Testamento Vital

Solo quien ha visto el sufrimiento de cerca, quien ha mirado a los ojos de alguien que sin palabras le decía a gritos que su propia vida le sobraba, sabe que haría cualquier cosa por evitar una muerta indigna. Más que de muerte digna me gusta hablar de «vida digna» porque la muerte es una parte de la vida. Si nos esforzamos por llevar una vida lo más digna posible es terriblemente injusto que nos obliguen a morir de una manera contraria a lo que ha sido nuestro transito por aquí.

Enfrentarte a la decisión de ayudar a alguien a morir o dar tu consentimiento cuando el cuerpo médico te asegura que una sedación paliativa es la única manera de ahorrar dolor extremo a quien lo padece es algo que te impacta de tal manera que jamás llegas a eliminar de tu mente ese momento. Te paraliza tener que tomar esa decisión, te hace sentir como si fueses tú quien decide sobre la vida y la muerte.

El debate sobre la eutanasia se ha suscitado en España después de conocer que Ángel ayudó a morir a María José. A estas alturas todo el mundo sabe del caso y se ha formado su propia opinión. Hay incluso quien, como el periodista Jimenez Losantos, cree que se trata de un montaje con mucho «making of» que curiosamente coincide con la campaña electoral. Hay que ser muy miserable para plantearle a alguien que acaba de perder a su compañera de vida si ha elegido el momento para incidir en las elecciones, tal y como preguntaba a Ángel otra periodista, Susana Griso.

Yo me manifiesto absolutamente favorable a la eutanasia perfectamente legislada y controlada. Mientras eso va llegando, y es obvio que el caso de Ángel y María José con las imágenes y palabras absolutamente claras respecto al deseo de morir de esta última ha hecho dar un paso de gigante en el tema, sería importante que conociésemos más a fondo lo qué es y lo qué significa el «Testamento Vital». Todos y todas podemos dejarlo hecho. Es importante saber a quién dejamos nuestros bienes pero lo es aún más saber cómo queremos que nos atiendan en nuestra etapa final.

Ahí van algunos datos sobre este testamento. Y os dejo también al final el documental ALMA en el que el afectado y ya fallecido Mikel Trueba nos mostraba no sólo cómo vivía sino cómo quería morir.

¿Qué es el Testamento Vital?

El Testamento Vital, también llamado Documento de Instrucciones Previas o Testamento de Voluntades Anticipadas, es un documento en el que una persona deja constancia escrita de su voluntad con relación a los tratamientos médicos a los que desea someterse o no, en caso de enfermedad, llegado el momento en que no pueda expresarse por sí misma; o, una vez fallecida, sobre el destino de su cuerpo o de sus órganos.

En este Documento, por tanto, queda reflejada la voluntad de su autor con relación a:

  • Las instrucciones y límites sobre los cuidados médicos que desea recibir o no, en el supuesto de padecer una enfermedad irreversible -que no tenga curación- o terminal -que le va a provocar el fallecimiento con toda probabilidad-.
  • Llegado el momento de su fallecimiento, si desea ser enterrado o incinerado.
  • Si quiere donar sus órganos cuando fallezca.
  • Quién es el representante autorizado para ayudar a interpretar, en su caso, las instrucciones contenidas en el documento y para tomar las decisiones que corresponda, cuando no se hayan previsto.

Se trata de un documento que permite a su autor influir en las futuras decisiones asistenciales que tomarán los profesionales de la Salud, que han de ser respetuosas con la voluntad del paciente.

¿A partir de qué momento adquieren validez las instrucciones dadas en el Testamento Vital?

Desde el mismo momento en que se otorgan, es decir, cuando se redactan.

Además, a fin de darlas a conocer, deben inscribirse en un Registro público, para tener la seguridad de que, cuando sea necesario, el facultativo que las tiene que aplicar podrá consultarlas de forma rápida.

¿Dónde debo inscribir mi Testamento Vital?

En el Registro de Instrucciones Previas de tu Comunidad Autónoma, dependiente de la Consejería de Sanidad.

Además, a fin de asegurar que las Instrucciones Previas otorgadas por los pacientes sean conocidas en todo el territorio nacional, existe un Registro Nacional de Instrucciones Previas (RNIP), donde se depositan todos los documentos remitidos por los registros autonómicos.

¿Cómo se regula en España el Testamento Vital?

  • El punto de partida fue la Ley 14 de 2002, reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones [de los pacientes, los profesionales y los servicios sanitarios -públicos y privados-] en materia de Información y Documentación Clínica.
  • En 2007 se publicó el Real Decreto 124, por el que se regula el Registro Nacional de Instrucciones Previas y el correspondiente fichero automatizado de datos de carácter personal, regulado posteriormente por la Orden 2823 de 2007.
  • Además, las Comunidades Autónomas han elaborado sus respectivas normativas legales, en forma de Ley o de Decreto y ofrecen información y formularios modelo para guiar al usuario.

¿Quiénes pueden otorgar un Testamento Vital?

  • Los que hayan alcanzado la mayoría de edad. Los mayores de 16 y menores de 18 años pueden hacerlo si están emancipados, es decir, si ya no están sujetos a la patria potestad de sus padres.
  • Además, se requiere que puedan expresarse de forma libre, es decir, sin coacciones.
  • Y siempre que se encuentren en el pleno uso de sus facultades mentales.

Las personas incapacitadas judicialmente pueden otorgar un Testamento Vital siempre y cuando la sentencia no lo prohíba expresamente y si se encuentran con capacidad en el momento de hacerlo.

¿Cómo se otorga el Testamento Vital para que sea válido?

Cada Comunidad Autónoma tiene su propia regulación legal; si bien, básicamente existen tres formas de hacerlo:

  • Ante Notario.
  • Ante tres testigos, que deben firmar el escrito. Dos de ellos no pueden ser ni padres, ni hijos, ni tampoco tíos o sobrinos, ni tener una relación económica con la persona que hace el testamento vital.
  • Ante el personal del Registro autónomico.

¿Puedo cambiar o anular mi Testamento Vital?

Sí. Lo declarado en el Testamento Vital puede modificarse en cualquier momento. Para ello, hay que volver a otorgar un nuevo documento, siguiendo el mismo procedimiento por el que se constituyó el anterior, que quedará sin efecto.

También se puede anular. En este caso, hay que tener la precaución de recuperar y destruir el documento original y todas las copias que se hayan entregado a las personas de confianza. Y es recomendable hacérselo saber a los testigos, en el caso de que los hubiese.

¿Qué no puede incluirse en el Testamento Vital?

Hay que tener en cuenta que el personal sanitario:

  • No puede llevar a cabo actuaciones que sean contrarias a la ley, como la eutanasia activa.
  • Tampoco puede realizar actuaciones contrarias a las buenas prácticas clínicas, esto es, al conjunto de prácticas médicas aceptadas generalmente como adecuadas para tratar una enfermedad en un momento concreto.
  • Deberá respetar las preferencias manifestadas, siempre y cuando sean acordes a su criterio profesional.

Aquí tenéis el documental ALMA. Arranca con una frase de Edurado Punset: ¿Hay vida antes de la muerte? Efectivamente, la hay. Lo de menos es saber si la hay después de la muerte.

https://www.youtube.com/watch?v=MJgEsp7v2Rw

Un comentario sobre “Testamento Vital”

  1. El testamento vital es un trámite muy importante que todo ciudadano debería hacer, ya que no sólo sirve para ayudar a la persona en los últimos días previos a su muerte, sino que también ayuda a su familia y al equipo sanitario que la atiende. Gracias a las nuevas tecnologías, este trámite se puede hacer ya a través de Internet, donde, por ejemplo, todos los ciudadanos españoles pueden tramitar su testamento vital en webs como https://www.milegadodigital.com/testamento-vital/ .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *