Querido diario: Estoy en ERTE

Querido diario:

Hoy ha sido un día raro. La verdad es que todos los son un poco desde que estamos confinados. Como cada mañana me he despertado pronto y casi sin despegar los ojos he dado al botón de encender la radio. Mi despertador, por supuesto, es la radio además de mi compañera inseparable a cada momento. Más ahora que pasamos tanto tiempo pendientes de las últimas noticias.

Mi rato de cinta de correr, mi clase de HIT (entrenamiento de alta intensidad) con Magali Dalix, que generosamente nos la ofrece a diario a través de Instagram de forma gratuita, el cortísimo paseo con mi perro y al encierro.

El caso es que hoy yo hubiera podido salir, coger el metro, irme a trabajar, subir a la radio, hablar con mis colaboradores, grabar Mendirun, el programa para asfalteros/as y corremontañas en el que semanalmente cuento cosas de ese hobby mio que es correr… Hubiera podido, sí, porque en realidad no he podido hacerlo. Me he pasado todo el día con la cabeza puesta en ese programa que siguen tantos y tantas aficionadas al running y a la montaña y del que se van a ver privados en las próximas semanas. Y en esas noticias que no voy a contar ni mañana ni el domingo.

Señoras y señores, sí, a mi también me ha pillado el ERTE. Jamás, en treinta años ejerciendo como profesional de la radio y el periodismo, he vivido algo como esto. Nunca, nunca, he pisado la cola del paro. Tampoco ahora tengo que hacerlo porque la tramitación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo es automática. ¿Hasta cuando durará? Pues no lo se bien. Dice el correo que recibí anunciándome que yo también, como otra docena de compañeros/as, entraba en el famoso ERTE que finalizará cuando termine la crisis. A saber…

Muchos me preguntan extrañados por un ERTE en la radio ahora que se revela, una vez más, como el medio fundamental para transmitir información muy necesaria en tiempos de crisis. La comunicación es considerada un servicio esencial y por tanto debería ser de los últimos servicios en desaparecer. Parece que no todo el mundo lo entiende así con lo que compañeros/as de este medio nos hemos visto obligados a quedarnos en casa mientras lo mismo se intenta hacer con muchas menos personas.

Mañana no habrá Mendirun y tampoco estaré informando a cada hora de la evolución de la crisis sanitaria. Estaré en mi casa y me dolerá no abrir el micro y trasladar los últimos acontecimientos. Lo he dicho muchas veces, la radio es para mi una forma de vivir y de mirar la vida. Pasaré mucha envidia escuchando contar a otras personas y me reafirmaré en que necesito la radio para descargar mis ansias de contar.

Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo causados por la crisis del coronavirus ascienden ya a 242.139  y afectan a 1.273.230 personas. Las cifras son terroríficas. No andamos muy boyantes precisamente en España, con sueldos mínimos en general y con una temporalidad apabullante. El miedo que me da, y como a mi a la mayoría de quienes hemos tenido la desgracia de quedarnos aunque sea temporalmente sin empleo, es el después. Creo que todos y todas hemos pensado en la posibilidad de que nuestras empresas queden tan maltrechas después de la pandemia que den por imposible acogernos de nuevo. Sí, la ley dice que han de volver a abrirnos las puertas y que al menos en los seis meses siguientes a la reincorporación no pueden despedirnos.

Yo ya no me fío ni de mi sombra, querido diario, porque ya sabes eso de quien hizo la ley, hizo la trampa. Me gustaría que todo esto fuese una mala obra de teatro y que nos despertásemos en cualquier momento. Me temo que no es teatro, que es la vida real a pesar de que hoy celebremos el Día Mundial del Teatro. Felicidades titiriteros y titiriteras.

3 comentarios en «Querido diario: Estoy en ERTE»

  1. Hola Begoña: Mi más sincera solidaridad hacia la situación que estás pasando y que te perturba porque te hace sentirte más vulnerable. Suelo escucharte los sábados, mientras hago las cosas de casa. La radio también es mi inseparable compañera. Me gusta mucho tu estilo de comunicar.
    Ojalá el bache que pasa Onda Vasca y muchas empresas sea transitorio y dentro de poco, un sábado a la mañana, nos cuentes que todo se ha recuperado, que los trabajadores han retornado a sus puestos, que han mejorado las condiciones de esos héroes anónimos que se juegan su salud para que tengamos alimentos en la despensa…
    Un abrazo, Begoña. Y por cierto, mi empresa también ha presentado ERTE.

  2. Estate contenta pues sihas entrado en un erte estas en las mismas condiciones que esos jugadores de futbol que cobran 3 millones de euros.
    ZORIONAK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *