Lo que funciona bien no hay que tocarlo

El pasado día siete, el lehendakari López utilizó el término despilfarro cuando se refería a la conveniencia de reformar la arquitectura institucional vasca. Lo hizo en un contexto extraño, -un acto académico- y en la intervención con la que cerraba el acto. Dada la dureza del término empleado, el lehendakari debiera aportar los datos que supuestamente avalan su utilización. Pero eso es algo que no creo que ocurra. Ha utilizado el término despilfarro para generar un estado de opinión proclive a su propuesta de revisar nuestro entramado institucional. Se trata de una táctica similar a la de asociar la inmigración con la delincuencia o el fraude con las ayudas sociales. Pretenden, mediante esas asociaciones, orientar a la opinión pública en la dirección deseada. Nadie se extrañe, pues, si pronto se publica algún “informe” que dé sustento a esa idea.

Las diputaciones constituyen elementos claves en la orientación del país, y son verdaderas atalayas y escaparates políticos. De ellas dependen, además, importantes esferas de acción pública. Se me ocurren varias razones por las que no debiera abordarse una reforma como la que plantea el gobierno vasco, y pienso, además, que este es un asunto de enorme calado político. La primera razón es de naturaleza histórico-jurídica; las diputaciones forales son las depositarias de la tradición foral, tradición que es la base histórica del autogobierno vasco. No es, a mi juicio, la razón de más peso, pero sospecho que de esta derivan importantes consecuencias a efectos del reconocimiento de la singularidad vasca por parte de las instituciones europeas. Y eso no es baladí.

La segunda razón es una modalidad del principio de subsidiaridad. Las diputaciones forales, en tanto que corresponden a ámbitos políticos más reducidos que el gobierno vasco, están más cerca de la ciudadanía y del entorno sobre el que gobiernan. Y eso supone que se encuentran en mejores condiciones a la hora de identificar los problemas y dar la respuesta más adecuada a los mismos.

La tercera razón es puramente pragmática, pero quizás es la que, en estos momentos, con más energía ha de esgrimirse frente a la pretensión de reforma. Resulta que el sistema vasco de autogobierno ha demostrado dar muy buenos resultados en términos de bienestar económico y de cohesión social. Ello se ha debido, en buena medida, al modo en que se encuentra articulado el sistema, al reparto competencial, y a los contrapesos que, de manera automática, funcionan entre unas instituciones y otras. Siendo esto así, es difícilmente comprensible que algo que ha funcionado tan bien deba ser modificado. Lo que se propone es un experimento de resultado incierto, pero de mucho peligro, y eso es algo que no nos podemos permitir.

Finalmente, me parece necesario recordar algo bastante obvio, pero que suele dejarse de lado en estos debates. La representación electoral de cada territorio en el parlamento vasco es la que es porque el entramado institucional es este y no otro. Si las diputaciones forales tuviesen un menor nivel competencial, habría que corregir la representación parlamentaria, porque quebraría el sistema semiconfederal en que se articula nuestra comunidad. Y eso es algo quizás no sea muy del gusto de nuestros gobernantes.

14 comentarios sobre “Lo que funciona bien no hay que tocarlo”

  1. Algo similar pasa con la cajas vascas y la» ley-nuevo pucherazo» que pretende el frente nacional Español PPSE.Creo que ha sido Damborenea,el del PP,el que hablaba hoy de la «despolitización» de las cajas que está en ciernes,cajas las vascas con unos ratios y una solvencia que ni la huelen las demás cajas del estado Español,gobernadas y gestionadas desde siempre por conmilitones de Damborenea y de López.
    A estos se la suda que las cosas funcionen o no,estos lo único que buscan es conseguir mediante su tramposa y pucheril mayoría parlamentaria y la consiguiente gestación de leyes ad hoc,el poder que los votos no les dan.Y quitárselo al PNV,principalmente.Léase ley municipal o ley de cajas.

  2. La cuestión de López es bien sencilla, mientras tiene alguna esperanza de gobernar en el gobierno vasco, los resultados electorales pasados, presentes y previsiblemente futuros le dan escasísimas (o nulas) posibilidades de gobernar en ninguna de las tres diputaciones de la CAV y es evidente la voracidad de presupuesto público demostrada por López y los suyos. También puede tener mucho que ver el planteamiento de Rubalcaba en detrimento de las diputaciones unido al uniformismo igualitarista de López que pasando por encima del hecho foral pretendería cercenar todo elemento que evidencie el hecho diferencial del entramado político vasco. De paso se distrae la atención del despilfarro socialista en el gobierno de la CAV que por ejemplo gasta en cuestionables campañas de imagen y amplia la nómina de asesores mientras hace recortes en lo sustancial de cada departamento.

  3. Pero bueno, vamos a ver. ¿Es que alguien le reconoce la más mínima capacidad – intelectual, de liderazgo, política, … – a ese tal López? Ni en su propio partido, oigan. Se trata tan sólo de esa manera Tan «socialista» de hacer política a golpe de titular, apoyado por los «medios de comunicación afines» y como expresión, como bien se explica en la entrada, de un deseo muy querido por el PSE. Partido, que no se nos olvide, descabalgado de absolutamente todos los niveles de gobierno existentes en la CAV, excepto, por el momento, de un gobierno vasco paralizado, incompetente e incapaz. Y no por mucho tiempo.

  4. Ni tanto, ni tan calvo…me parece a mí.

    ·Lo que funciona bien no hay que tocarlo»

    Habrá que definir más detalladamente, en mi modesta opinión, para quién y para qué «funciona bien lo que hay» en las muy forales Álava, Guipúzcoa y Vizcaya.

    En muchos estados sureños de USA, ocurría que había personas que ya decían algo que sonaba parecido a su título…aunque referido a cosas como dónde sentarse en un autobús. Hasta aquel 1 de diciembre de 1955 en que Rosa Parks decidió que no se levantaba para que ocupara su lugar un blanco, sólo porque era blanco.

    Otro detalle: Si lo que hay ya funciona bien aquí, ¿qué pintan – o han pintado – ETA y los chicos de la gasolina. ellos y ellas?

    Que por llamarle «superpuerto» al puerto de Bilbao no mueve más toneladas, ni más pasajeros, al año. ¿O no?

    – La fascinación por la singularidad tiene aún su peso, tanto que cada día hay alguna privilegiada mente que saca a flote «la suya», por si cuela. Y ahí anda Mas, revestido de Honorable y de deudas….pero con «embaixades arreu del mon»

    – La cohesión social podrá medirse en el País Vasco, me parece a mí, cuando haya desaparecido el miedo que ha cultivado el terror independentista con tanto ahinco. Ahora hay aquí mucho silencio y ganas de pasar desapercibido más que de «cantar» en una encuesta lo que verdaderamente se piensa.

    El principio de subsidiariedad ha dado alguna modalidad más bien perversa, por ejemplo en la atribución de competencias para la gestión del suelo. Y en ese ámbito precisamente, basta con leerse la Exposición de motivos de la Ley 2/2006, de 30 de junio, de Suelo y Urbanismo, del Parlamento Vasco, para darse cuenta del embrollo en el que andamos metidos.
    Mucha floritura sobre las novedades que aporta esa Ley pero, en la práctica, la vivienda en el País Vasco sigue siendo cara e inalcanzable para muchos coiudadanos.

    Y paso a los contrapesos sin entenderle. ¿En cuántas legislaturas han estado la mayoría de las Diputaciones forales del País Vasco gobernadas por el mismo PNV que tenía el gobierno autonómico y controlaba el Parlamento Vasco? Revisaré esos datos por ver si logro entender su idea de los contrapesos.

    Pues eso, ni tanto, ni tan calvo. O así me lo parece.

    Saludos.

    Fuentes:

    http://noticias.juridicas.com/base_datos/CCAA/pv-l2-2006.html

    http://www.notariado.org/liferay/c/document_library/get_file?uuid=c22cc461-f766-4033-8438-c323228de208&groupId=10218

    http://www.garraioak.ejgv.euskadi.net/r41-18874/es/contenidos/informe_estudio/otros_inf/es_otros/otros_inf.html

    http://www.cje.org/C17/C8/OBJOVI%2033%20(Cuarto%20trimestre%20de/Document%20Library/18.%20Pais_VascoPROV.pdf

    http://www.buscopisocasa.com/noticias/?p=5446

    1. Hola Io
      Hablo de economía y foralidad, porque esos son los términos en los que plantea el debate el sr. Lehendakari: propone reformar la arquitectura institucional para acabar con el «depilfarro». Eso es lo que yo he entendido. Y en ese terreno, incluir el terrorismo no tiene sentido. Por ello, todo lo que dice hasta la mención de la gasolina está, creo yo, fuera de lugar. Porque no me parece a mí que la foralidad haya traído el terrorismo y todos sus efectos. Y lo mismo le digo en relación con la cohesión social: hablo en términos económicos, porque esos son los que han servido para fundamentar las propuestas de reforma.
      Uno no puede saber de todo, y tampoco tiene tiempo para leer tanto. No sé qué ocurre con la vivienda y su ley, salvo que es cara. No creo que eso tenga nada que ver con la subsidiariedad; más bien creo que tiene que ver con otros factores, como escasez de suelo, rigidez normativa, existencia de desgravaciones y, hasta hace poco tiempo, dinero fácil (por barato).
      Los contrapesos existen, incluso aunque gobierne el mismo partido. Y por cierto, al País le ha ido mejor cuanto más repartido ha estado el poder. La cuestión de los contrapesos no es ninguna tontería. ¿Ni tanto ni tan calvo? Claro, pero busque algo mejor, compare y compre.
      Saludos

      1. ¡Qué razón tiene! Uno no puede saber de todo.

        Coincido con usted en que lo de los contrapesos no es ninguna tontería. Y además estoy interesado en que existan y funcionen adecuadamente en beneficio del interés general, o sea, del de la mayoría del pueblo soberano.

        Leo su última frase como una ironía que no le reprocho en absoluto. Sabe bien que no todo se compra, ¡afortunadamente!
        Seguiré pensando en y buscando, no algo mejor – que a veces, lo mejor, es enemigo de lo bueno – si no algo simplemente bueno y aceptable para la mayoría de los ciudadanos.

        Saludos.

        1. Más que como ironía, tómese la última frase como metáfora. Y razón lleva: lo mejor es enemigo de lo bueno. Esa es una de esas verdades que debiéramos grabar a fuego en nuestros cerebros. Pero yo no aspiro a lo mejor en términos absolutos; no era esa mi intención, sino a algo mejor en términos comparativos.
          Saludos

  5. No digo que las razones que esgrimes sean baladíes, pero encuentro razones de más peso (de más peso también que las del señor López) para que estas diputaciones cedan competencias por arriba hacia el eusko jaurlaritza y por abajo hacia los ayuntamientos. Entre otras cosas, porque ponen continuamente en peligro la cohesión nacional de Euskadi y porque -en mi opinión y al contrario de lo que afirmas- están entre las instituciones más alejadas de la ciudadanía, sólo superadas por las Juntas Generales de las que emanan estos gobiernos forales, Juntas que a día de hoy casi nadie sabé qué son y para que sirven.
    Hagamos una prueba: más allá del Diputado General, y del de Carreteras, ¿alguien sabe el nombre de los componenetes de su gobierno foral?
    muy muy poquitos.
    Por no hablar de que hemos sustituido el ancestral vuelva usted mañana, por «en aquella otra ventanilla».
    Saludos a todos.

    1. Muy brevemente. Solo digo que si tuviera que elegir diputaciones solo o gobierno solo, diría diputaciones solo. Y sí, yo cedería competencias a los ayuntamientos…. con una condición: que recauden ellos. Si no sería un suicidio; más o menos lo que ocurre en media España con las CCAA. Gastan pero no recaudan.

  6. A propósito de los contrapesos en el País Vasco.

    Considerando sólo el Gobierno autonomico y a los Diputados Generales, resulta que entre 1979 y hasta las elecciones locales del 2011, el PNV ha tenido en su poder SIMULTÁNEAMENTE, al ejecutivo y a las tres Diputaciones Forales.

    Comprenderá que, en esas condiciones, se me haga muy -pero que muy- difícil entender en qué pueda consistir el contrapeso de poder (supongo que político y económico), en esta Comunidad Autónoma.

    ¿No se le fue de la mano el argumento sobre «los contrapesos» ?

    🙂

  7. A propósito de los contrapesos en el País Vasco.

    Considerando sólo el Gobierno autonomico y a los Diputados Generales, resulta que entre 1979 y hasta las elecciones locales del 2011, el PNV ha tenido en su poder SIMULTÁNEAMENTE, al ejecutivo y a las tres Diputaciones Forales, durante no menos de QUINCE AÑOS.

    Ysólo entre 1987 y 1991 pasó a controlas una única Diputación, la de Vizcaya, ya que la de Álava estaba en poder del PSE y la de Guipúzcoa era controlada EA, a través de Imanol Murua, que procedía del PNV.

    Comprenderá que, en esas condiciones, se me haga muy -pero que muy- difícil entender en qué pueda consistir el contrapeso de poder (supongo que político y económico), en esta Comunidad Autónoma.

    ¿No se le fue de la mano el argumento sobre “los contrapesos” ?

    🙂

    ¡Ooops! Me dejé por escribir una parte del comentario.

    🙂 🙂

    Saludos

  8. El museo del ferrocarril funcionaba de coña.Olaizola se lo había currado y se lo curraba de cojones.
    Pero vino la chusma y se puso manos a la obra:A colocar familiares o,en su defecto y con estos ya bien colocados,amigos/as.
    Mientras esta chusma campe a sus anchas con su mayoría absoluta pucheril lo de menos es que las cosas funciones;Para lo que me queda en el convento,me cago adentro(tras colocar al familiar,aparatero o amiguete,por supuesto).
    Por otra parte me gustaría saber cuanto a costado a la ciudadanía vasca el publirreportaje que aparecía hoy insertado en la prensa Gipuzkoana con el Okupa de Ajuria Enea,Arriola,Gascolanbide y Cabieces a todo color.
    Visto lo bien que se le a dado estos días a la ertzantza desalojar okupas,yo creo que la solución a este bochorno de desgobierno va a ser que la misma ertzantza entre en Ajuria Enea y en Lakua con la misma proporcionalidad y celo a desalojar,también,okupas.Voluntarios en el cuerpo no iban a faltar,me consta.

    PD:Para que nadie malinterprete mi comentario,que conste que me parece que la ertzantza ha hecho lo que tenía que hacer en el caso Kukutza.

Responder a Io Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *