regular los tamaños de las setas comercializables.

Tened cuidado en estas fechas con las setas que coméis, si no conocéis perfectamente la especie dejadla en el monte.

Os dejo unas fotos de hoy, unos Tricholoma portentosun «capuchina» y una vista de este hermoso paisaje de otoño.

Foto: Tricholoma portentosum

Otoño 2010

Publicado por

Plácido

Soy Plácido Iglesias, aficionado a la micología desde hace 40 años, actualmente vicepresidente de la Asociación Micológica Errotari de Durango. Tengo publicados 2 libros de Setas del Parque Natural de Urkiola y uno de Setas del Parque Natural de Valderejo editados por la Diputación Foral de Bizkaia y de Alava respectivamente, también soy coautor con compañeros de Errotari de 6 libros de Setas del Duranguesado y uno de "Euskal Herriko Perretxikoak" "Setas del País Vasco" editado por el grupo El Correo en el año 2016. Mi intención con este blog es la de acercar la micología al aficionado, intentar educar en las buenas costumbres y en el respeto a la Naturaleza y a la vez sacar temas de actualidad relacionado con el mundo de los hongos y discutirlos. Se admiten todo tipo de preguntas sobre micología e intentaré contestar a todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *