She Said

Tengo entre manos dos libros que creo pueden ser un buen regalo para quien sea «aliado/a». Me gusta ese término, aliado, que utiliza Leticia Dolera en su magnífica serie (Vida Perfecta, habrá que dedicarle un post, por cierto) para referirse a las personas, especialmente a los hombres, que viven en clave feminista.

Uno de esos libros es «Los testamentos» de Margaret Atwood, una continuación de «El cuento de la criada» que tanto se ha difundido después de que se convirtiera en serie de televisión. El otro libro es «She Said», una publicación en la que se recoge el trabajo periodístico de Jodi Kantor y Megan Twohey acerca de su concienzuda investigación en el New York Times sobre Harvey Weinstein, el productor de Hollywood famoso por acosar y agredir sexualmente a mujeres cuyo sueño era convertirse en actrices.

She Said es una crónica de cómo se fue armando el artículo, cómo comenzaron las investigaciones para dar con mujeres que tenían algo que contar sobre Weinstein y cómo localizaron a mujeres que habían sido pagadas a cambio de su silencio. Aparecen nombres tan relevantes como el de Gwyneth Paltrow, actriz que protagonizó varios filmes producidos por el agresor y que cuenta el miedo que le suponía revelar lo que sabía hasta que lo venció y se convirtió en una de las más importantes fuentes de información. No solo eso sino que ayudó a las periodistas a convencer a otras actrices para que rompiesen su silencio.

A través de esta investigación publicada en el New York Times hemos conocido la labor de otras mujeres que incluso ganaron dinero gestionando unos acuerdos de confidencialidad mediante los cuales las agredidas se obligaban a callar para siempre. Una de esas mujeres, la abogada Gloria Allred, es curiosamente una de las personas que más habla de combatir el acoso y abuso sexual vía el sistema judicial estadounidense. Sin embargo, en privado, su firma ayudó a negociar el acuerdo de 2014 por el que una víctima de Weinstein tuvo que quedarse callada; el despacho de Allred recibió el 40 por ciento del pago.

Y no solo eso. La hija de la abogada Allred, la también abogada Lisa Bloom, una destacada defensora de víctimas de delitos sexuales trabajó en secreto para Weinstein —con cobros de hasta 895 dólares la hora— para que las periodistas Twohey y Kantor pusieran fin a su investigación y para que las denunciantes de Weinstein no dijeran nada. Intentó además que las denunciantes apareciesen como trastornadas e histéricas.

Esto es solo un breve apunte sobre lo mucho que se cuenta en el libro. Me gusta no solo como argumento de denuncia de una situación conocida y silenciada durante años en ese mundo artístico sino como demostración de que tras las denuncias de mujeres y su eco público hay un intenso y profundo trabajo periodístico.

Cuando se publica un «escándalo» de estas características (el asunto Plácido Domingo, por ejemplo) hay quien se pregunta porqué en ese momento y no en otro esas mujeres cuentan su historia. Pues con She Said entendemos la causa: son muchos meses de trabajo e investigación los que desarrollan los y las periodistas antes de publicar determinado tema. Las fuentes no salen de la nada y comprobar la veracidad de lo que dicen es fundamental antes de publicar.

Jodi Kantor y Megan Twohey hicieron un trabajo extraordinario que sirvió, entre otras cosas, para generar una ola #metoo que hizo que muchas mujeres se atreviesen a poner sobre la mesas situaciones vividas con gran angustia y sentimiento de culpa.

Good job Jodi & Megan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *