Lo que hemos perdido el 10N

Si algo han conseguido los resultados electorales del 10 de noviembre es dejar claro que hay en España al menos 3.640.000 personas que comulgan con los postulados de la extrema derecha. Quienes nos tomamos la molestia de leer su delirante programa electoral sabemos que las principales medidas que propugna están relacionadas con la unidad de España, la deportación de inmigrantes, la reforma fiscal para favorecer a las grandes fortunas y con la violencia de género, en realidad, con lo que ellos llaman violencia intrafamiliar, concepto que no tiene nada que ver con el de violencia de género que se estableció en la Conferencia de Pekin del año 1995 y que se refiere a la que se ejerce sobre las mujeres por el mero hecho de serlo.

En relación a la violencia de género, Vox propone la derogación de la ley que la contempla y su sustitución por una ley de violencia intrafamiliar así como la «supresión de organismos feministas radicales subvencionados», la «persecución efectiva de denuncias falsas» y la «protección del menor en los procesos de divorcio».

Me apena especialmente que haya tantísimas personas en España que comulguen con las metiras de Vox y , sobre todo, que 52 diputados vayan a defenderlas en un Parlamento democrático. Con más de 1000 mujeres asesinadas en los últimos años es casi un insulto que quienes ponen en tela de juicio la violencia machista tengan esa representación.

Los comicios del pasado domingo nos dejan, además de un Parlamento aún más fragmentado, uno menos igualitario. Hasta ahora tenía el honor de ser líder en paridad por encima incluso de los países del norte de Europa. Desde el 10N ese liderazgo se ha perdido al haberse reducido el tanto por ciento de igualdad, situado ahora en el 43%.

De los 350 diputados, 152 son mujeres. Significa esto que hemos descendido cuatro puntos en lo que a igualdad se refiere.

Precisamente VOX es el partido menos igualitario. Solo 14 de sus 52 escaños estarán ocupados por mujeres. Ha sido la formación que más hombres ha presentado como candidatos.

El PSOE presenta una bancada paritaria, lo mismo que Ciudadanos. En Podemos, 18 son mujeres y 35 hombres y en el PP son mujeres el 42%.

Hemos perdido mucho en estas elecciones. No solo se ha conformado un mapa aún más complicado del que teníamos antes de votas sino que las mujeres hemos perdido presencia. Vamos de mal en peor….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *