¿Emancipación?

Hoy he coincidido con Paul Ríos, coordinador de Lokarri, en Azpimarra (ETB1). Él sabe qué opinión tengo de los últimos comunicados de ETA ([Enlace roto.] y [Enlace roto.]) y hemos hablado de ello. Le he dicho que he empezado a cambiar algo mi punto de vista. Aparte del voluntarismo de las manifestaciones de los portavoces de la izquierda abertzale heredera de Batasuna, que hay que ponderar en sus justos términos, me ha sorprendido lo que dijo ayer Txelui Moreno y, sobre todo, cómo lo dijo.

Utilizó el término “obedecer” para expresar la obligación que tienen todos los miembros de la izquierda abertzale no emancipada de aceptar las decisiones de las bases. Pareciera que en lo sucesivo, con idas y venidas, se van a producir pronunciamientos que reafirmen ese principio de emancipación. Así que es posible que dentro de unas semanas o meses, ya no podamos utilizar el calificativo “no emancipada” para esa izquierda abertzale. Sería magnífico.

Es seguramente mucho pedir que la valoración de las gamberradas terroristas sean calificadas como lo que son, ataques inaceptables a los bienes e integridad de las personas y de la colectividad. De momento vienen a decir que eso “no toca”, aunque sólo sea por razones tácticas. Por algo se empieza.

Otra cosa es lo que haga la organización terrorista, la vanguardia. En su día sostuve que ahí, en ese ámbito, se están echando un pulso unos a otros, políticos vs. terroristas, vanguardia vs. retaguardia. Y creo que eso es lo que hay. Los terroristas se resisten; eso es lo que a mí me sugieren los comunicados. Pero parece que los políticos están por la labor. Para mí sería ya mucho. Porque una cosa es que una cuadrilla de delincuentes se niegue a dejar de delinquir y otra, muy diferente, que esa delincuencia mantenga algún tipo de cobertura política. Podría ser, pues, que los políticos decidan, si ello fuera preciso, que ya se acabó eso de dar cobertura ideológica a la delincuencia terrorista. Tampoco podríamos, entonces, hablar de vanguardia y retaguardia. También eso sería magnífico.