Enero negro


Dibujo realizado por un niño. Forma parte de la exposición organizada por la Comisión para la Investigación de los Malos Tratos a Mujeres 

Recién terminado el mes de enero hacemos balance y vemos que se ha convertido en el mes más negro para las mujeres de los últimos años. Y nadie se alarma. 7 mujeres y una niña asesinadas en el primer mes del año. Que 8 personas de un mismo grupo hayan sido asesinadas en 30 días no ocupa portadas, ni abre informativos. Nada. Se cuenta el asesinato el día que se produce y hasta la siguiente.

Imaginemos qué pasaría si en vez de ser 8 mujeres fuesen 8 futbolistas, 8 políticos u 8 repartidores de butano. Lo que sea. Nos echaríamos las manos a la cabeza preguntándonos porqué tantas personas de un mismo colectivo están siendo asesinadas. Pero son mujeres y, al parecer, su asesinato se ha normalizado.

El famoso Pacto de Estado contra la Violencia de Género pretendía frenar esta lacra pero aún no se ha puesto en marcha. ¿A qué esperan? Vaya usted a saber, pero la lista de mujeres asesinadas crece y crece sin parar. Lejos de disminuir, aumentan los casos. Falla la educación, falla la justicia, falla la implicación política, falla la conciencia social, fallamos los medios de comunicación pero las que mueres son ellas. Me hubiera gustado ver cómo en el final del mes de enero algún periódico hubiese ocupado toda su portada con la cifra, 8 asesinadas, pero nadie lo ha hecho. Tenemos una enorme responsabilidad que no estamos ejerciendo como debiéramos.

Entre esas 8 mujeres había una niña. Sí, niños y niñas también son víctimas de la violencia de género. Por eso, desde el Gobierno Vasco se está trabajando para modificar la Ley de Igualdad y crear una ayuda específica para los y las menores supervivientes a sus madres asesinadas, ayuda que cobrarían hasta cumplir la mayoría de edad. Su cuantía está por definir aunque la intención es que ronde los 5.000 euros anuales. Esta indemnización se sumaría a la pensión de orfandaz a la que ya tienen derecho los y las hijas de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas y que asciende a 600 euros.

La situación en la que quedan estos niños y niñas cuando su madre es asesinada es terrible: madre muerta, padre en la cárcel o suicidado. Al drama familiar se suma el económico porque ya no tienen quien les sustente. Esto es lo que se pretende paliar con el cambio en la ley.

Según los datos del Consejo General del Poder Judicial, solo en los dos últimos años 102 menores perdieron a su madre por violencia machista.

Y mientras ayuntamientos de distintas partes de España asumiendo los postulados de VOX, cambiando un acuerdo mundial de lo que se llama violencia de género por violencia intrafamiliar y provocando un negro retroceso que solo da alas a los maltratadores y su machismo.

Febrero tampoco ha comenzado demasiado bien. El día 1, una mujer de 34 años fue asesinada en Sevilla. #BastaYa

3 comentarios sobre “Enero negro”

  1. Triste, muy triste. Ojalá algún día dejemos de sumar víctimas de violencia de género, pero tal y como estamos ahora mismo, falta mucho para que llegue ese momento. Solo nos queda denunciar, rechazar esta lacra social y no dejar que otros le resten la importancia que tiene.

  2. «Que 8 personas de un mismo grupo hayan sido asesinadas en 30 días no ocupa portadas, ni abre informativos. Nada. Se cuenta el asesinato el día que se produce y hasta la siguiente»
    Falso. Abre informativos tooodos los dias.

    Solo en Euskadi en enero han muerto 6 personas de un mismo colectivo segun tú (hombres y trabajadores). Eso si que esta normalizado. 99% de muertes en el trabajo son de un mismo «colectivo» y el 1% restante casi todas las muertes de mujeres trabajadoras, in itinere.

    Pero las cifras las ensalzais como os dan la gana

    1. Las muertes en el ámbito laboral ocupan portadas de informativos, respuesta sindical y concentraciones de trabajadores/as. No es el mismo caso aún siendo unas muertes absolutamente denunciables. No se pueden mezclar unas con otras. Gracias por leer este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *