Renuncia

Santiago Sierra, a quien se había concedido el Premio Nacional de Artes Plásticas, ha renunciado a dicho premio.

Reconozco de entrada que no tengo criterio para valorar su obra. Sé que es un creador polémico, cuyas manifestaciones o actuaciones, en más de una ocasión, han sido motivo de “escándalo”, si es que a estas alturas tal cosa es posible. Pero insisto, me considero un lego en todo lo que tenga que ver con el arte contemporáneo. Unos artistas me gustan y otros no; e, incluso, unas obras me gustan y otras no. Eso es todo lo que puede decir en relación con el arte de nuestro tiempo.

Lo primero que se me ocurre al respecto de su decisión es que es absolutamente respetable. Además, y aunque no era necesario, aporta argumentos sobre los que la sustenta. Supongo que hay que reconocer, también, su coraje por renunciar a una distinción de tal importancia. Hay quien cree que dicha decisión le cerrará puertas en el futuro. No digo que no vaya a ser así. Nunca se sabe, aunque sería lamentable.

Pero también supongo que en lo sucesivo renunciará a trabajar para ese estado del que, renunciando a aceptar el premio, reniega, y lo hace además de forma explícita y razonada. Otra actitud no sería coherente con el alto nivel de exigencia que, implícitamente, se ha autoimpuesto.

10 comentarios en «Renuncia»

  1. LO que me gustaría saber es qué han visto en su obra para dar el premio, saber la opinión del jurado.

    En cuanto a su postura me parece valiente pero no me sorprende mucho viendo su gran escultura que decía: «NO» con letras enormes.

    Si puede precisar qué es trabajar para el estado, se lo agradecería.

    1. Sí, es una precisión pertinente. Seguramente habrá entidades de las que no será fácil establecer con nitidez si debemos considerarlas estado o no. Pero de entrada, cualquier administración pública de rango superor al ayuntamiento. No incluiría ciertos entes públicos, aunque esto no lo tengo claro, la verdad.

  2. Todos tenemos que comer en este mundo. Nadie es cien por cien coherente. Tu exigencia de coherencia huele a puritanismo moral impracticable, lo relevante es si su accion deslegitima al estado publicamente. Lo logra en un momento en que tiene atención publica

    1. Cuando se toma una decisión de tanta trascendencia pública hay que ser coherente. Niego que lo que yo sostengo sea puritanismo. Es él el que se ha puesto el listón muy alto. Y mal va adeslegetimar nada si está dispuesto a beneficiarse del estado cuando nadie le ve.

  3. Pues para mi, sigo pensando, eso es puritanismo moral, que nadie practica y porque es muy minoritario(Gandhi, Ernesto Guevara…). Resumiré este punto: 1.el mensaje político antiestado es legitimo y es renuncia publica a participar en algo que el artista ha considerado formar parte de una liturgia que confunde al artista con una organización que el artista repudia políticamente.2. Otra cosa es que, para vivir como artista, no tengas otra posibilidad de a veces tener que relacionarte con ese estado al que criticas.
    Yo, por ejemplo, no me considero español, y por eso, no renuncio a cotas de bienestar individual por renunciar al carnet o al pasaporte(poder viajar, tener una cuenta en el banco…). A veces, incluso, creo que instituciones con las que no me identifico, como el congreso, puede ser utilizado para mi proyecto politico. Esta contradicción que asumo me parece algo totalmente legitimo dado que lo contrario seria asumir una coherencia y pureza moral inasumible para la mayoría, y por lo tanto, ineficaz políticamente hablando.

  4. Yo creo que la dignidad no es puritanismo moral Mikel.

    Ni que los coherentes se mueran de hambre.
    Al único que conozco que sigue siendo digno, coherente es Alfonso Sastre y lo suyo le cuesta.

    Estoy de acuerdo, en que si sigue su pustura. éste artista, y no es cínico ni hipócrita, seguira asumiendo sus planteamientos antisistema.

    ¿es un ejemplo de comportamiento en todo tipo de profesión que se precie de independiente y libre?

    Yo me sigo de todas formas preguntando, qué han visto los miembros del Jurado en su obra, que entre nosotros, se las trae.

  5. Sonia por el contenido de tu critica estamos de acuerdo. Yo no dicho que el puritanismo sea igual a coherencia, de hecho, admiro profundamente a Alfonso, a Gandhi… Lo que he dicho es que que no se puede pedir al resto de los mortales ser tan coherentes como ellos, que en política una reivindicación debe de integrar diferentes niveles de compromiso, desde los coherentes hasta los no tan coherentes, porque si solo los coherentes sirvieran ninguna reivindicación saldría adelante. He llamado puritanismo a la visión que excluye a integrar diferentes niveles de compromiso, y solo admite a los coherentes cien por cien (y en esto no me quiero referir personalmente a Pérez, pero en general el puritano es hipócrita, porque señala las contradicciones personales del resto del mundo sin ser capaz de ver las propias).

  6. Sonia, Mikel:
    No he querido participar en el debate porque me ha parecido que los argumentos que habeis expuesto ambos son muy buenos. No se me ocurren mejores. Gracias.

  7. estoy completamente en desacuerdo contigo Iñaki, pues la decisión del escultor y sus motivaciones son una bocanada de aire fresco en esta patria de la belenesteban, los borbones y la separación de poderes que apela a Maquiavelo antes que a Montesquieu.

    Creo que la coherencia está en renunciar a los treinta mil euros que acompañan al premio, otra cosa no se hubiera entendido.

    Pretender que, si eres de izquierdas, vas a negarte también a trabajar para la patronal es sacar las cosas de quicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *