Consejo de Ministras

¿Consejo de Ministras? ¿Consejo de Ministros? ¿Consejo de Ministras y Ministros? ¿Cuál es la expresión más apropiada ahora que ese organismo está formado por once hombres y once mujeres?

Hay quien lo tiene claro. El español tiene ese género neutro que nos engloba a todos y todas y por lo tanto hay que seguir empleando lo del Consejo de Ministros. Hay también quien considera que esa fórmula ha sido utilizada en el tiempo en el que la presencia de las mujeres en la política era escasa pero que hoy, con paridad absoluta, se podría utilizar lo de Consejo de Ministras. Una tercera vía dice que si hay un mayor número de mujeres que de hombres es cuando está indicado decir lo de Ministras pero no cuando ellos son mayoría.

Así que en todo esto ha terciado la RAE, la Real Academia de la Lengua Española, con la intención de solucionar el entuerto y que hablemos con propiedad. Aboga por seguir utilizando el género neutro, es decir, Consejo de Ministros pero le parece también correcto el uso de «Consejo de Ministros y Ministras».

Esta última fórmula es por la que voy a optar yo. Me parece inclusiva y justa, algo que no me parece el famoso género neutro.

A lo largo de su historia la RAE ha ampliado los vocablos a los que da cabida por el hecho de ser utilizados de manera masiva y popular. Es decir, la Academia tiene capacidad de maniobra y decide cada año que, por ejemplo, palabras como caranchoa, guasapear o lideresa entren a formar parte del diccionario. Parece que ha llegado el momento de ampliar el uso del género femenino y no emplear el neutro por defecto. Hay que hacer un ejercicio de trabajo personal para que cuando hablemos incluyamos a las mujeres a través del lenguaje. La comunicación, cómo decimos las cosas y a quien incluimos o excluimos en cada caso, determina la forma con la que nos relacionamos hombres, mujeres.

No es un Consejo de Ministros porque hay mujeres en la misma proporción. No es Consejo de Ministras porque hay hombres representados de la misma manera. Hablemos entonces sí, de Consejo de Ministros y Ministras aunque aún haya a quien le chirríe usar el masculino y el femenino. Dejar a alguien fuera está muy feo y ¡qué cosas! siempre son las mismas las que se quedan al margen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *