«Violarte hasta que digas sí»

o-USA-LA-RAZON-570

Letra de la canción «Yo le doy por el suyo»

Ese titular tan agresivo no me lo he inventado yo. Pertenece a la letra de una canción de un grupo tan poco sospechoso de machista como Los Ronaldos. O como cualquiera de las que se muestran a continuación. Salvo que escarbemos un poco, claro.

“No me gusta que a los toros te pongas la minifalda. A mi novia le he prohibido que vaya sola a la plaza”. Manolo Escobar.

“Te compro tu novia, pues tú me has dicho como es ella y me gustó la información. Es linda y apasionada, es buena y adinerada, no cela nunca por nada y sabe hacerlo todo en la casa”. Ramón Orlando

“Puta, ¡te mataré!”. Fragmento traducido de la canción Kill you de Emminen.

“Todas las niñas son unas guarras”. “Y qué más da si su mente es más corta que sus faldas”. “Si te viene el subidón, zorra, restriega tu pandero”. Portas, rapero.

“Ponte en cuatro que la cosa se puso dura”. Palomino & Daniel. Reggetón.

“Agárrala, azótala, pégala, sácala a bailar que se va toda”. Trébol Clan.

“Tendría que besarte, desnudarte, pegarte y luego violarte hasta que digas sí”. Los Ronaldos.

“Solo desean su pan, su hembra y la fiesta en paz”. Libertad sin ira, Jarcha.

Podríamos seguir poniendo ejemplos de canciones con letras que duelen hasta el infinito. Son canciones que en uno u otro momento de nuestra vida hemos bailado en fiestas, verbenas y discotecas sin reparar en el mensaje que lanzan.

No soy yo muy bailonga precisamente y sí me da por escuchar las letras de las canciones que suenan a todo trapo cuando salgo. No voy a ir ahora de “esto ya lo decía yo”, pero el planteamiento que ha hecho el Ayuntamiento de Elgoibar a la hostelería de la localidad para que no pongan canciones con letras machistas y sexistas, ya se me había pasado por la cabeza muchas veces. De hecho, cuando en algún local he escuchado una letra de esas, me ha incomodado, me he sentido violentada y si el estilo musical ha seguido siendo ese canción tras canción, he optado por irme. Creo que es una de esas cosas que, si las dejamos pasar, si pensamos “no voy a ser tan rancia de ponerme a estas horas de la noche y de la fiesta a decir que esas letras me están ofendiendo”, se perpetúan y acaban por normalizarse. Y no. Si hay que denunciarlo se denuncia, sea el momento que sea.

Parece que son pequeños detalles, pero tienen una importancia capital en la interiorización de un lenguaje que ejerce violencia contra las mujeres. No sólo pasa en la música. En un viaje a Amsterdam quise comprar un souvenir. Buscaba un imán para la nevera porque una de mis amigas los colecciona. La cosa es traernos como regalo el imán más feo que encontremos. Entre todos había uno que mostraba a una serie de chicas desnudas que pretendían ser prostitutas del famoso Barrio Rojo, de las que están en los escaparates. Sin pensarlo lo cogí y dije “ya está; este es el más feo”. Pero al llegar a la caja me sentí mal comprando ese imán. Me dio por pensar que estaba contribuyendo a banalizar la prostitución, a convertirla en un atractivo turístico (ya lo es allí) y que como persona y especialmente como mujer, no podía fomentar, siquiera con esa tontería, el drama que se esconde detrás de la mayoría de esas mujeres. Opté finalmente por el tradicional tulipán.

Volviendo a la letra de las canciones. La hostelería ha puesto el grito en el cielo ante la campaña del Ayuntamiento de Elgoibar. Dicen que la clientela canta y baila esas canciones y no pasa nada y que su intención es continuar haciéndolas sonar. El negocio es el negocio, claro, pero a veces hay que sacrificar cosas para ganar en humanidad.

Menos mal que no todo es negativo en el mundo de las letras. Hay muchos artistas que, sabiendo del poder que tienen con sus canciones, deciden lanzar mensajes a favor de la igualdad y contra el machismo. Es muy importante que, por ejemplo, la música se utilice en las aulas para educar contra la violencia de género. Más del 80% del alumnado de ESO escucha música todos los días y conceden una importancia enorme a lo que escuchan. Unas letras agresivas conllevarán un tratamiento agresivo.

Por destacar algunas de esas canciones, vayan estas 10:

.. “Amigas”. Ana Belén.

.. “Mujer florero”. Ella baila sola.

.. “Ella”. Bebe

.. “No le grites”. Los suaves

.. “Pantera en libertad”. Mónica Naranjo

.. “Violencia machista”. Ska-P

.. “Benvinguts al paradis”. Obrint Pas

.. “Acabado en A”. El canto del loco

.. “No dudaría”. Antonio Flores.

.. “Respect”. Aretha Franklin

 

 

 

4 comentarios sobre “«Violarte hasta que digas sí»”

  1. Evidentemente parece que la sensibilidad ha cambiado.

    A bote pronto me vienen también a la cabeza…»La mataré» de Loquillo o «Hoy voy a asesinarte, nena»…de Siniestro Total.

    Lo curioso es ciertamente que ninguno de esos grupos o cantantes y casi diría que tampoco la inmensa mayoría de sus seguidores (que hemos coreado esas canciones en sus conciertos) responden al perfil de machista redomado.

    ¿Eran esas canciones apología de la violencia machista? ¿se puede hacer apología de algo sin pretenderlo?

    No lo sé. No lo tengo claro. Sí creo que hoy ni Los Ronaldos, ni Loquillo ya no interpretan esos temas (de Siniestro…no lo sé, capaces de todo).

    Tal vez aquello formaba parte de una mentalidad que nos rodeaba sin darnos cuenta.

    Sigo pensando que no había intención de defender ni apoyar la violencia contra las mujeres en esos temas pero visto lo visto..y el aumento de estos casos…quizás menor pasarse de escrupuloso o de políticamente correcto que quedarse corto y dar lugar a dudas.

    De todos modos…creo que esos mensajes de esas canciones eran mucho más inofensivos (quizás de mero simples) que lo que genera cualquier reality de hoy en día, cualquier Gandía Shore, cualquier Hombres, Mujeres y Viceversa, etc.

    1. Creo que si se puede hacer apología de algo sin pretenderlo. Tienes razón en que hay muchos programas de tv descaradamente ofensivos y machistas. Pero no podemos dejar de denunciar a menos que queramos perpetuar las cosas que no estan bien. Muchas gracias por leer.

    2. Inofensivos puede parecer para una persona que no ha pasado por este tipo de violencia; pero una persona que ya conoce estos tratos y por ende está traumada, este tipo de canciones le pueden hacer revivir la situación de agresión o violencia.
      Aparte de que las personas al escuchar esto se van condicionando y pensando en que es algo normal tratar a las mujeres como se les dé la gana por el simple hecho de satisfacer necesidades.

  2. Las sociedades son machistas , nada extraño que tambien se evidencie en la musica, pero en algunos casos es fisica misoginia. No se trata de una cancion y ya , es apologia a la violencia contra las mujeres , ya sea denigrando, humillando , cosificando o agrediendo sexualmente. La cultura machista esta muy arraigada en todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *