Metáfora

Hace setenta y cinco años, el gobierno de un país en guerra creó una universidad, la Universidad Vasca, o Euzko Irakastola Nagusia. Aunque se trató de una universidad de efímera existencia, el hecho ha merecido ser conmemorado por la Universidad del País Vasco, porque aquella fue la primera universidad pública de la historia de este país. El acto, además de celebración de la efeméride, se convirtió, de hecho, en toda una metáfora política.

El diputado general de Vizcaya reivindicó la figura de Leizaola, -consejero de cultura de aquel gobierno y posterior lehendakari-, quien firmase el decreto de creación de aquella universidad y de quien José Luís Bilbao se reclamó heredero político. La consejera de educación llevó las aguas universitarias al molino socialista, reivindicando la figura de Indalecio Prieto por haber sido artífice de la aprobación en las Cortes españolas del Estatuto vasco y, de esa forma indirecta, de la creación de la misma universidad. Ambos, Bilbao y Celaá, recordaron en sus intervenciones al lehendakari Aguirre.

El diputado general de Álava lo tenía más difícil. No en balde la derecha española de entonces fue la inspiradora ideológica del alzamiento contra la República y, por lo tanto, cómplice de quienes frustraron la andadura de aquella primera universidad. Pero Javier de Andrés solventó el lance con soltura, recurriendo a su propia experiencia universitaria en la Universidad del País Vasco. Y dicho eso, también hay que decir que el PP vasco no limitó su presencia en el acto a la figura del diputado general alavés, sino que, además, su mismísimo presidente asistió a la celebración. De hecho, Antonio Basagoiti fue, cargos institucionales al margen, el único máximo dirigente de un partido político en la CAV que estuvo presente en el acto. El simbolismo resultó evidente: el partido heredero de aquellas derechas que apoyaron a quienes acabaron con la “Euzko Irakastola Nagusia”, -precisamente ese partido-, participó, con su máximo dirigente en Euskadi, en la reivindicación de aquella universidad y de aquel sueño.

Amaiur también estuvo presente. Allí estuvo, entre otras, una de sus figuras más conocidas, Iñaki Antigüedad, catedrático de la universidad pública y flamante diputado electo. Y sin embargo, su máximo cargo institucional, el diputado general de Guipúzcoa no “pudo” asistir a la conmemoración.

Las malas lenguas universitarias sostienen que la “imposibilidad” de Martín Garitano de asistir al acto fue la manifestación de una afección crónica. Al parecer esa afección le impide asistir a los actos que organiza la Universidad del País Vasco pero, por lo que tengo entendido, no le impide asistir a los de otras universidades. Esas mismas malas lenguas no se ponen de acuerdo a la hora de atribuir la afección a una causa precisa. Según unos, se debe a que considera a la universidad pública, como a otras instituciones de este país, hija e instrumento de la “opresión española”. Y según otros, la afección tiene su origen en esa distinción que hace la izquierda patriótica entre lo privado, lo público y lo “popular”. Y ya se sabe que lo de la izquierda patriótica es lo popular. Pero, claro, esto me suscita una pregunta acerca de la actitud que adoptaría Martín Garitano ante un hipotético lehendakari de Amaiur: ¿acudiría a los actos que convocase?

¡Ah! También asistió al acto el lehendakari Garaikoetxea. Desde entonces, tampoco he dejado de preguntarme qué pensará él de todo esto.

11 comentarios en «Metáfora»

  1. Garaikoetxea comentó la presión que tuvo que hacer para que Iñigo Cavero decretara el distrito universitario vasco actual.
    Y discrepo en lo de Javier de Andres.Un Diputado General no puede ir con las manos en los bolsillos a hablar de sus experiencias personales en la Universidad.Hay que ser más serio.
    Al terminar me dijiste que aquella carta que te envié podía ser el origen del acto.No hubiera estado nada mal lo contases porque aqui hablar de Memoria y de Historia es materia de chiflados.

    1. Iñaki: Me parece muy bien que discrepes, pero teniendo en cuenta que de Andrés no tenía político republicano que reivindicar y que el pasado político de la derecha española es el que es, no salió mal del lance. Yo al menos así lo vi.
      Y con respecto a lo de la carta, efectivamente, yo traté la cuestión con el rector y quizás tuvo su efecto, pero claro, no sabremos qué hubiera ocurrido de no haber mediado tal carta y tal conversación. Y un último apunte: mi columna no pretendía tratar del hecho conmemorado ni de la conmemoración en sí, si no era como metáfora de la situación política que vivimos. De lo otro ya te has ocupado tú, y muy bien, por cierto.

  2. ¿Y la Universidad de Bilbao? Nadie se acuerda de cómo se la comieron los celebrantes del emotivo acto que se invoca.

  3. La cosa que creo que garaikoetxea es Ex-lehendakari, ellehendakari es P.López, más omenos ya se sabe.

    De todas formas, las malas lenguas son eso, malas lenguas,ya se sabe, y quizá en una Universidad lo que se eche en falta es la lengua buena y la buena lengua, que no sé si será popular pero si deseable.

    A mí me hubiera gustado que estuvieran gentes de la Universidad de Navarra, Nafarroa o como quieran a bien llamar, las buenas o malas lenguas.
    Máso menos

    1. Lehendakaris, -no me pregunten por qué-, son todos los que han sido y así se les denomina. Por cierto, a los rectores les pasa lo mismo, aunque mucha gente no lo sepa; por eso visten traje académico que les identifica como tales.

  4. Lehendakariak, o lendakaris como dice son todos los que han sido.
    Pero Lehendakari o lendakari es el que es en el momento, el Lehendakari es P.López, las cosas como son , Carlos Garaikoetxea no es lehendakari ni ARdanza, Ni Ibarretxe, será cuestión de ser tiquismiquis pero para ser, por ser «Lehen» ,y el primero es el primero y cuando no puede ser no puede ser y además es imposible, como decía el otro.
    Otra cosa es que se diga con el adjetivo de turno, el antiguo lehendakari o el lendakari o el anterior, etc. o el antiguo rector, o el anterior rector.
    LO que ya no estoy segura es si es Lehendakariak o Lehendakaris, como dice.
    Maestros tiene la santa madre Iglesia que se pronuncien.
    Más o menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *