Tarde de fútbol femenino, sold out

El fútbol mueve más montañas que la fe, de eso estoy segura. No hay más que mirar a nuestro alrededor y ver cómo este deporte va a ser el que consiga llenar un estadio tan grande e importante como el de San Mamés. Miles y miles de espectadores y espectadoras animando a un equipo femenino. No es la primera vez que pasa esto en Bilbao y, tal como vamos, no será la última. Afortunadamente.

Se equivocan quienes aseguran que la insistencia en este tipo de asuntos por parte de aquellas que defendemos la igualdad, cansa y consigue el efecto contrario. Lo que ha sucedido con las entradas para el partido de las chicas del Athletic en La Catedral lo corrobora. Agotadas. Han conseguido colgar el cartel de «no hay billetes».

Esto no ha sido fruto de la casualidad ni de la llegada de una nueva directiva al Club a la que se le atribuye mayor sensibilidad hacia la igualdad. Esto es la consecuencia de un trabajo de muchos años ejercido por personas que quieren, simplemente, que el deporte masculino y el femenino estén en el mismo nivel.

Que el deporte practicado por mujeres no genera los mismo ingresos que el practicado por hombres ha sido una de las históricas justificaciones para no darles el mismo espacio en los medios o, por ejemplo, no jugar en los mismos campos y horarios. Ahora vamos a comprobar que cuanto más hablemos y escribamos del deporte femenino, mejor posicionado estará y mayor será el rendimiento que patrocinadores y clubes obtengan de su práctica.

El mensaje de la igualdad es como el sirimiri; va calando de forma insistente, sin prisa pero sin pausa. Durante mucho tiempo hemos criticado la escasa presencia de mujeres en los medios por grandes que fueran sus logros. De tanto insistir hemos conseguido que a la Liga de Fútbol Femenina se le concedan incluso dos páginas semanales en periódicos de gran tirada, que se retransmitan los partidos de las chicas o, al menos, que se les dediquen minutos en los programas deportivos. Avanzamos.

Ahora es necesario que quienes ejercen el periodismo deportivo asuman que los temas a tratar con ellos y con ellas son los mismo, que ellas no juegan a la sombra de ellos o que las entrevistas deben girar siempre en torno a la práctica deportiva y no de cuestiones ajenas a la misma como si concilian, si jugar a fútbol les vuelve masculinas o si tener o no tener hijos condicionará su vida profesional como futbolista. Son cuestiones que se les plantean a ellas pero raramente se les hacen a ellos.

Vamos a seguir insistiendo en la necesidad de ampliar el espacio y el tiempo que se dedica al deporte practicado por mujeres. Vemos que el apoyo social viene de esa insistencia y de que pongamos sobre la mesa la necesidad de generar igualdad en el deporte. Tampoco en este caso vamos a tirar la toalla y, mucho menos, a cansarnos.

Mujeres y deporte. Es posible.

 

Athletic femenino y medios

14524285937364

La suspensión de una rueda de prensa convocada por Joseba Agirre, entrenador del equipo femenino del Athletic, al no asistir ningún periodista ha provocado una cascada de reacciones por parte de los y las aficionadas y de aquellas personas que consideran que el deporte femenino no encuentra el eco que merece en los medios.

Han sido varias las propuestas que he recibido para que de mi opinión sobre este asunto, así que allá voy.

En este caso confluyen dos circunstancias. Mi condición de periodista y mi conocida militancia por la igualdad. No es la primera vez que hablo de la escasa presencia que las mujeres deportistas tienen en prensa, radio y televisión.

Por dar algunos datos, las noticias que mencionan equipos, deportistas o categorías femeninas, solo suponen el 5.9% de las informaciones deportivas publicadas.  De ese porcentaje, el 25% no refleja en su titular que se está hablando de deporte femenino. Por ejemplo, este fin de semana,  algunos medios han titulado “El Athletic da un paso de gigante hacia el título ganando al Atlético”. No se especifica que se está refiriendo al equipo formado por mujeres que, por cierto, está muy cerca de convertirse en campeón de la Liga en la Primera División Femenina. El imaginario nos deriva directamente hacia el deporte practicado por hombres. Eso sí, se que si en el titular de este post hubiera puesto solo «Athletic» y no «Athetic femenino», lo leería el doble de personas de las que van a hacerlo.

No hay duda de que la no asistencia de ningún periodista a la mencionada rueda de prensa es una falta de respeto hacia el Club, las jugadoras y las/os aficionados que merecen ser informados. Especialmente en un final de temporada que puede llevar a las de Agirre a convertirse, otra vez, en campeonas de liga.

Pero en esta ocasión, los compañeros que hacen información deportiva, han salido al paso de las críticas y no puedo sino apoyarles.  Cada mañana, los distintos equipos de una redacción, se encuentran con decenas de convocatorias a cubrir. Desgraciadamente, con lo que no cuentan son con decenas de periodistas que puedan seguir todas esas ruedas de prensa y hay que hacer una criba. Esto es, decidir a qué rueda envías un redactor, cuál puedes seguir vía internet y cuál puedes cubrir llamando directamente al protagonista para que te resuma lo que se va a decir en la convocatoria.

Quienes convocan una rueda de prensa saben que esa criba existe y que su tema puede pasar a un segundo plano si esa misma jornada hay otros asuntos que, a criterio del responsable de informativos, tendrán una mayor repercusión.

Si las redacciones de información general son cada vez más reducidas y cuentan con un menor número de profesionales, las redacciones de deportes están en el chasis.  Y el caudal de información deportiva es tan amplio que es literalmente imposible cubrirlo todo.

Claro que se puede pensar en porqué el viernes, la rueda de prensa que nadie cubrió fue esa y no otra. Yo se lo he preguntado a algún compañero y me ha explicado dos cosas: que esa rueda coincidida con la del Barakaldo, a punto de ascender a segunda división, y que el fútbol femenino no interesa. La primera parte de la explicación la acepto como prioridad, pero la segunda me chirria un poco más. Sin difusión no hay afición. De lo que no se habla, no existe. Eso es lo que sucede con el deporte femenino, que es invisible porque muy poco se habla de él.

Así que nos hemos encontrado en una situación complicada en la que quienes apostamos por visibilizar a las mujeres que hacen deporte y al mismo tiempo vemos la realidad del periodismo en el día a día nos sentimos acorraladas. Eso sí, no cubrir una rueda de prensa no quiere decir que no informemos del trabajo y los resultados obtenidos por nuestros equipos femeninos.

Si alguien ha hecho el ejercicio este fin de semana de repasar y escuchar algunos informativos, habrá comprobado que el Athletic femenino ha tenido su página en los medios locales e incluso ha estado en la portada de informativos radiofónicos.  También el Bera Bera de balonmano ha tenido su eco al haber logrado su cuarta liga consecutiva.

Efectivamente no podemos cubrir todas las informaciones ni las convocatorias de prensa. Eso sí, podemos dar al deporte femenino el lugar que le corresponde y no ningunear los logros de las mujeres.

Vamos dando pasos porque, a fuerza de insistir, quienes hacen información deportiva van concediendo más espacio a las mujeres. Será que también en este terreno vamos tomando posiciones.

Me gustó como explicó lo sucedido con la rueda de prensa que ha desatado todo esto el compañero de El desmarque Bizkaia, Asís Martín. Os lo dejo aquí por si os apetece echarle un vistazo.