Veterana B, nueva temporada

Hoy es 31 de agosto. Nuestros vecinos/as donostiarras deberían estar desfilando por las calles de Donosti para recordar el incendio de la ciudad provocado por las tropas inglesas en 1813. Sólo quedó en pie esa calle, la 31 de agosto, y por eso cada año se convierte en escenario del recuerdo.

Pero no, ni donostiarras ni visitantes van a aglomerarse en las calles para ver el desfile ni van a recorrer las calles de la parte vieja despidiendo al mes de agosto. Como manda la responsabilidad individual, doble concepto muy en boga en estos días, recordaremos las cosas «en la intimidad», como el catalán que hablaba Aznar. No queda otra que hacerlo de esta manera si no queremos seguir aumentando la ya famosa curva de contagios que lejos de haberse ido de vacaciones, en este mes de agosto se ha disparado hasta cifras de contagios que no tuvimos ni en pleno confinamiento.

Arranca hoy una nueva temporada también para Veterana B y volveremos a poner el ojo crítico en todo aquello que nos remueva por dentro. Tenemos por delante unos meses cargados de incertidumbre.

Me ha venido a la cabeza al escribir la palabra que todo lo define ahora mismo, incertidumbre, el post que publiqué el día 22 de abril. Entonces estábamos encerrados en nuestras casas y nada sabíamos de lo que iba a suceder en los meses posteriores. Lo repaso (puedes hacerlo pinchando AQUÍ) y veo que seguimos en las mismas, en una situación de
falta de seguridad, de confianza y de certeza que nos crea una terrible inquietud. ¿Qué será de nuestro trabajo, nuestra familia, nuestros colegios, etc, etc, etc mañana? No digo dentro de un año, digo MAÑANA. No poder dar respuesta a esta pregunta nos altera. Hay mil y una opciones y lo peor es que ninguna viene sonriendo sino más bien lo contrario.

No se si algo hemos hecho mal pero lo que si tengo claro es que el principal responsable de esto es el maldito virus que ya se ha llevado en todo el mundo casi a 800.000 personas. Cómo se ha gestionado la pandemia por parte de los gobiernos, que parte ha hecho bien, o mal, la política y cuál ha sido el papel de la ciudadanía o si funcionamos mejor a golpe de sanción que de recomendación son cuestiones que habrá que analizar con detenimiento. Ahora lo que toca es ponerse la mascarilla, lavarse las manos con frecuencia, mantener la distancia social y cruzar los dedos para que una de esas vacunas que se están ensayando sea efectiva. De cómo va a llegar a la población general hablamos otro día.

Decía Emmanuel Kant que la inteligencia de alguien se mide en función de la cantidad de incertidumbres que es capaz de manejar. Mostrémonos muy inteligentes.

Veterana B arranca nueva temporada. ¿Nos leemos?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *