La cerveza, en el tercer tiempo

 

El “tercer tiempo” es una tradición que nació en el rugby por la cual, una vez finalizado el encuentro, que tiene dos partes, los equipos contrincantes se encuentran para confraternizar y limar los piques que puedan haber surgido durante el partido. Dicen quienes practican este deporte que este tercer tiempo es casi más importante que el propio encuentro porque es el momento en el que se ponen sobre la mesa, acompañados de una buena cerveza, los valores de cualquier deporte: empatia, camaradería, juego limpio y respeto al rival, entre otros.

Hay un dicho británico que asegura que “el fútbol es un juego de caballeros jugado por bestias y el rugby es un juego de bestias jugado por caballeros”. Así se sienten quienes practican este deporte. Buscan que el fin no sea la victoria sino la amistad. ​

Este fin de semana vamos a ver a miles de aficionados/as al rugby por todos nuestros territorios. Las finales se juegan en Bilbao pero la afición se va a repartir no solo por la CAV sino por las comunidades limítrofes. Es un orgullo recibir a tantísima gente y, como cuando recibes visitas en casa, vamos a mostrar nuestra mejor cara para que quienes ahora nos visitan se conviertan en embajadores de Euskadi en sus países.

Los transportes públicos se reforzarán de manera importante. El metro funcionará de manera ininterrumpida y los bares podrán estar abiertos un par de horas más de su horario habitual. A visitas excepcionales, medidas excepcionales.

Sin embargo, una cosa es ofrecer los mejores servicios a nuestros visitantes y otra es saltarse las normas. La ley de Drogodependencias del Gobierno Vasco establece la prohibición de vender bebidas alcohólicas en los recintos deportivos. En San Mamés, donde se jugarán las finales, la venta de alcohol se limita a la zona VIP aunque hay que parar quince minutos antes de que empiece el partido hasta un cuarto de hora después de que acabe. Salvo en esa zona, no hay excusa que valga. No se vende alcohol. Cero. Pues bien, esta vez se va a hacer una excepción y se podrá vender y consumir bebidas alcohólicas en todas las zonas, respetando esos horarios VIPs, con la intención de contentar a las aficiones.

Se preguntaba un hostelero que a ver quién le dice a un irlandés que no puede tomarse una cerveza en el estadio. Pues se lo tendrán que decir los mismos que se lo dicen a un vasco a un chino o a un argentino. La ley está para cumplirla y no para saltársela según sean las aficiones y las circunstancias.

La policía municipal asegura que estas aficiones no suelen ser conflictivas y se relacionan de manera pacífica. Supongo que además de eso entenderán que en cada país hay unas normas y unas leyes y que si en Euskadi no se bebe en los estadios, no se bebe y ya está.

¿Cuantos eventos de los que pueden organizarse en San Mamés, además de los propios partidos, merecen una excepción? Podríamos hacer una lista interminable. Creo que hemos perdido una buena oportunidad de ser un ejemplo en la lucha contra otra de esas lacras que tenemos, el consumo de alcohol. Estoy segura de que los y las aficionadas al rugby no se hubieran quedado en su casa por no poder consumir una cerveza en la grada.

Otra demostración de que las ley no están para cumplirlas y de que el negocio es el negocio.

 

 

 

 

9 comentarios sobre “La cerveza, en el tercer tiempo”

  1. Discrepo.
    No, no se habrían quedado en su casa. Sencillamente, el evento no se habría celebrado en Bilbao sino que se habría elegido otra ciudad en la que se se dejara a los protagonistas, los aficionados al rugby, disfrutar de su afición con todos sus ingredientes, que incluye disfrutar de una cerveza mientras se ve el partido y se canta, etc; que no tiene nada de malo y menos cuando es gente que suele exhibir un comportamiento impoluto (es más, puede ser una buena lección para los futboleros aprendan-aprendamos cómo se puede animar cívicamente para que no sea precisi prohibir beber ni dispostivos antidisturbios).
    Es decir, no se habrían quedado en casa: la organización habría elegido otra sede porque además algunos de los principales patrocinadores son marcas de cerveza que lógicamente no van a venir a un sitio donde se les pongan esos límites. Bilbao se habría quedado sin poder mostrar esa buena cara a esos miles de personas, se habría quedado sin esos millones de euros que van a dejar, sin la proyección exterior, etc.
    Y…todo ¿por qué? Por combatir la “lacra” del alcohol. El mal uso y abuso del alcohol es una lacra. Como lo es el mal uso de las redes sociales, de los dulces…de casi todo.
    Y no creo que tomarse unas cervezas viendo un partido de rugby entre dentro de ese mal uso. A lo mejor, si nos ponemos así, tiene más sentido prohibir las txoznas en aste nagusia o la propia aste nagusia, excusa para un continuado abuso de la lacra del alcohol. No lo creo…pero todo es ponerse.
    Y…lo de las normas…pues igualmente es relativo. ¿Cuándo se permite la excepción y cuándo no? Me vale el ejemplo de aste nagusia o de santo tomás; ¿está permitido el consumo de alcohol en la calle fuera de los establecimientos y terrazas? No, pero determinados días se hace la excepción.
    Pero voy a ser incluso un poco más puñetero; soy donostiarra y vivo en el centro por lo que me toca “asistir” o “sufrir” las numerosas carreras populares que recorren esa zona a lo largo del año y puedo asegurar que se saltan a la torera un sinfín de ordenanzas municipales en materia de ruido (megafonía a todo trapo desde primera hora), suciedad (queda la calle como después de un botellón estudiantil masivo) y se generan muchísimas molestias a los vecinos. Pero…es una excepción. ¿Cuándo sí y cuándo no?

  2. En cambio, en los encuentros de Primera División, Segunda División y Segunda División B de fútbol, así como en la Liga ACB de baloncesto, es de aplicación la Ley 19/2007 de 11 de julio, contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte.

    Esta otra normativa tiene otra regulación del consumo y venta de alcohol para fútbol y baloncesto profesional, de ahí las diferencias con los partidos de rugby.

    1. Si, si, se aplica el artículo 4 de esa ley que tu citas. Dice en su apartado 1 que queda prohibido en las instalaciones en las que se celebren competiciones deportivas el consumo, venta e introducción de bebidas alcohólicas. Literalmente. Gracias por leer!

  3. Me temo que se está creando polémica y rencillas donde no hay razón.
    Mejor leerse con detalle las leyes y normativa.
    Y no estropear el buen ambiente, que hay muchas personas que solo leen los titulares y se quedan con lo polémico. No encendamos fuegos innecesarios, por favor

  4. Ayer el Gobierno Vasco dejó claro que en el fútbol (1 y 2 división) y en el basket, se aplica la Ley española de 2007 donde se prohibe la venta y consumo de alcohol. Así, en la liga no se puede vender alcohol excepto en el palco vip que se considera recinto separado y cerrado por lo que se aplica la ley vasca de 2016 (15 min antes y 15 min después). En el caso actual, del rugby, solo se aplica la ley vasca, es decir 15 min antes y después. Por lo tanto, no ha habido ningún cambio ni tolerancia.

  5. Básicamente estoy de acuerdo. Es verdad que la ley está para cumplirla y no saltársela cuando mejor convenga. Y aquí viene el “Pero…”. Pero sí es verdad que las aficiones del rugby son cívicas y saben beber, pues a ver si a las aficiones del fútbol les enseñan algo y las matan de envidia; y aquí viene otro pero… Pero me pregunto hasta que punto es verdad que saben beber y comportarse… y no es solo meras excusas para hacer negocio.
    Que conste que por regla general no bebo alcohol y que no aguanto a l@s personas que lo hacen y pierden los papeles… no los quiero ni de lejos.

  6. Creo que en San Mamés tampoco se está cumpliendo la ley, cuando se permite la venta de bebidas alcoholicas en la zona de localidades VIP, ya que, entiendo, deben cumplir la ley de la misma forma que el resto de localidades de San Mamés. ¿O las localidades VIP no están ubicadas en el recinto deportivo?

  7. Lore Arana: dices que a ver si va a ser una excusa para hacer negocio. ¡¡¡Pues claro que lo es!!!! Pero es que hacer negocio…no es malo. Todos vivimos de los negocios que de una u otra forma hacemos. Todos vendemos bienes o servicios. Que haya negocio es bueno para todos. Hace negocio Guinness, hace negocio Café Fortaleza, hace negocio el que tiene un bar, hace negocio el taxista, hacen negocio los hoteles y pensiones…y por supuesto los que trabajan en todo ello.
    Y la cerveza es una excusa…pero es que el mismo rugby es otra excusa. Bilbao ha querido esto porque es muy buen negocio.
    Y lo de la cerveza más que una excusa es un requisito sine qua non para que venga el evento. O se hace como pide la organización, que implica la cerveza (que patrocina), o se van a otro sitio.
    Me parece de mero sentido común ser flexible para evitar que el evento se vaya a otro sitio y perder todo lo bueno que va a traer.
    Pero es que además….¡¡¡es que no pasa nada!!! Que no estamos diciendo que se van a permitir sacrificios humanos; que se trata de que se puedan tomar unas cervezas viendo los partidos. ¡que no tiene nada de malo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *