El mundo está mal

Acertaba de pleno mi vecino Javier Vizcaíno cuando anunciaba en la columna de al lado que un tal Pérez podría acudir a discutir sus argumentos cargado de tablas. Y a eso vengo, sí, a discutir argumentos, aunque no con tablas; esta vez voy a utilizar figuras, porque en las figuras las cosas se ven con más claridad.

El mundo está mal; eso es seguro. De entrada, hay mil millones de seres humanos que pasan hambre (hace año y medio escribí [Enlace roto.] sobre ello); demasiadas personas hambrientas, qué duda cabe. Falta el agua potable; algunas epidemias (malaria, tuberculosis, sida, y otras) acaban con las vidas de millones de personas cada año; hay miseria y explotación; y algunas zonas del planeta están severamente contaminadas. Esta es una realidad ante la que no debemos cerrar los ojos.

Pero ¿estamos mejor o peor que hace diez, cincuenta o cien años? Y la respuesta, sin asomo de duda, es que estamos mejor. Cada año que pasa hay más personas bien alimentadas (aunque en ciertos momentos el número de hambrientos pueda crecer de forma transitoria); cada vez más seres humanos tienen acceso al agua potable; cada vez hay mejores medios para controlar ahora y erradicar más tarde las enfermedades que más gente joven mata en el mundo; la miseria desciende a ojos vistas: países enteros ven cómo crecen sus clases medias y hasta en África subsahariana se están produciendo mejoras significativas; la explotación pierde terreno: hasta en China las autoridades comunistas saben que no pueden prolongar de modo indefinido la situación a que someten los “burócratas emprendedores” a millones de chinos con la complicidad del comité central de su partido; y nunca se ha contado con tecnologías tan eficaces para evitar y, en su caso, eliminar la contaminación.

Hay datos de sobra que avalan esas afirmaciones. Y con esto no digo que el futuro vaya a ser de color de rosa. Todavía no sabemos cuánto crecimiento poblacional puede asumir el planeta. Y tampoco sabemos, y esto es muy importante, si los países ricos van a seguir abriendo sus mercados a los países pobres. Tampoco sabemos si se seguirán consolidando en el mundo los regímenes democráticos que son la llave del progreso y la igualdad de oportunidades. Hay algunos síntomas preocupantes, como la involución que protagonizan países como Irán, pero en general, a trancas y barrancas, se avanza.

Pero como dice mi amigo Pedro en feisbuk, ante las cuestiones de fe no se puede luchar. En todo caso, y para no defraudar las expectativas de mi vecino Javier, tablas no, pero imágenes, las que hagan falta. Adjunto link a Gapminder World, donde se pueden seleccionar variables de desarrollo, educación, pobreza, salud, etc… y pinchando en la tecla que representa el “play”, se puede observar cómo ha cambiado el mundo (y muchos de sus países) desde hace más de un siglo. Recomiendo una gráfica en la que se seleccione en el eje vertical la esperanza de vida y en el horizontal el PIB per capita. Sí, las desigualdades han aumentado porque hay paises que se han quedado atrás, pero hasta en esos ha subido la esperanza de vida de manera espectacular a lo largo del siglo pasado; y ese indicador es, seguramente, el que mejor sintetiza las condiciones de vida.

Lo dicho, el mundo está mal, pero está menos mal que antes.

15 comentarios sobre “El mundo está mal”

  1. Salud, Mister Pérez!
    Si yo no ponía en duda la certeza de esas tablas. De hecho, más de una vez he utilizado tu propia argumentación -citándote- ante los superapocalípticos.
    En mi caso, no es una cuestión de fe lo que digo. De hecho, me reía un poco de esas posturas cuando decía que es muy tranquilizador tener un chivo expiatorio.
    Como confesaba en Facebook, me ha salido una columna un tanto fallida, pues yo quería apuntar también la complicidad de determinados solidarios para los que los pobres son su tesoro y su juguete. Gracias a ellos van de angelicales y, más allá de eso, sacan pasta a su costa y cultivan el ego cosa fina.

    En cualquier caso, gracias por esta respuesta y por los datos que aportas.
    I’m your fan. Un fuerte abrazo, vecino

    Javi V

    1. Salud Javier
      Una segunda lectura de la columna, tras aludir a tu intención original, me ha permitido ver a qué te referías. En una primera lectura confieso que no la he entendido. Lo que pasa es que el tema me puede, y una invitación tuya a desembarcar con armas (dialécticas) y bagajes (tablas) era demasiado como para quedarme callado. Como un toro, he entrado como un toro.
      Gracias a tí por tu comentario amable. Un abrazo fuerte para tí también.

  2. Vaya, vaya, ya tenemos la eterna discusión sobre Apocalípticos e Integrados, sobre los que piensan que el mundo es una porquería y los que dicen vivir en el mejor de los mundos posibles.

    Y vemos y leemos cómo dos lumbreras están de acuerdo en que no estamos tan mal como parece, con un planeta maltratado, un calentamiento global galopante, una superpoblación mal llevada que ocasiona mil problemas medioambientales y por último, con un ser humano, así, en genérico, que cree que puede solucionar todos los problemas con su poderoso cerebro.

    Por favor, a mí apúntenme a los apocalípticos “moderados” porque nunca te he entendido esa afirmación “el mundo está mal, pero está menos mal que antes” ¿Que antes que qué? ¿Antes del capitalismo? ¿Antes de las guerras que han asolado el planeta? Ah, no, es antes en el sentido del tiempo, claro, porque ahora aporreo un teclado y hace 60.000 años igual aporreaba cráneos de neandertal para comer su cerebro. Es más, el mundo está mejor porque vivimos más, somos más, y aspiramos a lo más aunque no dejemos planeta para nuestros biznietos que vivirán más y serán más. Hasta el infinito… y más allá.

    1. Mikel ¿Has leido lo que hemos escrito o te has lanzado directamente tumba abierta? Lo primero que he dicho es que el mundo está mal, porque tiene muchos problemas. No he dicho que vivamos en el mejor de los mundos posibles porque esos problemas a los que aludo son reales (tú y yo sí vivimos en el mejor de los mundos posibles, claro). La diferencia entre los agoreros y los que nos limitamos a contrastar nuestras ideas con los datos es que los agoreros no necesitais datos, porque vuestra opinión es previa e inmutable.
      La humanidad está mejor que hace 10 años, mejor que hace 100 años y mejor que hace 1000 años. En conjunto vivimos más y mejor. Tú no te cambiarías por ningún personaje de épocas anteriores, entre otras cosas porque tu calidad de vida sería peor. Y eso mismo puede decir la mayoría de, -no todos- los seres humanos. Cada vez hay menos guerras y menos muertos en las guerras. Y lo de dejar o no planeta para los biznietos, es otra cosa: Malthus no acertó, y yo no creo que vaya a acertar. Entre otras cosas porque cada vez el número de seres humanos crece más lentamente y porque empezará a disminuir antes de lo previsto. Pero claro, para poder aceptar que la realidad no es tan negra como la ven algunos, lo primero que hay que hacer es quitarse las gafas de madera.

  3. He leído y por ello comento. De acuerdo contigo en lo de que vivimos más y mejor pero no en que la calidad de vida resida en ello. Evidentemente yo no me cambiaría por nadie de la Edad Media, ni siquiera por las circunstancias que vivió mi aita no hace demasiado ya que nació en 1936, pero eso no obsta para que sea crítico con afirmaciones que parecen demasiado benevolentes con las circunstancias actuales. Que haya medios para eliminar la contaminación no significa que se usen y sólo hay que ver los inmensos vertederos que hay en las ciudades de la mayor fábrica del mundo, China. En esta huida hacia delante parece que que haya cada vez más clase media es una ventaja a nivel de especie (y lo es), y yo no sé que gafas usarás tú, pero una fenomenal desventaja para el planeta. Sólo imagínate que los 2600 millones de indios y chinos quisieran y pudieran tener un cochecito, en cuanto sean clase media, noski! Acabáramos.

    La realidad yo no la veo negra del todo, es cierto, pero así como no quisiera vivir las circunstancias de los años 40, 50 y 60 del siglo pasado, las de mi aita, no sé si querría vivir las de 2150. Somos monitos ingeniosos pero de momento no sabemos qué hacer con las basuras (las radioactivas tampoco), ni cómo repartir la riqueza con un 25%, el nuestro, viviendo de vicio, y un 75% sin poder llegar a ser “clase media”, pobrecicos. Cualquier atisbo de optimismo me parece jugar con las estadísticas y sé que no tengo la varita mágica, pero al menos mi análisis no es un dechado de optimismo de occidental al uso.

    Por cierto, en eso de que algunos tenemos una opinión previa e inmutable, igual te lo han dicho mucho a tí en otras épocas, porque yo siempre estoy dispuesto a cambiar de opinión, y de hecho lo hago a menudo. Eso sí, soy difícil de convencer con argumentos espúrios (sobre todo teniendo en cuenta quién hace esas estadísticas tan monas).

    1. Pues si has leido se te ha olvidado lo primero que he dicho; hasta el título reza así. Tendrán el cochecito, los indios y los chinos, digo (aunque no los 2.600 millones, claro, como aquí no hay dos millones de coches). Pero los cochecitos serán distintos; los nuestros también. Y no, no juego con las estadísticas; es solo que Malthus no ha dejado de equivocarse. Y el World Watch también: Hace 30 años predijeron el apocalipsis para antes del año 2.000.
      Los occidentales al uso son pesimistas, no optimistas.
      Lo de la opinión no me lo han dicho nunca. Entre otras cosas porque n veces he dicho que en alguna ocasión anterior he errado. Y he cambiado el punto de vista. Fijate si lo he cambiado que antes pensaba como tú; hasta que conocí los datos reales.
      Pero quizás la cosa no tiene remedio. ¿Sabes que el encéfalo de los optimistas tiene más de unos neurotransmisores y menos de otros que la de los pesimistas? Realistas no hay a estos efectos.

  4. ¿Qué única cosa molesta más a la izquierda que el hecho de que indios, chinos y más tarde los africanos quieran tener su cochecito, su pisito y su equipo de música? ¡El hecho de que puedan conseguirlo algún día! Eso es lo que les revuelve las tripas: con lo bien que viven ellos, disfrutando del capitalismo, pero criticándolo sin parar. ¡Es que los chinitos no tienen vergüenza! ¡Quieren vivir como nosotros! ¡Qué asco!

  5. Tanto los optimistas como los pesimistas contribuyen a la sociedad. El optimista inventa el avión, el pesimista el paracaídas.

    – Atribuida a George Bernard Shaw.

    Tomada de microsiervos.com

  6. Por cierto, amigo de las cifras y las estadísticas, el Parque Automovilístico español (y el vasco va incluido) ya superó a finales de 2007 los 500 coches por cada mil habitantes, así que en nuestro pequeño país hay más de un millón de coches particulares. La coña, eh!

  7. No creo que las cosas estén mejor, según y como.
    He echado una ojeada a la página de la ONU, en su apartado de Select Globa Indicator, donde aparecen los objetivos del milenio, y aparecen registros desde 1990 hasta ahora..en relación a la mortalidad materna, que es un potente indicador de salud, la mortalidad en algunos paises africanos ha aumentado.
    Tampoco creo que haya epidemias de Tuberculosis ni de infeccion por HIV, ni malaria..por desgracia son situaciones endémicas, ya de hecho.
    Las enfermedades infecciosas si bien parece, que un día puedan controlarse, han aumentando escandalosamente otras enfermedades sobre todo la obesidad infantil, que no es aún un indicador de falta y fracaso de progreso, pero que lo será, y dónde se vuelve a cumplir la fatal profecía que los más pobres o mueren de hambre o por su obesidad, y que si bien ésta está siendo atajada en los países ricos en sus clases sociales desahogadas, en las clases bajas la obesidad se ceba y es tan mortífera como el hambre por su gran morbilidad.

    Aumenta la cantidad de años, pero disminuye la calidad de éstos, y casi admitimos con resignación que 1 de cada 4 seremos dementes a partir de los 78años, y si nadie lo impide viviremos 10 años en esta condición.

    Hay alguna puerta a la esperanza cuando dice que ” no sabemos, si los mercados ricos se abriran a los pobres, si se mantendrán regímenes democráticos, o si el crecimiento global se estancará…”
    ¿qué inquietante incertidumbre, no? ¿esperanza basada en un saber incompleto?

    En todo si en 100 años, hacemos la debida comparación, siempre encontraremos “disculpas esperanzadoras” en cualquier corte de la historia, en cualquier punto.

    No añoro tiempos pasados, pero tampoco escucho cantos de sirena..que en el fondo nos paralizan en un miramiento ombligil que tanto nos apacigua.

    1. Claro que hay cosas que no están mejor que hace 20 años. Pero si se hace un balance ponderado de todos los elementos, creo que sí se puede afirmar eso. Por ejemplo: la mortalidad materna en el mundo ha descendido en esos 20 años, aunque haya países donde ha ocurrido lo contrario. Ejemplos de retroceso siempre pueden encontrarse, porque ocurre, pero en términos globales hasta ahora no ha dejado de mejorar.
      Las situaciones endémicas no son irreversibles. Hay buenas perspectivas con la malaria y con el sida. Aunque sería necesario que gobiernos como el sudafricano corrigieran con decisión políticas del pasado que han sido asesinas. Y algo similar cabe decir de los preservativos y la Iglesia Católica.
      La obesidad aumenta escandalosamente en algunos, muy pocos países, y en los USA, donde más problema hay, casi ha dejado de aumentar.
      Creo que es mejor vivir y mantener la esperanza de evitar la demencia que morir. Claro que siempre podemos despedirnos del mundo civilizadamente antes, si no deseamos afrontar el riesgo. Yo lo afrontaré, si llego, porque no descarto que esa frontera retroceda cada vez más.
      La incertidumbre es inevitable. nadie garantiza que las cosas ocurrirán de una u otra forma, pero yo prefiero pensar que es probable que vayan bien, porque hasta ahora han ido a mejor. Yo no encuentro disculpas esperanzadoras. Simplemente no me cambio por ningun ser humano de época anterior, y creo que eso puede afirmar la mayoría de la humanidad.
      ¿En qué quedamos? Yo desde luego no añoro esos tiempos. Y el mío no es ningún canto de sirena. Es una reivindicación de los logros de la humanidad. Eso no me impide recordar los problemas: el título, el título del post, es “El Mundo está mal”. A mí, reivindicar los logros de la humanidad no me apacigua. Me anima a pensar que los problemas tienen y tendrán solución, aunque a veces se produzcan retrasos o las soluciones no lleguen tan pronto como quisiéramos.

  8. Sonia, MiKel:
    Mirad esto: http://cort.as/0Gex
    Pulsad Play y observad. Si os sale la escala log, convertirla en lin; vereis dónde estaba antes la mortalidad infantil y dónde está ahora. Ese también es un buen indicador sintético.

  9. Si pero……… “the sad History…………………the same or higher
    Gracias por los enlaces.
    Un saludo.

    “In fact, 16 countries managed to reduce child mortality with 2/3 between 1990 and 2008 and another 43 is well on their way to do it by 2015.

    ____The sad story is that 10 countries have the same or higher child mortality today than in 1990.______”

  10. Desde que el mundo es mundo existe la desigualdad y si observamos la historia antigua y nos remontamos a la conquista de civilizaciones por otras pues asi estuvo el mundo ,los romanos conquistaron medio mundo y terminaron siendo conquistados por barbaros germanos ,los griegos conquistaron Troya y terminaron siendo devorados por Roma ,igual paso en el alto y bajo Egipto classico faraonico ,Alejandro Magno conquisto Persia y Persia hoy ,actual Iran, es una anarquia totalitaria , segun la prehistoria de las civilizaciones y el escepticismo ,la Atlantida conquisto el Egipto y parte de la peninsula hispanica ,posiblemente lo que es hoy el Norte de Espana ,Zumaia ,Bizkaia y otros territorios como la peninsula Iberica tal vez escepticamente fueron alguna vez posesiones de aquella civilizacion ,autodestruida por ejercer la superioridad natural de leyes en la actualidad posiblemente desconocidas ,pero miremos hacia donde se dirije nuestro mundo de hoy y nuestras sociedades en donde la division de la existencialidad humanista del hombre y de la civilizacion es visible sease por causas y conceptos espirituales y fisicos ,la humanidad esta fragmentada y dividida en dos grupos y dualidades ,los que suman y multiplican en bien ,en luz y en prosperidad y los que restan y dividen ,en poder ,dinero y avaricia .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *