Noches de verano

 

Según el Instituto de la Mujer, los meses de julio y agosto concentran más de un tercio de los asesinatos machistas en España. Además, el verano es la época del año en la que las mujeres son más vulnerables al acoso y la violencia sexual.

Varias mujeres se han encargado de recoger en un reportaje algunas de las frases a las que el género femenino se enfrenta, solo por serlo. Han recorrido playas y discotecas escuchando a ellos y a ellas.

Las frases que han recogido no tienen desperdicio. Desde luego, en este 2018, el año del feminismo, algunos no se han enterado de nada.

FRASES ESCUCHADAS EN LA PLAYA

.. “Las chicas vienen a la playa a lucirse”.

.. “Si quieren enseñar las tetas, que las enseñen. Yo voy a mirarlas”.

.. “Yo creo que a las mujeres les gusta que les miren”.

.. “Si no quieres que te miren las tetas, tápatelas”.

.. “Tu amiga tiene los pezones más bonitos que tú”.

FRASES ESCUCHADAS EN LA DISCOTECA

.. “Se visten así porque van buscando guerra”.

.. “Las tías entran solas. En cuando entramos ya tenemos que coger la fregona porque arman una… jajajaja”

.. “Yo hago la mordidita. Les bailo y cuando se descuidan les doy un bocada. ¿qué van a decir?”

.. “Depende de lo que te pongas te van a tratar de una manera o de otra”.

Hay una larga lista de afirmaciones como las transcritas. Definitivamente no, algunos no se han enterado.

 

Verde clandestino

El verde esperanza ha sido el color que ha acompañado la lucha de las mujeres argentinas por conseguir que la ley del aborto de 1921 fuese sustituida por otra en la que las mujeres pudiesen abortar sin arriesgarse a ser detenidas a menos que hubieran sido violadas. La ola celeste, contraria a la reforma, ha ganado la batalla.

En un país en el que los abortos clandestinos son la principal causa de muerte materna, sobre todo entre las mujeres pobres, en el que se interrumpen 41 embarazos a la hora, y en el que niñas de entre diez y 14 años se ven obligadas a dar a luz a 3.000 bebés al año, en Argentina, el Senado ha rechazado una nueva ley del aborto con 31 votos a favor y 38 en contra.

El aborto seguirá siendo clandestino y las argentinas no tendrán el mismo derecho a la interrupción voluntaria del embarazo que las mujeres de una buena parte del mundo.

Se calcula que cada año se realizan unas 500.000 interrupciones clandestinas del embarazo, la mayoría en condiciones de precariedad. En más de la mitad del país, principalmente en la regiones más pobres y conservadoras, el aborto es la principal causa de mortalidad materna.

Sin embargo, aunque el Senado haya rechazado una nueva ley que sí fue aprobada en el Congreso, nada será igual en Argentina. Miles y miles de mujeres se han echado a la calle en multitudinarias marchas en las que han denunciado el feminicidio y la discriminación de género al tiempo que han creado las condiciones políticas para reclamar los derechos reproductivos.

El 70% de las mujeres apoyan la despenalización. Ellas van a ser el motor que lleve de nuevo la propuesta a las Cámaras en el plazo de un año.

Cada bando a utilizado sus argumentos. Los defensores de la ley defienden que  se trata de un tema de salud pública, que amenaza a miles de mujeres, que está basado en números, ciencia, datos. Los críticos del proyecto, en cambio, apelaron al argumento moral: el aborto es matar, dijeron, y se trata de “salvar las dos vidas”.

Yo me quedo con la pregunta que lanzaba el político Julio Catalán Magni a  los miembros de la Cámara Alta al terminar la votación: “¿Estamos representando lo que la sociedad espera de nosotros?” Me da a mi que no.

El abogado y su manada

Se lo están poniendo difícil sus defendidos al abogado de los miembros de La Manada. Cuando uno no intentan hacerse un pasaporte, el otro roba unas gafas de sol y la la lía parda en la carretera. Vamos, que no sale de las portadas de los periódicos por mucho que lo intente. Se diría que alguno de los abusadores hace todo lo posible por regresar a prisión y alguno incluso lo consigue. Afortunadamente.

A estas alturas casi todo el mundo sabe que el miembro de la manada intentó huir de los vigilantes de seguridad del centro comercial al ser descubierto robando unas gafas, y que le persiguieron hasta los aparcamientos donde tenía estacionado su vehículo, con el que, tras ponerse al volante, arremetió contra dos de los vigilantes, que resultaron lesionados.

Boza, como el resto de miembros de La Manada condenado a 9 años de prisión por abusos sexuales a una joven en los Sanfermines de 2016, se encuentra en libertad provisional desde el pasado 23 de junio mientras el Tribunal Superior de Justicia de Navarra resuelve los recursos contra la sentencia de la Audiencia de Navarra que los condenó por abusos sexuales y no por agresión sexual.

El auto de libertad provisional les impone como medidas cautelares personarse en los juzgados de Sevilla para firmar tres veces por semana (lunes, miércoles y viernes), la prohibición de acercarse a Madrid -donde reside la víctima- y de salir de España. Dicha libertad provisional puede revocarse por riesgo de fuga, destrucción de pruebas o reincidencia, por lo que si Boza hubiera cometido algún tipo de delito de índole sexual sí sería motivo de suspensión, pero no era el caso.

Ángel Boza se acogió ayer a su derecho a no declarar y después el Juzgado de Sevilla ordenó su ingreso en prisión sin fianza. Quienes escribimos nos acogemos a nuestro derecho a no permitir que este asunto caiga en el olvido pese a que haya quien piensa que nos repetimos como el ajo. No puede haber sensación de normalidad mientras cinco condenados a 9 años de prisión por abusar de una jóven, andan sueltos. Cuatro, ahora cuatro en libertad. Benditas gafas.

El pregón colaborativo de La Blanca

Este jueves, la capital gasteiztarra va a vivir un pregón colaborativo con el que se abrirán las fiestas de La Blanca. No es un pregón cualquiera, nunca lo es, pero este 2018 que vino desde el arranque con maneras feministas va a mostrarlas también en uno de los actos más importantes de las fiestas.

La llamada a la participación en el jolgorio la lanzarán ocho mujeres deportistas que pretenden visibilizar a todo un colectivo y luchar contra la desigualdad que sufren en el ejercicio de sus disciplinas.

Una periodista deportiva que es también deportista popular, una
entrenadora que ha sido jugadora, una directiva de federación que es también
deportista de élite, una ex deportista de élite, y 4 deportistas en activo con diferentes trayectorias. Las ocho, representan tanto a deportes mayoritarios como minoritarios, son de generaciones y con trayectorias distintas y representan 8 valores diferentes en el deporte.

De una sola vez se pretende visibilizar el deporte femenino y salir de una única figura visible, bien de la ciudad o de la cultura, para adentrarse en todo un colectivo al que hacer público. Además, se quieren transmitir las dificultades y esfuerzo extra que tienen que hacer las mujeres para sacar adelante sus carreras deportivas. Es también una selección de diferentes generaciones, diferentes trayectorias, algunas acabadas  y otras por empezar, con todo el futuro por delante. Y son ocho como vinculación al día de la mujer, el 8 de marzo.

Estas son las mujeres que nos representarán en el pregón de La Blanca y los valores que transmitirán:

• Una deportista de futuro: Una deportista que esté compitiendo ya en su
disciplina y tenga todo el futuro por delante. Janire Fernández de Olano, atleta.
• Una deportista del pasado: Una deportista retirada que tenga una
trayectoria de éxito en su palmarés. Tania Lamarca, gimnasta.
• Una deportista de herri kirolak: Una deportista cuya disciplina se desarrolle
con éxito en alguno de nuestros deportes autóctonos. Nagore Martín, pelotari.
• Una deportista cuya disciplina represente la dificultad. Maria Ascaso, esgrima. 
• Una deportista cuya disciplina sea de de superación. Maider Mendia Uriarte, natación adaptada. 
• Una directiva de federación que trabaja actualmente sueños olímpicos. Irati Anda, escalada. 
• Una entrenadora de deportistas. Made Urieta, baloncesto. 
• Una periodista deportiva que comunica el deporte femenino. Olga Jiménez, periodista deportiva. 

Gracias por representarnos, amigas.

Multitud irreflexiva y visceral

Ante la sentencia del caso Juana Rivas, las Mujeres Juristas y varias organizaciones feministas han hecho público un manifiesto en el que responden al Juez de Granada que califica de “irreflexiva y visceral” el apoyo que durante todo este tipo se ha dado a esta mujer.

«Arengar a una multitud irreflexiva y visceral». «Vilipendiar [a su ex marido] de forma despectiva (…) como una especie de monstruo». «Desmesurada campaña mediática». «Explotar el argumento del maltrato». «Renuente cinismo de Juana»… Estas son algunas de las consideraciones del juez Manuel Piñar Díaz en la sentencia que condena a Juana Rivas a cinco años de prisión, a no poder ejercer la patria potestad de sus hijos durante seis años y a indemnizar a su ex marido, Francesco Arcuri, con 30.000 euros.

No es la primera vez que este juez protagoniza una sentencia con sus afirmaciones. En 2001, condenó a una mujer por denuncia falsa mientras que la Fiscalía de Granada pidió la absolución de la condenada porque el fallo de Piñar era «ambiguo», vulneraba el principio de tutela judicial efectiva y el de presunción de inocencia y se limitaba a expresar «reflexiones genéricas y estereotipadas». El juez criticó a la Fiscalía General del Estado y a la legislación sobre violencia de género. «(…) Excesivo celo ideológico de proteger a la mujer con el principio de oportunidad que legislaciones autoritarias atribuían a fiscales y practicaban con asiduidad los fiscales que estaban al servicio de Hitler o Stalin, aunque ninguno de los dos se atrevió a plasmarlo en leyes».

No hacen falta más ejemplos.

Os dejo el manifiesto, al que me sumo, de asociaciones como la de Mujeres Juristas Themis, la Fundación Mujeres, la Federación de Mujeres Progresistas, la de Mujeres Separadas y Divorciadas, la Red Feminista de Derecho Constitucional, la Asociación ALMA, la Asociación ilicitana contra la violencia de género, la Asociación Amar, la Red Internacional de prevención y atención a víctimas de violencia de género, ni una menos, la Asociación Mujeres para la Salud y la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, FADEMUR.

“Dice el Juez del Juzgado de lo Penal número 1 de Granada que una multitud irreflexiva y visceral apoyó a Juana Rivas durante el proceso que precedió a la sentencia, que hemos conocido hoy, por la que se condena a Juana 2 años y medio por la sustracción de cada uno de sus dos hijos, 6 años de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre ellos, así como a indemnizar a su maltratador con 30.000 euros para repararle los daños causados por llamarle maltratador en público y a abonarle los gastos del pleito.

La sentencia es un compendio de desconocimiento por parte del Juez de cómo actúa la violencia de género en las relaciones de pareja.

La sentencia que afirma que “no se explica que (Juana) no haya denunciado” por malos tratos a su ex esposo, ignora que más del 70 por ciento de las mujeres asesinadas por su pareja o ex pareja JAMÁS DENUNCIARON. Porque ya se encargan ellos de que no sean capaces de hacerlo. Ahí la explicación. Lo que resulta inexplicable es que no se remitiera, efectivamente, la denuncia interpuesta en 2017, en Granada, para su investigación al tribunal italiano competente para fijar las medidas, y que a día de hoy, la denuncia esté sin tramitar en Italia.

El ex marido de Juana Rivas la maltrató. Hay una sentencia firme, que lo condenó por malos tratos a Juana, sentencia con la conformidad del maltratador.

La sentencia del Juez Piñar Díaz vulnera la presunción de inocencia de Juana y el principio acusatorio, que protege a cualquier persona acusada, puesto que en los razonamientos de la sentencia, la considera también culpable de un delito de injurias al padre y de denuncia falsa, delitos por los que, por supuesto, nadie la había acusado.

La sentencia desprecia y ataca a los recursos públicos de asistencia y atención a mujeres víctimas de violencia de género, ninguneando todos sus informes.

La sentencia no guarda proporción con otras resoluciones dictadas en supuestos similares. Porque en supuestos en los que no había un pronunciamiento sobre custodia de los hijos e hijas, previo al traslado a otro país, como es el caso, la denuncia por sustracción habitualmente se archiva. Y esta sentencia machaca a Juana Rivas. No solo la obligaron en su día a entregar a sus hijos al maltratador, sino que además ahora, la condenan a ella con penas de privación de libertad, es decir, la imposibilitan para verlos durante seis años (recordemos que el padre sólo estuvo un año y dos meses sin verles), porque con ello quieren también machacar a todas las irreflexivas y viscerales que la apoyamos durante la instrucción de este procedimiento.

La sentencia vulnera el Convenio de Estambul, ratificado por España, para luchar contra la violencia de género. Todo su contenido está dirigido a revictimar a Juana Rivas, víctima de violencia de género, con sentencia firme, que así lo acredita.

La sentencia ignora el interés de esos hijos. Lo quiera el Juez o no, los hijos han vivido siempre con su madre. Son su arraigo, como reconoce el informe psicológico del propio juzgado, el único al que el Juez Piñar le concede algún crédito. Arrancarlos de ella y de sus cuidados, de sus opiniones sobre cualquier extremo de la vida de los menores, sea importante o no, porque en eso consiste la privación de la patria potestad, durante 6 años, es un perjuicio para esos niños.

La sentencia es despiadada con la madre. Porque separa por muchos años a los hijos de ella y los deja al cuidado de un padre que, con seguridad, a ella la maltrató. Un maltratador no es un buen padre.

Porque eso hijos no van a poder contar con los consejos y con las opiniones de su madre durante 6 años. Y es muy posible que no puedan verla.

Porque acuerda una indemnización a favor del denunciante y a cargo de Juana Rivas de 30.000 euros. Nunca hemos visto un indemnización así, cuando al revés, salvo en caso de asesinato. La sentencia tiene un sesgo machista y de revancha.

Porque el Juez Piñar Díaz, que la ha dictado, debió de ser recusado en su día y apartado del tema por sus previas declaraciones y opiniones particulares contra la ley integral sobre violencia de género y las políticas públicas de protección a las víctimas vertidas en sentencias anteriores. Todo lo contrario a ser la “boca muda que pronuncia las palabras de la ley”, que diría Montesquieu, el teórico de la separación de poderes en el siglo XVIII.

Por todo ello, las organizaciones firmantes manifestamos nuestro desacuerdo más rotundo con la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Granada en el asunto de Juana Rivas. Confiamos que se estimen los recursos que se interpongan contra la misma y urgimos al Gobierno para poner en marcha el Pacto de Estado contra la Violencia de Género para poner fin a sentencias como esta de Juana Rivas, como la del caso de “La Manada” así como otras recientes. El argumento de que haya estado mejor o peor defendida no nos sirve, porque aunque no hubiera tenido defensa, el Fiscal está en asunto para velar por los menores. Y esta sentencia los ignora cuando les concierne profundamente.

No somos viscerales ni irreflexivas. Todo lo contrario. Es la razón la que dirige nuestras acciones. A otros, por el contrario, es el machismo quién presta sustento a sus decisiones.