Tarde de fútbol femenino, sold out

El fútbol mueve más montañas que la fe, de eso estoy segura. No hay más que mirar a nuestro alrededor y ver cómo este deporte va a ser el que consiga llenar un estadio tan grande e importante como el de San Mamés. Miles y miles de espectadores y espectadoras animando a un equipo femenino. No es la primera vez que pasa esto en Bilbao y, tal como vamos, no será la última. Afortunadamente.

Se equivocan quienes aseguran que la insistencia en este tipo de asuntos por parte de aquellas que defendemos la igualdad, cansa y consigue el efecto contrario. Lo que ha sucedido con las entradas para el partido de las chicas del Athletic en La Catedral lo corrobora. Agotadas. Han conseguido colgar el cartel de «no hay billetes».

Esto no ha sido fruto de la casualidad ni de la llegada de una nueva directiva al Club a la que se le atribuye mayor sensibilidad hacia la igualdad. Esto es la consecuencia de un trabajo de muchos años ejercido por personas que quieren, simplemente, que el deporte masculino y el femenino estén en el mismo nivel.

Que el deporte practicado por mujeres no genera los mismo ingresos que el practicado por hombres ha sido una de las históricas justificaciones para no darles el mismo espacio en los medios o, por ejemplo, no jugar en los mismos campos y horarios. Ahora vamos a comprobar que cuanto más hablemos y escribamos del deporte femenino, mejor posicionado estará y mayor será el rendimiento que patrocinadores y clubes obtengan de su práctica.

El mensaje de la igualdad es como el sirimiri; va calando de forma insistente, sin prisa pero sin pausa. Durante mucho tiempo hemos criticado la escasa presencia de mujeres en los medios por grandes que fueran sus logros. De tanto insistir hemos conseguido que a la Liga de Fútbol Femenina se le concedan incluso dos páginas semanales en periódicos de gran tirada, que se retransmitan los partidos de las chicas o, al menos, que se les dediquen minutos en los programas deportivos. Avanzamos.

Ahora es necesario que quienes ejercen el periodismo deportivo asuman que los temas a tratar con ellos y con ellas son los mismo, que ellas no juegan a la sombra de ellos o que las entrevistas deben girar siempre en torno a la práctica deportiva y no de cuestiones ajenas a la misma como si concilian, si jugar a fútbol les vuelve masculinas o si tener o no tener hijos condicionará su vida profesional como futbolista. Son cuestiones que se les plantean a ellas pero raramente se les hacen a ellos.

Vamos a seguir insistiendo en la necesidad de ampliar el espacio y el tiempo que se dedica al deporte practicado por mujeres. Vemos que el apoyo social viene de esa insistencia y de que pongamos sobre la mesa la necesidad de generar igualdad en el deporte. Tampoco en este caso vamos a tirar la toalla y, mucho menos, a cansarnos.

Mujeres y deporte. Es posible.

 

2 comentarios sobre “Tarde de fútbol femenino, sold out”

  1. Hoy todos con nuestras neskas. El espectaculo que va a ser San Mames va a ser grandioso . Hoy a mas de uno se le va a caer ………..mas de una lagrima de alegria

  2. Parafraseando a Larry:
    «Bueno, es que depende el aspecto que se quiera valorar.

    Si se valora como algo simbólico está muy bien. No se me entienda mal. Era un partido de competición oficial. Un partido serio e importante y como tal lo prepararon y lo jugaron las jugadoras de ambos equipos. No era un show propagandístico pero sí que ha podido servir, gracias a esa impresionante asistencia, como un empujón más en esa campaña general en los distintos ámbitos (cultura, deporte, etc) de concienciación en favor de la igualdad. Un acto puntual.

    Como tal, ya es éxito en sí mismo.

    Habrá que tener en cuenta que también ha ayudado los suyo esa fidelidad que tiene a su club la masa social rojiblanca. El Athletic convoca…la gente va.

    Pero veo absurdo pasar de eso a la exigencia, que la estoy escuchando, de que el fútbol femeninos tenga la misma repercusión, atención, etc, que el masculino (que, por cierto, ya podía tener un poco menos).
    Parece como si existiera un deber de ir a ver fútbol femenino. Como si alguien fuera un machista por ver fútbol masculino y no femenino. El mensaje ese de “a ver cuántos e los del miércoles vais a ver el próximo partido” creo que encierra de alguna forma esa especie de exigencia.

    Pues no. Yo no voy a ver fútbol femenino porque me parece un tostón (la mayoría de las veces hoy en día también me lo parece el masculino). El tenis femenino me gusta mucho más que el masculino (sobre todo en pista rápida es ya una mera sucesión de “hostiazos” a la bola), me gusta el balonmano, el atletismo femenino…etc.
    Pero el fútbol…creo que es uno de esos deportes en los que en categoría femenina la diferencia es muy grande respecto de la masculina. Y no pasa nada.»
    Dixit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *