Iniciativas a pares

Últimamente, al PNV le salen las iniciativas a pares. En el acto del Alderdi Eguna Íñigo Urkullu se refirió a la iniciativa ADOS. En el marco de esa iniciativa enunció los cuatro principios en que se fundamenta el ideario jeltzale en este periodo: exigencia a ETA del abandono definitivo de la violencia y de cualquier pretensión de tutela, compromiso con la pluralidad y su representación política, diálogo entre partidos para concertar un nuevo estatus político para Euskadi y respeto a las decisiones de la sociedad vasca Hice alusión a esta iniciativa [Enlace roto.]).

Hoy, Joseba Egibar ha presentado otra iniciativa mediante [Enlace roto.] publicado en los diarios vascos. Esta lleva por nombre “Batu gaitezen” y es, en palabras del burukide guipuzcoano, una propuesta de compromisos. Uno es el “compromiso claro con la paz y el rechazo del uso de la violencia”. El segundo compromiso se refiere a la “apuesta por el progreso y por una Euskadi solidaria y justa”. Y el tercero alude al “reconocimiento de la existencia del Pueblo Vasco y de su derecho a decidir libre y democráticamente su propio futuro”.

Literatura al margen, los enunciados de las dos iniciativas no me han parecido demasiado diferentes, la verdad. Si uno se adentra en el texto de Egibar encuentra alusiones a la ley de partidos y otras cuestiones que, de una forma o de otra, están recogidas en los ejes principales de ADOS. Y aunque hay algún elemento que chirría, como la equiparación entre la violencia de estado y la de ETA, el texto se acomoda bastante al discurso que ha mantenido el PNV durante los últimos años.

Pero precisamente por eso, no se entiende bien cuál es el objetivo real de la iniciativa. Salvo que la clave de todo esté en el nombre que se le ha dado, “unámonos”, denominación acorde con la frase con que empieza el artículo: “Entre todos podemos alcanzar los escenarios y objetivos colectivos que nos propongamos”. ¿De qué unidad se habla? ¿Quiénes son esos “todos” a los que se alude? ¿Todos todos o algunos todos? Quizás el acto celebrado en el Teatro Victoria Eugenia ha servido para aclarar estos extremos; no lo sé. Pero la lectura del artículo me ha dejado una sensación de confusión, de barullo. Aunque seguramente es un problema mío, de mi incapacidad para entender ciertas cosas.

9 comentarios sobre “Iniciativas a pares”

  1. Lotsagarria da azkenaldian daukazun jarrera. Eta bazoaz orain eta honako hau idazten duzu «Y aunque hay algún elemento que chirría, como la equiparación entre la violencia de estado y la de ETA,». Galdera oso erraza (kontutan izanda biolentzia gaitzetsi b eharreko aktitude bat dela), zeinek burutzen du delitu gehiago, Ilegala den talde batek ala Estatu «demakratiko» bateko indar polizial eta militarrak?
    Azkenean idazten ari zaren artikuluek mesede gehiago egiten diote euskal herritarrak ez garenoi, nor bera nahiko nagusitxoa da egiten duenaren arduradun izateko.
    Todos todos o algunos todos: Egoera politikoari irtenbidea bilatu nahi dutenak, baudelako egon orainarte bezala bizitzen jarraitu nahi dutenak; akaso zuk ere orainarte bezala jarraitu nahi al duzu?

    1. Hala izango da, Jon, lotsagarria, baina zergatik izango da ez naizela batere lotsatzen. Ze gauzak! Begira, ez naiz egiaren jabe; baina ez dut onartzen besteak egiaren jabe izatea. Bakoitzak bere iritziak ditu; zuk zureak eta nik nireak, eta biak dira errespetagarriak. Nondik atera duzu adierazten duzun nagusitasun moral hori? Zergatik da nire jarrera zurea baino lotsagarriagoa?
      Ilegala den talde batek indarkeria erabiltzen duenean ilegalitate bat egiten du, delitu bat. Estatuek, gureak barne, indarkeriaren monopolioa dute eta, printzipioz, zilegia da indarkeria erabiltzea. Baina batzutan ez; arrazoia duzu hor. Hori gertatzen denean, alegia estatuak ilegalki jokatzen duenean, estatua da delitua egiten duena. Hori gertatu da behin baino gehiagotan; hala da hori. Eta gertatzen denean alderdi politikoek, prentsak eta herritarrok ere, salatu behar dugu eta ahal bada, epaitegietara eraman. Hori ere inoiz gertatu da. Batzutan (edo askotan) ez da gauza handirik lortzen. Hori egia da. Baina horrek ez du esan nahi estatuak indarkeria erabiltzeko eskubiderik ez duenik. Hemen, Britainia Handian, Cuban eta Pernanbukon. Horregatik ezin daitezke parean ipini. Estatua ez da izaki etereo bat. Estatua da herritarron borandatearen eragilea. Guk aukeratu ditugu gure agintariak. Gure izenean gobernatzen dute, gustatu zein ez. Horregatik ez da gauza bera. Eusko Jaurlaritza, Barne Saila eta abar, estatu dira. Hori ere ez da ahaztu behar.
      Euskal herritar ez direnei eta euskal herritarren alde ez daudenei mesede egiten diena ez da nik idazten dudana edo esaten dudana. Hori ez dut onartzen. ETA eta ETAri babesa ematen diotenak dira gure arerioei mesede egiten dietenak. Eurak dira aitxakia. Eurak dira erabiltzen duten arrazoia.
      Nik ez dut orain arte bezala jarraitu nahi. Baina onartu beharko litzateke aukera desberdinak egon daitezkeela eta aukera desberdinak egonik, inork ez du etorkizuna ikusteko gaitasunik. Hortaz, nola dakizu nire aukera ez dela hobea beste egoera batera heltzeko. Zergatik «Batu gaitezen» bezalako ekimenak hobe dira bestelako jarrerak edo ekimenak baino?
      Ez Jon. Gauzak ez dira hain sinpleak. Boluntarismoak ez du inoiz ezer konponduko.
      OHARRA: Era honetako elkarrizketak ezin daitezke amitezin bilakatu; beraz, ez du uste beste erantzunik emango dudanik.

  2. Si te fijas, Juan Ignacio, muchas críticas que se hacen al pensamiento libre surgen de una impositiva lealtad originaria a no se sabe qué. Y un nacionalismo verdaderamente democrático debería sacudirse ese lastre horrible: que si decimos esto o decimos lo otro somos más o menos traidores a no se sabe qué, y nos convertimos en aliados objetivos o favorecedores de tampoco se sabe qué.
    Lamento decirlo de este modo, pero muchos individuos no detestan que tú disientas de ellos. Sencillamente detestan el pensamiento. Viven de la lealtad emocional, no de la reflexión. Sus presuntas ideas políticas no surgen de la reflexión, sino de la fe. Y en cuanto a Egibar, en general creo que se merece estar en un pupitre de secundaria, al ladito de Patxi López. Ambos tomando apuntes.

  3. No puedo estar más de acuerdo con el autor y con Pedro. Somos muchos los que tenemos la manía de pensar por nuestra cuenta y que casi nos hemos acostumbrado a tener que pedir perdón por discrepar de manadas de energúmenos cuyo único mérito es gritar más fuerte que otros las consignas del jefecillo de turno. Ya vale!! Todas las ideas son respetables, sí, pero algunas están mejor argumentadas que otras, eh??? Y sólo por ahí, por la razón y la racionalidad, por el tratar de convencer al otro se puede avanzar en algo de eso que muchos llaman «construcción nacional». Claro que construir, en el fútbol y en política, es mucho más difícil que destruir.

  4. Pedro: Sí, creo que el nacionalismo, o algunos nacionalistas al menos, necesitan una desacralización.
    Igor: Hace años dejé de pedir perdón, pero es cierto, algunos querrían que lo hiciésemos, o mejor aun, que nos callásemos.
    SBienvenidos a este txoko.

  5. claro que no es comparable la violencia de ETA a la del Estado, al menos en los dos supuestos siguientes:

    -cuando el Estado ejerce el monopolio legítimo de la violencia. Nada que ver con el terrorismo de ETA, por supuesto.

    -cuando el Estado utiliza esta violencia de forma ilegítima, saltándose su propia legalidad. Mucho peor que ETA en este caso, pues ETA al fin y al cabo es el negocio particular de cuatro iluminados, mientras que el Estado somos todos y contribuimos con nuestros impuestos. Yo no quiero que mis impuestos se salten las leyes. Para mí la noticia sigue siendo que muerda el hombre, no el perro.

    1. Estoy muy de acuerdo, sí señor. Y no es sólo que se puedan utilizar nuestros impuestos para delinquir, es que, si se hace, se hace en nuestro nombre. Lo que ocurre es que así como la guerra sucia, la tortura, etc, son ejemplos claros de violencia ilegítima, hay gente que extiende ese carácter a otras actuaciones del estado. Y eso no es de recibo. Pero sí, has marcado muy bien la distinción. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *