La moda y los depredadores sexuales

ACLARACIÓN: Por error, en este post se citaba el nombre de un fotografo italiano y se enlazaba a un perfil de linkedin que nada tiene que ver con el fotografo denunciado. El error se produjo por coincidencia de nombre y apellido.  Pido disculpas por los daños que este error haya podido causar al aludido. El denunciado es un fotógrafo que trabaja en Milán y el enlazado es un profesional que trabaja en Valencia y que nada tiene que ver con los hechos.

——————————————————————————————————————

Zuriñe Aspiunza es una modelo profesional vasca. Anda todo el día con su maleta a vueltas, de Madrid a Barcelona, de Barcelona a París a Milán o donde haga falta. Lleva ya mucho tiempo en el mundo de la moda, tanto en pasarela como en sesiones de fotografía para publicidad, catálogos, etc.

El caso es que a lo largo de su carrera ha tenido oportunidad de ver cómo los depredadores sexuales campan a sus anchas y se aprovechan, en ocasiones, de la ilusión y las ganas de las jóvenes modelos para cruzar la raya, es decir, para intentar obtener favores sexuales a cambio de los que les prometen como una brillante carrera. Ha conocido situaciones de este tipo y ha visto como la mayoría de las chicas víctimas de esos desalmados se lo han guardado para ellas, no lo han denunciado por miedo, por vergüenza o por creer que su carrera terminaría en el momento de salir de una comisaria con la denuncia en la mano.

Esta semana ha sido la propia Zuriñe la que se ha convertido en agredida. Sucedió en su última visita a Milán para realizar un trabajo al que se sumó una sesión de fotografía con un fotógrafo italiano. Como tantas otras veces acudió a la cita sola. Nadie va acompañado por su pareja, su madre o cualquier otro familiar al trabajo. Una vez preparada la sesión, el agresor bajó la luz, pidió al resto del equipo que saliese de la sala y se abalanzó sobre la modelo intentando desnudarla y sometiéndola a tocamientos. Su intención no era parar en ningún caso. Tras unos segundos de parálisis, Zuriñe comenzó a gritar, salió de la habitación y contó lo sucedido a los y las compañeras del fotógrafo. Encontró apoyo, sí, pero también la insinuación por parte de los responsables de la agencia que la había contratado de que era mejor «dejarlo estar».

El siguiente paso, tras el estupor inicial, debía ser el que fue. Acudir a una comisaria de policía para denunciar los hechos y que el tal Marotta sea investigado y puesto a disposición judicial.

No fue fácil para Zuriñe dar el paso. Dudó, se lo pensó mucho antes de presentarse ante la policía. ¿Por qué? Precisamente por lo que les sucede a muchas mujeres que son víctimas de agresiones sexuales. Temor a que no te crean, sobre todo. No tienes ninguna señal, no hay ojo morado que demuestre que le han agredido ni hay muestras de abuso. Quienes recogen la denuncia te creen o no. No sabes si poner la denuncia servirá para algo o se quedará en un cajón y además te encuentras en un momento en el que te sientes especialmente vulnerable e impactada por lo ocurrido.

Afortunadamente Zuriñe superó todos esos pensamientos y decidió que su denuncia servirá seguramente para que otras chicas estén alerta en situaciones como esa y, sobre todo, para que el fotógrafo italiano sea conocido como lo que es, un depredador sexual.

La denuncia de los hechos ante la policía es el único arma del que disponemos para sacar a la luz situaciones tan asquerosas y desgraciadamente frecuentes, no solo en el mundo de la moda sino en todos los ámbitos. Si no lo hacemos público, si nos lo guardamos para nosotras mismas, permitiremos que los agresores se sientan libres e impunes para seguir actuando de esa manera.

Gracias a Zuriñe y a todas las mujeres que superan esa barrera, lógica y normal tras una agresión, y se plantan en una comisaria venciendo sus miedos y sus vergüenzas. Por el momento es el único camino que tenemos para erradicar esta lacra. Y no digo que tenemos otras vías pero que no os van a gustar porque me caería una multa como ya le ocurrió a la Presidenta de una asociación de mujeres que lo apuntó recientemente.

Ánimo y fuerza para todas las Zuriñes del mundo. Yo hoy me siento muy orgullosa del paso dado por mi sobrina.

 

3 comentarios sobre “La moda y los depredadores sexuales”

  1. Menudo hijo de puta espero q recibas tu merecido zuriñe es una persona muy buena
    Ojalá te den tu merecido o vengas por el norte de España q te estaremos esperando

  2. Gracias Zuriñe por tu valentía. Hacen falta más mujeres fuertes y valientes como tú para que se acaben por fin todos los abusos de estos sinvergüenzas y asquerosos, que se creen con derecho a lo que les de la gana sólo por ser hombres. Ánimo y sigue siendo tan estupenda como hasta ahora.

Responder a Tony Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *