Faringitis a 4.700$

unnamed (9)

El 20% a pagar, sí o sí

Mires hacia donde mires te encuentras estos días con un/a griposa. Otro año en el que nos está azotando con ganas y que lleva a cientos de personas cada día hasta las urgencias de nuestros hospitales. Pasa cada año. Pese a que nos pidan que, salvo complicaciones graves, pasemos la gripe donde hay que pasarla, es decir, en la cama, nos entra parece ser un deseo irrefrenable de acudir a las urgencias hospitalarias y echar unas horitas esperando nuestro turno. Que sí, que esos servicios están para usarlos, pero de manera moderada y cuando realmente se necesita, porque hacer un mal uso del servicio y quejarnos no es de justicia.

No quiere decir esto que todo el mundo use alegremente estos servicios. Los sindicatos del sector y el propio personal sanitario ha denunciado en los últimos días la situación casi de trinchera que se vive en nuestros centros hospitalarios.

Recordaba esto al recibir una factura de un hospital norteamericano por el diagnóstico de una simple faringitis: 4.700$. Incluye consulta y análisis de sangre, algo que te hacen según entras por la puerta. Vas con la intención única de que te receten algo que te haga bajar la inflamación y te quite el dolor pero sales con un dolor de cartera que tarda más en curarse que la propia faringitis. Y por mucho que tengas tu seguro internacional, esos hospitales siempre encuentran un resquicio por el que colarte un alto % que tendrás que cubrir de tu bolsillo sí o sí. Tanto como 975 $.

En el sistema sanitario de Estados Unidos el sector privado predomina. La ciudadanía tiene seguros que paga a través de su salario o los contratan por su cuenta de manera individual; pero cerca de 50 millones de habitantes no están asegurados. En el caso de prestación de servicios a terceros, un restaurante por ejemplo, también es habitual que se incremente la factura en un determinado tanto por ciento para pagar el seguro médico de los y las empleadas. Vamos, que a lo que te cobran por la hamburguesa hay que sumarle un mínimo de un 15% más en concepto de propina y al menos un 3% para pagar el seguro médico de los trabajadores/as.

Este sistema es injusto e insolidario. Sabido es que enfermar en los EEUU te puede llevar directamente a la ruina. Comprobado está si por una simple faringitis te arrean una factura de 4.700$.

El temido, y no sin justificación, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ha tomado como una de sus primeras medidas  anular la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, más conocida como ObamaCare. Esta ley ha permitido que muchos millones de estadounidenses tengan un seguro público de salud y que ciudadanos sin esa nacionalidad hayan podido registrarse en el sistema público. Con restricciones, cierto, pero muy lejos de la situación anterior a Obama.

Nuestro sistema de salud puede tener fallos, haber sufrido recortes duros en los últimos años de crisis, ser mejorable, pero está bien conocer lo que pasa en otros lugares para valorarlo en su justa medida. No quiero ni pensar en lo que sucedería aquí si alguien recibiese una factura como la que yo he recibido por diagnosticar una faringitis.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *