Pan o mascarilla

Me extraña mucho que a estas alturas de la película de miedo que estamos viviendo no haya un colectivo que se plante ante los ambulatorios o en las distintas sedes del gobierno para exigir mascarillas gratis. O al menos que se financie una parte de su coste.

Hemos asumido de una forma tan obediente que la mascarilla es la que a día de hoy nos salva la vida que nadie ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que el dinero que cuesta autoprotegerse salga, una parte al menos, de las arcas públicas. Y no, no dudo de que la máscara es la única alternativa hasta que no tengamos la famosa vacuna pero me sorprende el silencio total sobre quién paga la factura.

La mascarilla quirúrgica, con la que respiramos mejor, tiene un coste aproximado de 75 céntimos por unidad. Nos piden que hagamos un buen uso de ella y que la cambiemos cada cuatro horas para evitar al máximo posible el contagio, con lo que en una familia tipo de cuatro miembros se necesitarían como mínimo ocho mascarillas al día. En una cuenta rápida nos sale que cada mes esa familia tiene que invertir unos 180 euros para protegerse. 180 eurazos.

Empleo precario, nada de cobrar horas extras, obligación de reducir jornadas para cuidar a los hijos/as o a los mayores, sueldos cada vez más diminutos, 800.000 personas en ERTE en el conjunto del Estado, ERES a tutiplén, futuro incierto, incertidumbre… y con la obligación de gastarnos al menos 45 euros por persona en mascarillas.

No todas las familias pueden hacer frente a este gasto así que vemos a personas que con una mascarilla tiran varios días, lavada o no, con un riesgo claro de infección. Pero callamos.

Seguro que seria insostenible el reparto de máscaras gratuitas durante mucho tiempo pero también comprarla lo va a ser para muchas personas. Alguna fórmula habrá que encontrar para que el gasto se reduzca. En función de la renta o teniendo en cuenta la situación laboral de cada persona, pero la ayuda se hace necesaria. Más ahora que los niños y niñas también deben utilizarla en la escuela y cuyo gasto hay que sumar al del material escolar.

¿Cómo no hay ninguna asociación ni grupo político o social que haya reclamado ayudas para las familias a quien comprar mascarillas les hace un roto tremendo en su economía? Demasiado obedientes estamos siendo…

4 comentarios en «Pan o mascarilla»

  1. EL SHOW DE LA PLANDEMIA. “EL PERIODISMO”. Cuando el periodismo era una profesión decente era de gran utilidad. Ahora los medios de comunicación y los periodistas que los conforman son simplemente sicarios y mamporreros de sus pagadores. Ya no hay prensa libre, ya no existe el periodismo de investigación que en tiempos pretéritos ha ayudado a destapar a gobiernos e instituciones con planes muy oscuros como los que hoy nos está tocando vivir. La plandemia en la que estamos inmersos es en buena medida fruto del periodismo. Asistimos a diario desde hace meses a una terrorífica campaña mediática sin precedentes. Los medios manipulan sin tapujos y aterrorizan a la población sin descanso. supuestos expertos bien pagados asisten a tertulias y debates diarios en los que se demoniza a cualquier disidente, se le ataca sin piedad, se le ridiculiza y desprecia.
    Sabemos que la Plandemia es una maniobra de los gobiernos para quitar las libertades y para someter a la población, sabemos que las muertes han sido provocadas por malas praxis médicas; tratamientos impuestos por la OMS que no solo no ayudaban a los enfermos si no que directamente provocaban o aceleraban las muertes. Sabemos que la mayoría de los muertos que ha habido han sido gente mayor en residencias, gente que han sido abandonadas a su suerte y que han pasado solos los últimos días de sus vidas sin contacto con otras personas, sin poder ver a sus familiares, sin tratamientos médicos, asustados, aislados, malnutridos, desesperados, aporreando puertas cerradas con candados pidiendo auxilio. Han muerto por miedo y abandono. Sabemos que gracias a unos médicos italianos que se saltaron la prohibición de la OMS de realizar autopsias que la gente estaba recibiendo tratamientos inadecuados y que murieron a consecuencia de ellos. Sabemos poco del supuesto virus, pero poniéndonos en el caso de que sea una mutación de un coronavirus, recordemos que, según los virólogos oficiales, los coronavirus son virus comunes, muy comunes, tan comunes como que son los virus que provocan las gripes y resfriados desde siempre. Sabemos que las personas que más se vieron afectadas estaban previamente vacunadas de la gripe y o sufrían patologías previas Sabemos que la tasa de mortalidad del virus es muy baja y que por tanto en ningún caso están justificadas las medidas que se han tomado Sabemos que las vacunas de la gripe no son efectivas Sabemos que los test que se hacen para detectar lo que han venido en llamar nuevos rebrotes, son inespecíficos, pueden detectar cualquier patógeno, con lo cual la posibilidad de dar positivo es muy alta, pero no necesariamente detectan coronavirus. Sabemos que el inventor del test PCR dijo en varias ocasiones que se estaban utilizando los mismos para algo para lo que no fueron diseñados. Lo ha denunciado públicamente en varias ocasiones. Sabemos que lo que realmente buscan con la realización de test PCR es crear la sensación de una rápida expansión de una epidemia inexistente Sabemos que ahora a una persona sana se le puede colgar la etiqueta de asintomático. Sabemos que tienen la intención de utilizar estos supuestos rebrotes para seguir con su estrategia de recorte de derechos y libertades, terminar de hundir la economía y llevarnos a la más absoluta de las ruinas. Sabemos que las mascarillas no sirven absolutamente para nada, bueno si, para que la gente inocente que confía en lo que dicen en las televisiones crea que está haciendo una labor impagable hacia los demás ciudadanos. Sabemos que las mascarillas son muy perjudiciales para la salud. Sabemos que la distancia social no es más que una medida que provoca mucho sufrimiento y que va en contra de la salud mental de las personas Sabemos que el arresto domiciliario, confinamiento, no ha servido para nada, ha sido una medida destinada únicamente a la destrucción del tejido productivo y al empobrecimiento general de la población Sabemos que los políticos nunca se han preocupado de la salud de la población, ¿por qué iban a hacerlo ahora por primera vez en la historia?. Sabemos que el daño psicológico que toda esta pantomima va a causar en los niños va a ser muy grave. Sabemos mucho, sabemos demasiado como para dejar que nos sigan tomando el pelo. Sabemos que esto no es una pandemia sanitaria. Es una PLANDEMIA criminal orquestada para destruir y someter naciones. Tenemos datos, evidencias, testimonios, grabaciones y ciencia de la de verdad que nos respalda. Tenemos la razón y la verdad de nuestro lado. Todo lo que ya sabemos lo sabemos gracias al esfuerzo personal en buscar información que no se encuentra en los medios del sistema y que se trata de ocultar y censurar constantemente. Si todo esto ya lo sabemos miles de españoles y millones de personas de todo el mundo. ¿Cómo es posible que ningún periodista lo sepa? Pregunto: ¿No queda ningún periodista en España que se atreva a informar a los españoles de lo que realmente está ocurriendo? Ya hay un numeroso grupo de médicos que hacen lo posible para informar de la realidad, incluso sabiendo que se exponen a quedarse sin trabajo. Estamos en una guerra y los medios de comunicación en España son la propaganda del sistema.

    1. Vete a decirles a todos los que no han podido operarse de cáncer porque los quirófanos estaban cerrados que la plandemia la han creado los periodistas. También se lo puedes decir a los que están cavando tumbas clandestinas porque los cementerios no dan abasto. Diles, también, a los familiares de los que se están muriendo, que no se preocupen, que no es coronavirus, que se están muriendo de gripe o de otra cosa. Vete al psiquiatra, también, que te de pastillas o algo.

  2. Estoy de acuerdo en que las mascarillas deberían ser subvencionadas y gratuitas en muchos casos. No estoy de acuerdo en los cálculos de su coste, ya que si una familia no se puede permitir el uso de mascarillas desechables, por el precio, siempre tiene la alternativa de usar las de tela y lavarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *