El baile de otros

Confieso que soy incapaz de entender por qué hay agentes políticos, aparte de sus promotores y de la izquierda patriótica, interesados en participar en la denominada “Conferencia Internacional para promover la resolución del conflicto en el País Vasco”, que se celebrará en San Sebastián el próximo lunes. No lo entiendo, aunque puede ocurrir que haya importantes matices que se me escapan o que, por culpa de mi falta de conocimiento o de perspicacia, no tenga en cuenta todos los elementos a considerar.

Vaya por delante mi respeto a los promotores del evento. No albergo dudas acerca de la sinceridad del propósito que les anima. Estoy convencido de que todos ellos, tanto Lokarri como las organizaciones y personalidades extranjeras cuya presencia en la Conferencia se anuncia, obran con la mejor de las intenciones: conseguir el final definitivo del terrorismo y que dicho final sea lo más “limpio” y, -si se me permite la expresión-, “aséptico” posible.

Pero en estas cuestiones conviene diferenciar. Por un lado están las intenciones de los promotores: promover la Conferencia y participar en ella es acorde a su razón de ser.

Por otro lado está la izquierda patriótica: una Conferencia como esa es un magnífico señuelo. Señuelo, según la cuarta acepción que da la Real Academia Española de esa palabra, es “cosa que sirve para atraer, persuadir o inducir, con alguna falacia”. En este caso, es la propia izquierda patriótica, y muy en especial sus sectores más irredentos, -incluida su expresión armada-, la destinataria del señuelo. La falacia radica en la misma denominación del evento y en su carácter internacional. Al llamar “resolución del conflicto en el País Vasco” al cese definitivo del terrorismo pareciera, a los ojos de los destinatarios del señuelo, que medio siglo de práctica violenta no ha sido en vano, que existió alguna razón para embarcarse en dicha práctica y para hacerla durar tanto tiempo. Y pareciera, también, que la Conferencia va a permitir que los cincuenta años no tengan que terminar con la pura y simple aceptación de la derrota terrorista. Por eso, -digo-, entiendo que a la izquierda patriótica le interese el evento: es su baile.

Lo que no veo es qué se les ha perdido al resto de agentes políticos en ese asunto; no acabo de ver qué interés tiene el PNV en ese baile. El PNV sostiene que la Conferencia ha de servir para que ETA se vea obligada, tras su celebración, a anunciar su pronto final. Pero me parece que esta no es sino otra forma de aceptar pulpo como animal de compañía. Si no fuera porque lo que se pretende es que el terror desaparezca lo más limpiamente posible, daría la risa pretender que lo que renombrados personajes extranjeros demanden haya de tener más poder de convicción que lo que ha demandado la gran mayoría de los vascos durante décadas.

Y el PSE, para regocijo general, se confunde y confunde a la parroquia. Tampoco es su baile. Primero dice que no va y a la postre parece que sí, que va. No sabe uno qué pensar, si es que sufren de vértigo, si es que están peleados unos con otros o si, simplemente, no se aclaran.

Y por último está el gobierno vasco, con el Lehendakari a la cabeza. Es lógico que no ejerza de anfitrión en un baile que organizan otros.

16 comentarios sobre “El baile de otros”

  1. Tu tesis ha sido defendida también en otros lugares del mundo en que ha habido resoluciones dialogadas de los mismos por sectores contrarios a ese tipo de esquema (no quiero decir con ésto que te incluya en este grupo): estimular al grupo que abandona la violencia es hacer ver que la violencia ha sido útil.
    Pero se puede pensar también lo contrario: alimentar la lógica de la derrota no cierra definitivamente las heridas, pues mantiene el resentimiento que puede hacer rebrotar la violencia.
    Por otra parte, no he visto justificado en tu artículo «la falacia» del caracter «internacional» de esta conferencia (hablas de dos falacias, la primera la justificas, la segunda, me ha parecido que no).
    Por último, me da la sensación de que el pnv y el pse acudirán porque son conscientes de que este conferencia va a traer decisiones de peso, y porque no es la escenificación de una sola parte (la heterodenominada izquierda patriótica) tal como ha confirmado Bertie Ahern (ha dicho que actúa con el permiso del gobierno español),
    Ondo izan!

  2. Parece que te da rabia que se acabe el capítulo ETA. O que se acabe suavemente, en decrescendo, sin comunicado final de derrota del enemigo hecha con fanfarrias. No sé si esto valdrá para algo pero, por si acaso, bienvenida sea la conferencia y lo que quieran montar. Somos muchos los que ya estamos hartos de ETA y de la cortina de humo que supone para hablar de otras cosas más importantes. Y a mí no me da risa que vayan los que van. Me das risa tú por ser tan arrogante y «enterado». O sea, tan cercano a la ignorancia.

  3. ¿Entiendo que se posiciona en el grupo de los que no acudirá?

    Lo quieran llamar pulpo o lo quieran llamar como quieran, este proceso no deja de ser un acontecimiento histórico y difícilmente se empezará de cero (como otros tantos procesos que han empezado y acabado a lo largo de la historia) si no está dispuesto a hacerlo con todos.

    El lehendakari debería haberse autoinvitado o pedir una invitación. No es una cuestión de echarle morro, sino de responsabilidad política. Pero allá él. A esto sí que habrá que llamarlo pulpo sí o sí.

  4. Pues después de haber leído el artículo editorial de hoy debo variar todo el contenido de mi comentario.

    Copio y pego: «No en vano, con dicha premisa, el resultado de la Conferencia no diferirá de la nítida exigencia a ETA por parte de los participantes para que renuncie definitivamente al empleo de la violencia y asimismo a la mera amenaza de emplearla que supone dilatar en el tiempo la disolución de la organización. Exigencia a la que ETA, en virtud de sus propios cálculos temporales y electorales, responderá con urgencia para situar el proceso más allá del resultado de las elecciones del 20-N con un compromiso inequívoco hacia esa exigencia aunque sin explicitar su desaparición definitiva hasta la convocatoria de próximas elecciones autonómicas en el plazo aproximado de un año. Para entonces sí, la paz irreversible deberá ser definitiva.»

    De estar «las cosas» están tan claras no sé ni para qué hay una conferencia que siempre había entendido yo serviría para aclarar posturas que no se conocían. Pero si todo se sabe ya…¿qué sentido tiene?

    No es que de repente le haya quitado el valor histórico al proceso, ni mucho menos, pero para mí ha dejado de tener sentido la conferencia.

  5. Personalmente,la actitud y cúmulo de desastres humanos,políticos,culturales y económicos causados durante estos 35 años por la «izquierda patriótica» me repatea el hígado como al que más.Pero también me repatea el hígado como al que más los casi 40 años de dictadura criminal,latrocinios varios y bien abundantes,humillaciones,torturas,atraso social,político y económico del Franquismo.
    Estos últimos,los que medraron y vivieron años de gran «placidez» a la sombra de la dictadura criminal,los cuneteros que sembraron el terror,incluso los altos cargos del regimen etc,salieron de rositas,pero de rositas rositas……,de todo esto gracias a una «transición» que se catalogó como «ejemplar».Es más, el primer presidente del gobierno «democrático» fue un falangista converso,y un exministro de Franco sigue siendo presidente de honor de un partido que actualmente se dedica(además de a sostener el actual desgobierno vasco) a predicar «cuarentenas democráticas» a los demás.Acaso no quedaron en el camino de aquella «transición ejemplar» miles de víctimas humilladas?Acaso aquellas víctimas tenían una catalogación humana inferior a las actuales víctimas de ETA?,habían sufrido menos acaso?Jamás nadie pidió perdón por ninguno de los miles de asesinatos cometidos,jamás nadie devolvió nada de lo mucho robado,jamás nadie mostró arrepentimiento público alguno…entonces,a qué jugamos?, por qué entonces sí y ahora no?.
    A enemigo que huye puente de plata.Si este es el puente de plata que necesita ETA para su disolución,tiéndase y punto.Eso sí,habrá que seguir recordando a la «izquierda patriótica» que se pasaron 35 años destrozando familias,destrozando el país,y todo para acabar rindiéndose sin condiciones.Habrá que recordarles cada vez que vengan de gallitos (costumbre muy arraigada entre ellos,por cierto) que se pasaron 35 años haciendo el gilipollas mientras otros construían país,que ni herederos políticos del Franquismo ni exbolcheviques recauchutados nos van a dar lecciones de democracia.Pero eso es otra cosa.

  6. La resolución de conflictos es una técnica humana y altamente contrastada…SE escucha a todo el mundo y se parte de la premisa de que las dos partes quieren solucionar el conflicto. Es una técnica tan compleja como ver que todos en un conflicto son seres humanos. Lo mismo la persona que mata, que despersonaliza a su oponente, como comentarios como el suyo y el PP que no ven la necesidad de estas reuniones, despersonalizan al llamado oponente. En estos momentos necesitamos acercamiento y vernos como humanos para solucionar el conflicto.

  7. Ni el conflicto vasco nacio con ETA,ni se acabara cuando ETA cierre la persiana.Esta conferencia,entiendo que pretende sentar las bases de una verdadera paz,en la que todos los proyectos politicos se puedan llevar a cabo.La paz no es la ausencia de violencia.Justificas las ausencias en la conferencia,entre ellas,la de un patetico Lopez,atrapado en su pacto con el PP y abogas por un final de vencedores y vencidos al mas puro estilo cavernario pepero.El final de ETA va a ser el final de las mil excusas y el ocaso para mucha gente que ha vivido del conflicto.Y ha vivido muy,muy bien.

    1. Vale esto no se acabará cuando la vanguardia eche la persiana, pero seguro que la palabra «CONFLICTO» pierde su sangriento significado y podemos dejarlo en «DESAVENENCIAS» por la generación, reparto y gestión de la riqueza, que es a la postre lo que mueve el mundo, aunque el conductor del vehículo enarbole la bandera de la raza, la religión o en este último caso la «lengua» llamada de forma más glamurosa la «cultura». Seguro que, aunque sea en inglés, nos podemos poner de acuerdo para resolver el «conflicto» (!!!).

  8. Creo que expones con absoluta realidad un evento que para la mayoría de los españoles, en teoría la parte colonizadora, resulta hasta cierto punto cómica, sobre todo a la vista de tan extenso reparto, para la emulación de algo parecido a lo que son la conversaciones de paz (Camp Davis, Paris-Vietcong, Oslo, etc) cuando los españoles en su absoluta mayoría no se sienten involucrados en una guerra con una colonia, en este caso la vasca, al estilo Cuba. Sin embargo todo el mundo sabe, y los españoles más, cuan amante son los vascos con los carnavales y el cachondeo bien organizado. Y en eso estamos.

  9. Creía que el blog era … un tal Pérez, pero veo que más bien es … un tal López. La última línea lo dice todo. Quizás debiera cuestionarse, sr. Pérez por el hecho de que la mayoría de este pais acuda a la conferencia y tenga interés en ella. Es probable que visto con una perspectiva mucho más objetiva que la rancia españolista, que no quiere darle importancia a un conflicto ( del que por otro lado se está nutriendo para esconder toda la mierda y basura terrorista que en forma de capitalismo y corrupción atesora), como es la internacional se pueda comprender todo mucho mejor. Pero no pretendo que quien no ha entendido a los vascos ahora, como antes a los cubanos, a los mexicanos, a los argentinos… ahora entienda el interés que en nosotros despierta esta conferencia por la paz sin vencedores ni vencidos.

  10. Un detalle la «derrota» de ETA no es fruto de una labor militar-policial.La derrota de ETA es fruto del rechazo social mayoritario entre los vascos, incluídos los de la «Izquierda patriótica» (témino que también serviría para López, Ares, Pastor Bono, Guerra,…en el caso de que fueran de izquierdas). Desde luego ETA no habría sido derrotada si hubiera tenido realmente el respaldo de los 130.000 votos obtenidos por la «izquierda patriótica» en sus peores resultados. La conferencia va a ser muy breve y va a servir a todos, para efectivamente exigir el fin de la lacra terrorista, pero también para reconocer otras formas de violencia y otras carencias democráticas que no son fruto del terrorismo etarra. De ahí que algunos prefieran no estar (los que niegan el conflicto porque ya imponen su concepción nacional al conjunto de los vascos) y otros estén a medio camino intentando nadar y guardar la ropa por intereses puramente electorales. Y precisamente son estos quienes dan una relevancia especial a la «izquierda patriótica» en su obsesión por hablar de «señuelos» o de «hacerles la campaña» según el caso, en lugar de dar protagonismo a la resolución de un conflicto político que se arrastra desde hace 200 años y del que ETA no es sino una de sus expresiones mas lamentables (y la «izquierda patriótica un recién llegado). Si en la conferencia no se participa sin complejos ni intereses electorales, el ridículo está asegurado para todas las partes, menos quizá para la «izquierda patriótica» y no por sus méritos sino por la falta de altura política, los complejos y el electoralismo de los demás.

  11. Yo estoy expectante ante lo que pueda ofrecer esta Conferencia Internacional. Curioso, sorprendido quizá, pero no tengo un juicio hecho a priori, sí alguna esperanza.
    He escrito hace poco, en un breve artículo que aún está pendiente de ser publicado, que en el relato del fin de la lucha armada (añado ahora, que no fin del conflicto político, éste no finalizará nunca, sino que a un conflicto le seguirá otro, o será siempre el mismo, es nuestra naturaleza) a ese relato, digo, le falta el ingrediente imprescindible del reconocimiento colectivo de que el uso de la violencia no ha servido para nada, no ha servido ni para acercarnos siquiera a los objetivos políticos que pudieran existir. Ese reconocimiento colectivo está en camino, y no está lejos lo que hemos leído estos días acerca de que la Izquierda Abertzale (uso este término, está recogido en el Diccionario RAE) plantea la independencia como un objetivo a largo plazo (ya era hora de que a alguien en la IA le entrara algo de lucidez, por cierto). Falta mucho, quizá no llegue, pero está encaminado.
    Pero hay otro ingrediente más que creo que necesitamos poner en marcha, y es el de la regeneración democrática de un sistema político que ha hecho del terrorismo el enemigo que todo lo justifica y ha viciado el sentido mismo de nuestra libertad y de la legalidad en aras de la seguridad y la venganza.
    Quizá con ingenuidad, me gustaría que la Conferencia de Paz sirviera para introducir este segundo ingrediente. Querría que estos personajes internacionales nos ayudaran a la recuperación de los principios democráticos que hemos perdido en el camino (en realidad, estoy pensando en España, en los políticos revanchistas de aquí y de allí y, en general, del mensaje que transmiten a los españoles, pero bueno, utilizo la primera persona para involucrarme también en el proceso). No entiendo otra forma de llevar a efecto la reconciliación.
    Yo qué sé, podría también suscribir la opinión de Juan Ignacio, porque hay momentos en que me siento totalmente ajeno a este baile y a los demás, pero bueno, habrá que hacer uso de este optimismo impenitente, ya que lo tenemos.
    Un abrazo, Juan Ignacio.
    PD: leo ahora otros comentarios sobre tu uso del término «izquierda patriótica». No comparto ninguno, y no quiero que mi alusión te haga pensar que me refiero a eso. Sé por qué escribes «patriótica» o «Guipúzcoa», y no tengo objeción, me parece cojonudo.

  12. Me parece muy interesante tu opinion y estoy absolutamente de acuerdo contigo. En cuanto al PNV entiendo que quieran estar en todos los frentes pero este güateque de «carrozas» es solo para que bailen ellos solos y sigan fabricando esa historia del «conflicto vasco». El conflicto vasco no es ETA ni sus hooligans, es otra cosa que no tiene que ver con muerte y destruccion.

  13. Vaya por delante que no comparto la idea de estar absolutamente en contra de la violencia. En esto y en muy poco más, me permito cierto relativismo.
    Lo anterior no es óbice para que esté totalmente en contra de la violencia que practica ETA desde las generales de 1977.
    Aclaradas estas dos cuestiones, coincido en lo falaz del término ‘conferencia’. Habría sido adecuado en su momento, tres decenios atrás. Ahora mismo parece, y me revienta la frase por su mal uso: ‘una ofensa a las víctimas’.
    Es posible que compartas mi parecer en cuanto a que el ‘conflicto’ debería terminarse sin publicidad, sin concesiones políticas y con los acuerdos necesarios sobre presos y reinserciones. Y punto.
    No va a ser así. No lo ha sido en los últimos años, por parte de PP y PSOE y mucho menos lo será a partir de ahora. En un entorno en el que poca o ninguna buena noticia en la esfera económica o social va a poder mostrar cualquier equipo gobernante, el punto de ‘terminar con el terrorismo’ se antoja fundamental.

    Esta conferencia llega tarde para el gobierno actual y demasiado pronto para el supuestamente próximo ejecutivo.
    Aquí es donde termino: si te parece curiosa la actitud del PSOE sobre esta cuestión, siéntate y disfruta del espectáculo que va a montar el PP en cuanto le llegue la -previsiblemente inevitable- oportunidad.

    Un saludo

  14. La realidad es esta: Mientras ETA y cuatro más se sacrificaban, su gente más militante preparaba oposiciones, hablaba español por los codos y reducía su militancia a 4 manifas (también insultaban, pegaban en barrios y pueblos, amenazaban a todo el que no pensaba como ellos…), y eso los superconcienciados. Si aceptarlo todo, acatarlo todo y pedir porfavorcito una mesa de partidos no es una derrota entonces Qué es una derrota?? habéis perdido, vuestras palizas, huelgas con terror, amenazas, fiestas reventadas, movimientos populares dinamitados, vuestra violencia contra civiles desarmados, vuestro sectarismo histérico y rabioso ha sido vencido….algunos queremos que se note…somos así de «conflictivos»…HERRIAK EZ DU BARKATUKO EZTA AHAZTUKO ERE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *