Recursos naturales vs. recursos intelectuales

El pasado sábado la prensa vasca recogió de forma destacada la existencia en Álava de importantes reservas de gas. El asunto no está aún demasiado claro y, al parecer, su posible explotación puede tener serias complicaciones ambientales, pero si lo que dicen es cierto, habría gas para consumir durante décadas.

Al calor de la noticia reaparece en los medios, con cierta complacencia, la idea de la “autosuficiencia energética”. Y sin embargo, no están claras las razones por las que la autosuficiencia haya de ser algo deseable. ¿Por qué en energía? Ya puestos, ¿por qué no ser autosuficiente en todo? ¿Por qué no en hierro, en algodón, en nolotil o en talento? Está muy bien que en Euskadi haya fuentes de riqueza diversas, por supuesto. Y un recurso natural como el gas es, o puede ser, una de ellas. Pero la importancia de los recursos naturales está sobrevalorada.

Abundantes recursos naturales no garantizan un mayor grado de bienestar. De hecho, cuando abundan, suelen ser germen de corrupción y no es raro que sean sostén de tiranías. Las guerras, las pocas guerras que quedan en el Mundo, están en su mayoría vinculadas a grandes fuentes de recursos naturales; productos como el coltán, los diamantes o el petróleo, son tristemente conocidos por los conflictos bélicos que alimentan. De los países en los que se producen esas tragedias se dice que sufren “la maldición de los recursos naturales”.

No en todas partes ocurre lo mismo. Hay países en los que no son una maldición. Noruega es un ejemplo. Y dado que Euskadi se encuentra más cerca de ese país nórdico que del Congo, podemos confiar en que la aparición de grandes depósitos de combustibles fósiles en Álava no provocará ninguna catástrofe entre nosotros. Pero en todo caso, es importante que no caigamos en el error de pensar que la solución a nuestros problemas económicos puede venir por esas vías. Si pensásemos así, correríamos el riesgo de no prestar la debida atención a las que sí pueden ser, si se cultivan, verdaderas fuentes de riqueza, sostenibles y de largo alcance.

Según estudios de la OCDE, los dos factores que más determinan el desarrollo de los países son la apertura comercial al exterior y las inversiones en conocimiento. En lo que a Euskadi se refiere, la cuestión del libre comercio no depende de nosotros; pero la de las inversiones en conocimiento sí. Y es ahí, en educación, investigación y desarrollo tecnológico, donde hay que realizar importantes esfuerzos.

El pasado viernes, además de darse a conocer la existencia de las reservas de gas natural en Álava, también se presentó en sociedad la tercera edición de la “First Lego League Euskadi” (FLLE). Se trata de una iniciativa de gran interés y de largo alcance que, junto con otras de diferente carácter, está ayudando a poner las bases de un futuro sistema competitivo de generación de conocimiento en Euskadi. Los protagonistas son chavales que concursan en equipo a nivel mundial, desarrollando proyectos científico-tecnológicos. Y la actividad que desarrollan es de un valor formativo extraordinario.

Pues bien, si para promover el desarrollo de Euskadi hubiera que escoger entre recursos naturales (la bolsa de gas) o recursos creativos e intelectuales (FLLE y similares), la opción estaría clara: First Lego League. Y sin embargo, en los medios de comunicación del pasado sábado, la bolsa de gas tuvo una presencia más destacada.

Impostura

Una amiga me ha pasado por correo electrónico este texto:

El pasado 12 de marzo, Silvio Berlusconi debió enfrentarse a la realidad. Italia festejaba el 150 aniversario de su creación y en esta ocasión se representó en Roma la ópera Nabucco, de Giuseppe Verdi, dirigida por el maestro Ricardo Muti. Nabucco evoca el episodio de  la esclavitud de los judíos en Babilonia, y el famoso canto «Va pensiero» es el canto del coro de esclavos oprimidos. En Italia, este canto es un símbolo de la búsqueda de la libertad (en los años en que se escribió la ópera, Italia estaba bajo el imperio de los Habsburgo).

Antes de la representación, Gianni Alemanno, alcalde Roma, subió al escenario para pronunciar un discurso en el que denunciaba los recortes del presupuesto de cultura que estaba haciendo el Gobierno, a pesar de que Alemanno es miembro del partido gobernante y había sido ministro de Berlusconi. Esta intervención del alcalde, en presencia de Berlusconi que asistía a la representación, produjo un efecto inesperado.

Ricardo Muti, director de la orquesta, declaró al «Times»: «La ópera se desarrolló normalmente hasta que llegamos al famoso canto «Va pensiero». Inmediatamente sentí que el público se ponía en tensión. Hay cosas que no se pueden describir, pero que uno las siente. Era el silencio del público el que se hacía sentir hasta entonces, pero cuando empezó el «Va Pensiero», el silencio se llenó de verdadero fervor. Se podía sentir la reacción del público ante el lamento de los esclavos que cantan: «Oh patria mía, tan bella y tan perdida.» Cuando el coro llegaba a su fin, el público empezó a pedir un bis, mientras gritaba «Viva Italia» y «Viva Verdi». A Muti no le suele gustar hacer un bis en mitad de una representación. Sólo en una ocasión, en la Scala de Milan, en 1986, había aceptado hacer un bis del «Va pensiero». «Yo no quería sólo hacer un bis. Tenía que haber una intención especial para hacerlo» – dijo Muti -.

En un gesto teatral, Muti se dio la vuelta, miró al público y a Berlusconi a la vez, y se oyó que alguien entre el público gritó: «Larga vida a Italia!». Muti dijo entonces: «Sí, estoy de acuerdo: «Larga vida a Italia», pero yo ya no tengo 30 años, he vivido ya mi vida como italiano y he recorrido mucho mundo. Hoy siento vergüenza de lo que sucede en mi país. Accedo, pues, a vuestra petición de un bis del «Va Pensiero».  No es sólo por la dicha patriótica que siento, sino porque esta noche, cuando dirigía al Coro que cantó «Ay mi país, bello y perdido» , pensé que si seguimos así vamos a matar la cultura sobre la cual se construyó la historia de Italia. En tal caso, nuestra patria, estaría de verdad «bella y perdida». Muchos aplausos, incluidos los de los artistas en escena. Muti prosiguió. «Yo he callado durante muchos años. Ahora deberíamos darle sentido a este canto. Les propongo que se unan al coro y que cantemos todos el «Va pensiero» Toda la ópera de Roma se levantó. Y el coro también. Fue un momento mágico. Esa noche no fue solamente una representación de Nabucco, sino también una declaración del teatro de la capital para llamar la atención a los políticos.

El momento se puede presenciar en este vídeo:

La verdad, a mí todo esto me parece una gigantesca impostura. Esos que vemos, en la penumbra, aplaudir, emocionarse, declarar de ese modo su amor a la patria, son los mismos que elección tras elección han permitido que les gobierne quien les gobierna. Son esos los que han hecho la vista gorda a las gracietas y disparates de uno de los políticos más impresentables de Europa. Son los que hasta ahora nunca levantaron su voz para oponerse a unas políticas que han llevado a su país al borde del desastre.

Post scriptum: por aquí tampoco nos falta impostura, por cierto.

Sorprendente paro juvenil

Hoy he leído que en la CAV hay, dependiendo de las fuentes, entre 14.600 y 18.000 personas de entre 16 y 25 años en paro. En Lanbide hay apuntadas 14.367. De esas personas, 6.705 (43’6%) sólo han cursado, como mucho, estudios primarios. Hay también 3.259 (22’7%) jóvenes parados sin más formación que la secundaria obligatoria. Otros 1.403 (9’8%) no han pasado del bachillerato. Con formación profesional hay 2.945 (20’5%) jóvenes en paro. Y son 1.055 (7’3%) los universitarios en ese intervalo de edad que no tienen trabajo. [Notesé que esos porcentajes no son tasas de paro.]

En un primer momento me ha sorprendido que los universitarios fuesen tan pocos. Luego he reparado en el hecho de que la mayoría de los universitarios de ese intervalo de edades no es laboralmente activo, ya que todavía está estudiando. Así y todo, me ha sorprendido que haya en paro más titulados de FP que titulados universitarios.

He acudido a la página web de Lanbide y he visto que en el 4º trimestre de 2010, el 15’6% de los parados tiene FP y el 10% tiene estudios universitarios. Y lo cierto es que me ha sorprendido. Ahora no dispongo del dato, pero en la población hay más universitarios que titulados de FP, por lo que esas cifras quieren decir que el paro se ha cebado más con los que han cursado formación profesional que con los que han adquirido un título universitario.

Lustros oyendo decir que nada como la FP para encontrar trabajo, y encontrarse ahora con esto. En fin….

Rebatiña gubernamental

Cuando era chaval y andaba en pantalón corto por las calles de Salamanca no era raro que, algunos domingos, algún padre feliz saliera a la calle con chucherías y golosinas y las lanzara al grupo de chiquillos que se apelotonaba frente a su portal para lanzarse a coger al vuelo o del suelo lo que se pudiera. Es algo parecido a lo que hacen los Reyes Magos y el Olentzero ahora en los desfiles navideños. Y es parecido, también, a lo que se propone hacer el Gobierno Vasco con los [Enlace roto.]: una rebatiña.

El plan del Gobierno Vasco de gastar casi un millón de euros en los próximos meses para, -supuestamente-, apoyar al comercio riza el rizo. El año pasado fueron los coches, los electrodomésticos y los muebles. Se recurrió entonces a la concesión de ayudas públicas para estimular un consumo deprimido, poniendo en práctica una medida de efectividad económica más que discutible. Y no nos engañemos, lo que entonces se gastó el Gobierno vasco en aquellas ayudas lo tendrán que pagar nuestros hijos dentro de unos años con sus impuestos.

Hace unas semanas salieron con lo de entrar en el capital de la Naval, prestos a resolver con dinero público los problemas que genera la falta de competitividad de la empresa. Y ahora vuelven a las andadas. El objetivo dicen que es el comercio. Y el procedimiento es de chiste: se sortearán bonos de compra. Medio millón de euros para comprar, y el otro se irá en publicidad. Dicho con otras palabras: medio millón de euros que se gastarán entre unos cinco mil afortunadosciudadanos vascos (a razón de 100€ por cabeza) por un lado, y cerca de otro medio millón de euros que irá derecho a empresas de comunicación y de publicidad. [Excurso: a mí me parece que son estas empresas las verdaderas beneficiarias de este plan y en las que se ha pensado para ponerlo en marcha].

Insisto en que todo esto saldrá del bolsillo de nuestros hijos dentro de unos años. Y eso es injusto; ellos no tienen la culpa de que nosotros no hayamos sabido administrar debidamente nuestros recursos ahora. Pero hay más, el dinero que gasta la administración ahora se detrae del circuito económico, donde podría estar ayudando a que otros sectores, esos sí, eficientes, tengan más dinamismo del que tienen.

Ese dinero se va a gastar en vísperas electorales. No soy un ingenuo; eso se hace con un propósito, pero para mí eso es lo de menos. No les va a dar ni un solo voto. El problema es la ideología que subyace a este tipo de operaciones y los efectos que ellas acaban teniendo sobre el dinamismo económico del país y la eficiencia y competitividad de sus empresas.

Preguntas sobre la Naval

Hasta ahora de lo que se trataba era de que la administración (el estado en cualquiera de sus formas o niveles) no tuviese participación en el capital de empresas que deben competir en el mercado. Parecía claro que es muy conveniente que se mantenga la distinción entre la actividad pública y la privada. Además, la Unión Europea tiene normas claras en relación con la concesión de ayudas de estado. Están prohibidas, y sólo circunstancias muy especiales permiten las excepciones.

Pues bien, en esas estábamos, cuando las dificultades por las que atraviesa la Naval parece que van a acabar conduciendo a que el Gobierno Vasco (y no sé si también alguna Diputación) se convierta en socio de la empresa. No lo entiendo. Y me surgen algunas preguntas al respecto. Allá van:

¿Va a mejorar la competitividad de la empresa tras la entrada del Gobierno Vasco en su accionariado? ¿Por qué?

¿Van a conseguir así nuevos pedidos de barcos? ¿Tiene futuro hacer barcos de gran porte en Euskadi?

¿O es que se trata de que cuando haya que cerrar la empresa nos hagamos cargo todos los ciudadanos de la factura?

¿Es casualidad que la Naval esté en la margen izquierda del Nervión y que dentro de nada sean las elecciones municipales? ¿Es casualidad que el gobierno que baraja esta idea sea del mismo signo que los ayuntamientos de Sestao, Baracaldo y Portugalete?

¿Por que no se adoptan decisiones similares con todas las demás empresas con dificultades? ¿O con los puestos de helados los veranos que llueve y hace frío?