El tamaño sí importa

Me gusta mucho comprobar que a mi alrededor son cada vez más personas las que viven con las gafas moradas puestas. Quiere esto decir que estamos mirando la vida con los ojos alerta ante la desigualdad, que no pasamos por alto las situaciones discriminatorias y que alzamos la voz cuando vemos algo que nos chirría. Lo digo porque cada día me llegan denuncias de titulares en prensa, imágenes publicitarias, diferencias en empresas, etc, etc, etc. Son denuncias que lanzan hombres y mujeres comprometidos/as y militantes, como yo, del feminismo, es decir, de la igualdad entre sexos.

Ayer fueron varias las personas que me enviaron una doble fotografía con la imagen de las y los ganadores del trofeo Teresa Herrera de fútbol. Las dos categorías, la masculina y la femenina, las ganó el Athletic de Bilbao, pero recibieron premios diferentes. Ellos, una enorme Torre de Hércules que está considerado uno de los trofeos más grandes del mundo. Para ellas otra Torre de Hércules pero 50 centímetros más pequeña.

¿Qué mueve a un Club a no equiparar los tamaños de los trofeos para no dar lugar a situaciones de desigualdad? Posiblemente no lo hagan con intención de establecer diferencias, pero lo hacen. Puede que la falta de personas en su directiva que vivan con las gafas moradas puestas o con cierta sensibilidad hacia la perspectiva de género sea el motivo de tan burda diferencia.

Las redes sociales han echado chispas con este asunto. En general, tanto hombres como mujeres han opinado que no hay razón para esta diferencia de tamaño pero también he leído muchos mensajes en los que se afirma que el fútbol femenino no genera los mismos ingresos que el masculino y que por tanto los premios han de ser acordes a su rentabilidad.

Opino que la repercusión del deporte femenino será mayor y más rentable cuanta más difusión le den los medios de comunicación. Hasta hace bien poco, las disciplinas femeninas pasaban absolutamente desapercibidas. Ha sido la labor de quienes estamos «dale que te pego» a la reivindicación la que nos ha llevado a ocupar algo más de espacio en la prensa, la radio y la televisión. Solo un poco más que hace unos años, de momento. Cuanto más se hable de nuestro trabajo más conocerá el público la existencia de mujeres en todos los deportes y mayor será su repercusión. Aumentará así el público y con ello, los ingresos publicitarios.

Mientras tanto, dejémonos de trofeos grandes y pequeños. El grande para ellos, los futbolistas. El pequeño para esas chicas que dan patadas al balón. Así no.

Y tampoco fomentamos la participación de las mujeres en otros deportes haciendo pruebas diferenciadas para ellas y para ellos. Es el caso de esta carrera a disputar en Llanos del Camello. Propone para ellos un recorrido de 6,4 kilómetros y para nosotras uno de 4,6. De locos.

 

I Beca de investigación #mujeresquecorren

Correr va mucho más allá de poner un pie delante de otro lo más rápido posible. Correr nos beneficia física y emocionalmente pero además, a golpe de zapatilla se consiguen cosas que ni los gobiernos ni las instituciones han sido capaces de mantener: la inversión en investigación.

En este post os hablo de cómo ha sido el proceso de conseguir los 63.000 euros necesarios para poner en marcha una beca de investigación en torno al cáncer infantil y el ejercicio físico. Son muchísimos los beneficios que aporta la práctica del deporte.

Solo la investigación salva vidas. Por eso esto que os cuento en mi último artículo en Runnea es tan importante.

https://www.runnea.com/articulos/running-news/2018/04/beca-investigacion-mujeresquecorren-marcha-3451/

La diferencia

Fijaros bien en el cartel anunciador de ese torneo de padel organizado por el Ayuntamiento de Villa de Siles, concretamente por su concejalia de deportes.

Lo que os pido es casi como jugar a las diferencias. ¿Qué pone en la parte derecha del cartel anunciador del encuentro y que pone en la izquierda?

Masculino: Campeones: 400 euros. Subcampeones: 200.

Femenino: Campeonas: 300 euros. Subcampeonas, 100.

Quien ha hecho pública esta denuncia que yo recojo ha llamado al ayuntamiento para mostrar su disconformidad con esta discriminación. 100 euros menos de premio para ellas que para ellos. La respuesta ha sido que como son menos las participantes femeninas, les dedican menos dinero a sus premios. Absolutamente injusto.

El torneo de marras se celebra los días 29 y 30 de julio. Como la denunciante, yo también invito a no participar en pruebas deportivas que caigan en tan flagrantes diferencias. Entre otras cosas porque ni siquiera es legal, atendiendo a la Ley de Igualdad, que haya tales discriminaciones.

Seguimos trabajando por la igualdad, también desde el deporte.

www.begoberistain.com

 

Clasificación femenina

El fin de semana suelo dedicarlo, como tantas otras personas, a entrenar un poco más duro que de lunes a viernes y a competir. El domingo es el día en el que las redes sociales se llenan de imágenes de hombres y mujeres que cuentan cómo les ha ido en esta o aquella prueba.

Me gusta ver esas fotos, seguir a deportistas y ver resultados. Me gusta también ver que las redes sociales sirven para algo más que mostrar nuestros logros. Sirven además para denunciar.

El deporte, el running en mi caso, sirve no solo para hacernos sentir bien física y emocionalmente sino que tiene un potencial enorme como medio para trabajar, entre otras muchas cosas, por la igualdad. Parece difícil esto pero lo cierto es que aún hay muchas pruebas con reglamentos hechos sin perspectiva de género alguna.

Me he encontrado en las redes con la denuncia de una gran corredora y ciclista, Zuriñe Frutos. Es una de las habituales en las pruebas de montaña especialmente y es muy frecuente verla subida a los cajones, es decir, es de las que gana.

Denunciaba Zuriñe que el pasado sábado en una de las pruebas que disputó, la edición inaugural de la Otoi Igoera, una cronoescalada mtb, consiguió la primera posición pero se quedó sin premio. Suena raro ¿verdad? El asunto es que la organización había establecido premio para los/as diez primeras clasificadas pero no había contemplado la diferencia de sexos.

A nadie se le escapa que, en general, los tiempos de las mujeres son superiores a los de los hombres. De ahí que se establezcan categorías masculinas y femeninas de forma diferenciada. No se les exige menos a ellas para ganar; simplemente la naturaleza física de unos y de otras es diferente y las marcas, también.

Como no se habían establecido categorías solo lograron premio los diez primeros, todo hombres. Las mujeres, aún llegando en primera posición de su género, se quedaron sin premio.

El enfado de Zuriñe, que no había reparado en ese detalle al inscribirse, fue mayúsculo. Asegura que mientras sigan sin contemplarse las diferencias entre hombres y mujeres no volverá a disputar esta prueba.

Lo lógico hubiera sido establecer cinco premios para ellos y otros cinco para ellas. Y todo el mundo contento.

Habrá quien lea esto y piense que si queremos igualdad, ahí la tenemos. Premiar la clasificación absoluta sin tener en cuenta las diferencias físicas. Sin embargo, no hay discusión en este asunto. Los hombres , insisto en que en general, tienen una mayor capacidad física. De ahí que en cualquier prueba se establezcan categorías masculinas y femeninas.

Ahí queda  la denuncia del fin de semana y el trabajo que por la igualdad se puede hacer desde el deporte.

Se podrían contar otros muchos casos, como el de alguna carrera que desapareció con la crisis y que ahora se ha retomado permitiendo solo la participación de hombres porque quieren iniciarla con pocas plazas y consideran que ellas no van a llegar al nivel que ellos estiman óptimo.

Hay que seguir denunciando estas cosas. La presencia de las mujeres en el mundo del deporte se incrementará cuanto más visibles seamos en cualquiera de las disciplinas.

Por cierto, enhorabuena a las mujeres de baloncesto femenino de la selección española que ayer se hicieron con el triunfo en la Eurocopa. Y enhorabuena también a quienes retransmitieron el partido tanto por televisión como por radio. Así, contando y dando a los logros el valor que merecen, colocaremos a las mujeres en el lugar que les corresponde en el deporte.

Mujeres que corren

mujeres

Esta ha sido una semana especial para Cristina Mitre, una de las personas que a más mujeres ha puesto a correr en este país. Ella, entre otras muchas cosas, es la autora del libro “Mujeres que corren”, una obra que ha pasado de mano en mano entre las chicas que en algún momento decidieron que querían correr y entre aquellas que aún no se lo habían planteado pero que lo han querido leer y han terminado por calzarse las zapas.

A Cristina le conocí a través de la radio. Andaba ella con las primeras convocatorias de las quedadas de #mujeresquecorren y yo le entrevisté en un espacio deportivo que compartía con Iker Martín. En mi vida había yo pensado en ponerme a correr maratones y a subir montañas, pero aquel espacio y la entrevista con Cristina dirigió mis pasos. Muchas veces me ha pedido el Campeón de España de Maratón en categoría de veteranos, Imanol Loizaga, que le cuente cómo empecé a correr así que hoy se lo cuento a él y a todos.

Iker Martín, autor del blog “Correr no es de cobardes”, me propuso demostrar que alguien que no había corrido nunca podía llegar, con entrenamiento y disciplina, a correr media maratón. Proponía que buscásemos a alguien que quisiera asumir ese reto y, por no ir muy lejos, le dije que yo me prestaba al experimento. Empecé a entrenar, a conocer a otros corredores/as, me topé con la fuerza de Cristina y todo fue rodado. Era septiembre del 2012 entonces y hoy, tres años después, he corrido más de 40 carreras, incluidas 3 maratones, 10 medias, varias carreras de montaña y hasta un triatlón supersprint. Ahora estoy preparando la que será mi cuarta maratón, la de Valencia. No lo hago sola, porque los entrenamientos de Alfonso Vega y el acompañamiento de los Runners Colgados hacen lo suyo.

Decía que esta semana es especial para la Mitre porque ha presentado su libro, “Mujeres que corren” en portugués. Motivos profesionales le llevaron a trasladarse a vivir a Lisboa y allí también puso en marcha el movimiento, Mulheres que correm. Son ya varias ediciones del libro las que se han publicado y va camino de convertirse en un manual sobre el correr que va a pasar de madres a hijas y va a seguir poniendo en el asfalto a miles de chicas que se van a sentir poderosas solo con atarse las zapatillas. Yo estoy orgullosa de mi colaboración en ese libro; un par de páginas contando porqué corro. Aún no había corrido mi primera media maratón cuando escribí aquello y estoy segura de que contarlo, fue un empujón importante para seguir.

Han surgido más movimientos destinados a poner a la gente en marcha. Otro de los que me parecen importantes es “Corriendo desde Zero”, creado por Lurdes Alvarez y Rafa Hervás. Ambos han conseguido que hombres y mujeres de todas las edades se hayan decidido a cruzar un arco de meta. No solo es un proyecto de salud física sino que consiguen con sus acciones un bienestar emocional y una fortaleza mental que, en la mayoría de los casos, ni se habían imaginado. Y esto sin hablar de las relaciones sociales que han creado, lazos que se han unido a golpe de zancada y que se convierten en sólidas amistades.

Con Cristina Mitre volveré a encontrarme en Valencia el 15 de noviembre. En nada saldrá su segundo libro y no dudo de que será un éxito tan grande como el primero. Somos #mujeresquecorren, y eso marca.