¿Qué fue del fútbol?

Querido diario:

Una parte importante de mi vida es el deporte. Practicarlo es la mejor forma de prepararse para el sufrimiento, así que quienes andamos en ese mundo hemos llegado a este triste confinamiento con muchas herramientas mentales para afrontarlo. El deporte y la competición te convierten en una persona más paciente porque los resultados no llegan de manera inmediata sino que hay que trabajar mucho y esperar a que se de el momento de alcanzar el objetivo propuesto. Además te enseña a trabajar en equipo, algo muy necesario en estos días de encierro para evitar discusiones y pérdidas de nervios innecesarias. Te ayuda a empatizar, a situarte en el lugar del otro y comprender mejor sus sentimientos y reacciones. Pero sobre todo, te facilita afrontar esos momentos en los que el cuerpo duele y el alma sufre.

Así que el deporte debería ser obligatorio para todo el mundo y, algunos médicos ya lo hacen, deberían prescribírnoslo los facultativos. Pero no quería yo hoy hablar de las bondades del deporte sino de lo que pasa cuando el deporte profesional desaparece de nuestras televisiones, de las radios, de los campos, etc. ¿Qué sucede cuando por causa de fuerza mayor, cuando nos jugamos la vida, desaparece? NADA, rotundamente NADA.

Tengo la sensación de que, a día de hoy, del deporte profesional solo se preocupan los que lo ven, lo viven y lo sienten como una máquina de hacer dinero. Ahí tenemos al presidente de la Federación Española de Fútbol haciendo el ridículo y poniendo fecha a la reanudación de la liga, a la disputa de la final de copa y a otras competiciones mientras mueren más de 700 personas cada 24 horas solo en España. Aún no hemos salido de la segunda prórroga del estado de alarma, desconocemos qué pasará cuando llegue el 26 de abril y hasta donde llegará el maldito bicho, pero él ya se afana en poner la maquinaria a funcionar con tal de que no se le caigan los millones. Eso sí, son muchos los futbolistas que han puesto en marcha iniciativas grandiosas para ayudar económicamente en estos momentos. Al César lo que es del César.

Estoy segura de que los y las aficionadas al fútbol y otros deportes están echando de menos la competición pero ¿no ha desaparecido esa ansia futbolera? Más allá de una convocatoria puntual de salir al balcón y poner el himno del Athletic, que tampoco tuvo mucho éxito, nada. Ni las televisiones han programado partidos a todas horas ni los periodistas deportivos han sacado de donde no hay. Es más, en muchas cadenas quienes trabajan en la sección de deportes se han reconvertido temporalmente y están haciendo información general para apoyar en estos momentos en los que las noticias sobre el coronavirus lo ocupan todo.

Me alegra que la ciudadanía haya sabido distinguir entre lo urgente y lo importante y que haya sabido poner a las competiciones en el lugar que les corresponde a día de hoy, cuando lo importante es poner toda la carne en el asador para frenar la pandemia. Hoy nos interesa la vida. Escuchaba unas sabias palabras al jugador de la NBA Ricky Rubio. Decía que en estos momentos se ha demostrado quienes son las personas importantes, las que cuando nos la jugamos están en primera línea. «Nosotros estamos ahora parados en nuestras casas mientras otros nos salvan. Ellos, ellas, son las importantes». Querido diario, tan juicioso comentario solo podía venir de un jugador de baloncesto. Se me nota la debilidad, sí.

5 comentarios en «¿Qué fue del fútbol?»

  1. Pues hoy me toca ser un poco crítico. O, bueno, no comparto el enfoque.
    Primeramente, el presidente de la Federación Española de Fútbol (que, por cierto, me cae fatal; un demagogo) no está haciendo otra cosa que su trabajo, su actividad profesional. Como tantas y tantas otras está tratando de planificar la continuidad del sector que le toca en función de los distintos escenarios posibles. Por cierto, que, hasta la fecha, yo no le he escuchado poner ninguna fecha a la reanudación de la competición. Le he escuchado siempre decir que no depende del mundo del fútbol, sino de lo que digan las autoridades en pro de la salud pública, que es prioritaria, y a partir de ahí su obligación es ir pensando si hay que jugar partidos cada 72 horas o si por alargar en verano los partidos pendientes el formato de la competición tiene que ser distinto el año que viene, etc. etc.
    Vamos, que no veo el ridículo por ninguna parte. Le veo hacer su trabajo, mejor o peor.

    Claro que el fútbol es ahora lo menos importante para la gente. No solo el fútbol; tampoco importan gran cosa los maratones y las carreras populares, ni las carreras ciclistas, ni el Tour de Francia, ni el Giro de Italia, ni la Clásica SS, ni los conciertos y festivales de Verano, ni la Aste Nagusia ni Mari Jaia, etc.

    Pero yo imagino que los responsables de todas esas pruebas, de todos esos eventos, si son responsables, estarán barajando distintos escenarios, posibles fechas…¿no? ¿están por ello haciendo el ridículo?

    Los organizadores del BBK Live hace pocos días, salvo error por mi parte, aún no descartaban su celebración, lo mismo los de la clásica ciclista SS-SS fechada a mediados de agosto. ¿Es ridículo que el concejal de festejos de Bilbao esté trabajando en cómo tiene que ser la Aste Nagusia de este año??

    Por lo demás, pues efectivamente las cadenas de TV no están emitiendo partidos en directo. Obvio. Pero se están poniendo morados de emitir en plan vintage y los aficionados pata negra están disfrutando de auténticas joyas para el recuerdo; el otro día, por ejemplo, la final de copa del 77 entre Athletic y Betis (con Artola lanzándole un penalty a Iribar), o la mítica final del mundial entre Alemania y Holanda (Beckenbauer, Breitner, Cruyff) o estamos viendo al Brasil del 70 con Pelé.

    Y no le veo nada de malo.
    Y, como deduzco que te gusta el baloncesto, TDP está recuperado maravillas de los Europeos de los 70 y los 80. La URSS de Sabonis, Kurtinaitis, Homocuis contra la Yugoslavia de los hermanos Petrovic. Legendarios partidos de aquella mítica copa de Europa de clubes con la Simac de Milán de Meneguin, el Zalguiris de Sabonis, la Zibona de Petrovic, el Madrid de Martín y Robinson…

    Vamos, que hay tiempo para todo.

    Y…por no destinar todos los palos a los futboleros…es cierto que en el inicio de todo esto el fútbol profesional, sus aficionados, protagonizaron algunos tristes episodios (como los desplazamientos de miles de personas a Milán o a Liverpool a partidos de fútbol) pero a lo mejor algún tironcillo de orejas hay que dar también a los obsesos ( y obsesas) del running ¿no? Que son unos cuantos casos los que han circulado de runners , cuya pasión y necesidad de correr, era lo más importante del mundo, para saltarse las normas que se piden por el bien de todos.

  2. Pues en ETB no se han debido enterar del parón en el fútbol. Practicamente todos los días tienen noticias que comentar sobre este deporte. Y si no hay noticias, se inventan.

    1. El tiempo que se dedica a los deportes se ha reducido considerablemente. Tanto es así que incluso quienes trabajan en esa sección han pasado a realizar otras labores,como por ejemplo, información meteorológica. Gracias por leer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *