Frankenstein

A mí Frankenstein siempre me cayó simpático. Un monstruo hecho de retazos con corazón y sentimientos. No se si hubiera sido la mejor opción para dirigir un país, pero no es malo darle una oportunidad. Los expulsados del paraíso del poder no lo ven así, claro.

El concepto de Gobierno Frankenstein se refiere al gobierno que previsiblemente se conformará tras haber salido adelante la moción de censura que ha llevado a Pedro Sánchez a convertirse en Presidente. Por primera vez en la historia de esta democracia se erige presidente alguien a quien no han elegido las urnas. Tampoco es malo eso. Son las reglas de un sistema, el democrático, que permite reprobar a quien habiendo llegado al cargo tras unas elecciones, demuestra que no es digno de tal posición.

Hoy, el PSOE llega a la Presidencia apoyado por las formaciones políticas que hacen eso que llaman  “nueva política”. Hablan de regeneración democrática y es cierto que nuestro sistema necesita una importante limpieza. Ya ha empezado. Sacar del gobierno a un partido corrupto, no solo con personas corruptas sino corrupto desde la raíz, es el primer paso para que esa regeneración sea real.

No es nueva esta necesidad. Uno son así de malos, sí, pero tampoco los anteriores fueron mucho mejores. Digo Felipe Gonzalez y me vienen a la memoria el caso Filesa, el de los Fondos Reservados, el caso Guerra y otros tantos. Digo Rodríguez Zapatero y recuerdo el caso de los ERES falsos. Digo Aznar y lo uno al caso Zamora, al Tabacalera, etc, etc, etc. Ninguno se salva.

Sin embargo, confío en ese concepto de regeneración. En biología es el proceso por el que se recupera la estructura y la función de órganos o partes del cuerpo dañados. Hay muchas partes dañadas en las estructuras de este país.

Rajoy ya no es presidente. Ha sido desalojado por presidir un país desde la corrupción, desde el aprovechamiento personal de muchos de los miembros de su equipo. Su tiempo ha pasado y solo le queda esperar las muchas sentencias que aún quedan por salir contra el PP.

Suerte a los y las entrantes. Ojalá no nos decepcionen, que este país ya lleva muchos dramas a sus espaldas.

5 comentarios sobre “Frankenstein”

  1. La politica hace, a veces, extraños compañeros de cama, como ahora en España.

    Nos libramos de la intervención económica a la que nos abocaba el Gobierno presidido por Rodríguez Zapatero. El mérito no es del Gobierno del PP, el mérito es de la sociedad española que ha soportado y soporta los elevados costes de haber logrado la no intervención desde las instituciones comunitarias. Siendo ello así, hay que reconocer que los Gobiernos del PP presididos por Mariano Rajoy, perdedor de la moción impulsada por Pedro Sánchez, no han acertado en todas sus iniciativas pero si que han contribuido positivamente a librarnos de la intervención.

    El cambio de Gobierno se produce abruptamente, sin programa conocido y con mayor debilidad parlamentaria que antes.

    Hay que tener fe de carbonero para sostener que ahora vamos a salir adelante mejor. Si el PSOE ha aprovechado el momento y una excusa circumstancial – por grave que sea la Sentencia de marras; grave es toda la corrupción sufrida, del 3% y los Pujol, al caso De Miguel y los ERES, pasando por todo lo que aún queda de la Gurtel y demás. Grave es tardar en reintegrar a la caja común lo rapiñado por tanto chorizo, “honorable” o no.

    Escéptico y en estado de vigilia me quedo.

    Muchas nubes en el horizonte político, más que esperanzas, pese a lo que diga la vieja canción:

    https://m.youtube.com/watch?v=4yZvSjleIkA

    Salud y saludos

  2. Me asombra el que digas “Por primera vez en la historia de esta democracia se erige presidente alguien a quien no han elegido las urnas.”
    Me deja cuadriculada, cuenta los votos que en las urnas fuimos metiendo los votantes y que apoyan a todos y cada uno de los diputados que han votado sí a la moción de censura, te aseguro que son muchísimos más votos que los que llevan detrás el PP y Ciudadanos.
    La mentira es como la mierda, quieras o no, algo se pega.
    Y no, no soy del PSOE, ni jamás lo he sido, pero las matemáticas son matemáticas.

    1. Sí es la primera vez que hay un presidente no elegido después de las elecciones. Otra cosa es el juego democrático y las alianzas.
      Gracias por leer.

  3. Se está dando mucha bola a ese agumento por el cual la llegada de Sánchez al Gobierno no está respaldada por los votantes, delizando la idea de que es democrático pero…menos.
    Esta afirmación viene en algunos casos orginada por el simple “pique” del sector ideológico afín a quienes han sido desalojados del poder y en otros casos por la muy extendida falta de cultura política que padece el país.

    Estamos en un sistema parlamentario. Repito. Parlamentario. Los votantes eligen composición del Parlamento. Y el Parlamento, em función de la correlación de fuerzas que ha dado las urnas…eligen al Jefe del Ejecutivo.
    Es un sistema perfectamente democrático que además estña vigente en muchos Estados con siglos de democracia en su haber. Hay otros sistemas igualmente democráticos como el presidencialista o mayoritario.
    A mí el sistema parlamentario me parece el más profundamente democrático ya que da mucho juego. Da mucha más relevencia al voto de los ciudadanos ya que unos miles de votos arriba o abajo que otorguen un par de escaños más o menos a una fuerza minoritaria puede, como hemos visto, cambiar un gobierno. Eso lanza el mensaje de que cada voto cuenta. Además ello obliga a llegar a acuerdos, negociar entre diferentes, ceder, da visibilidad a las minorías, etc.
    Sucede, me temo, que quizás es un sistema que requiere precisamente que haya una clase política y una sociedad muy madura desde el punto de vista de cultura política y democrática…y no parece ser el caso español.
    Aquí la gente acepta o no el sistema según le salga la jugada.

    El caso de Sánchez es el mismo que el de Uxue Barkos o el que vimos en el ayuntamiento de Gasteiz. El partido más votado (en el caso de UPN, de largo) se ve desplazado del gobierno porque hay una mayoría de votantes, reflejados, en escaños para los que es una prioridad que es fuerza no gobierne. Poco importa que esto suceda en la investidura o a lo largo de la legislatura a través de una moción de censura. Es más…diría que está aún más justificado en este caso al responder a una situación ya insostenible de una sentencia demoledora, un presidente del que el tribunal insinua falso testimonio ante el mismo…
    Al inicio de legislatura (caso Navarro) uno puede entender que es más delicado no dar la oportunidad de gobernar al partido al que la ciudadanía ha votado mayoritariamente (se puede pensar; al menos se han ganado empezar a gobernar y ya veremos lo que hacen)…pero…en todo caso…son matices…en ambos casos por supuesto que quien llega al gobierno lo hace por los escaños, esto es, por los votos.
    No creo que nadie puede dudar de que pnv, psoe, podemos, Esquerra, etc…podían dar por hecho el mandato de sus votantes de desalojar a Rajoy de Moncloa.

    Pero, vamos, que si el sistema resulta demasiado conplejo para nuestra endeble cultura política…que alguien proponga pasar a un sistema presidencialista o mayoritario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *