El manifiesto

Más de cien organizaciones feministas se han adherido ya al manifiesto feminista sobre la derogación de medidas de protección integran contra la violencia de género incluida en el programa político de VOX.

Cuanto más lo difundamos, mejor. Yo también me sumo.

MANIFIESTO DE ORGANIZACIONES FEMINISTAS SOBRE LA DEROGACIÓN
DE MEDIDAS DE PROTECCIÓN INTEGRAL CONTRA LA VIOLENCIA DE
GÉNERO (LEY ORGÁNICA 1/2004), INCLUIDA POR LA EXTREMA DERECHA
EN EL PROGRAMA POLÍTICO DE VOX.

Desde que el Mundo es Mundo las mujeres, únicamente por el mero
hecho de serlo, hemos sido discriminadas, ninguneadas, criminalizadas y
maltratadas por una sociedad tradicional, patriarcal y machista en la que todo
gira alrededor del hombre, como sujeto único de derechos.

Gracias al movimiento feminista y a algunos varones cómplices e
igualitarios hemos sobrevivido a estas situaciones, conquistando poco a poco
derechos que en el S. XXI en la Democracia Española nos abren el camino para
llegar a ser ciudadanas de primera, no meros adornos al servicio de la
masculinidad acrítica que postula esta como posesiva, dominadora y opresora
de más de la mitad de la población, nosotras, las mujeres.

La Constitución Española, que ahora cumple 40 años, a pesar de ser
androcéntrica no pudo dejar de proclamar la igualdad de derechos en su art.
14, y como dijo Teresa Revilla, por propia iniciativa, y siendo la única mujer
en la Comisión Constitucional: Las mujeres no vamos a dar las gracias por
ello.

Esta igualdad formal nos ha permitido alcanzar algunos avances: el uso
de anticonceptivos, la Ley de interrupción voluntaria del embarazo, la de
igualdad o la integral de medidas de protección contra la violencia de género.
Pero todavía queda mucho camino por andar, exigimos que no corran riesgos
nuestras vidas, reclamamos una igualdad real y efectiva en todos los ámbitos
de la sociedad, y la desaparición total de las agresiones, violaciones o abusos
sexuales.

En este esbozo del contexto nos encontramos con que VOX, un partido
de extrema derecha, amigo de Le Pen y por los hechos que le asemejan
también del Ku Kux Klan, incluye en su programa electoral un absoluto e
intolerable retroceso en los derechos de las mujeres que nos conduce a la
Época Franquista, a la mujer sumisa, a la esclava paridora al servicio del
varón. No vamos a permitirlo, lucharemos con la razón y con el mismo ímpetu
que lo hemos venido haciendo siglo tras siglo.

VOX, formación política machista, defiende la prevalencia del varón
sobre la mujer y pretende y exige entre otras muchas aberraciones, derogar la
Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género,
continúa insultando a las mujeres de hembristas y de feminazis con el mendaz
y falso argumento de que la violencia de género no existe, acusando, sin dato
ni prueba alguna, como es habitual en el histórico patriarcado, a los poderes
públicos de ocultar la violencia de la mujer contra el hombre y la cifras de
denuncias falsas.

Señores de VOX, sus repugnantes argumentos nunca han podido
sostenerse, ahora tampoco, en primer lugar, porque la Ley Integral de
violencia de género que pretenden derogar con 12 Diputados autonómicos, es
una Ley Estatal y orgánica, aprobada por unanimidad de los integrantes del
poder legislativo, así que para expulsarla de nuestro ordenamiento jurídico
necesitarían ustedes la mayoría absoluta en las Cortes Generales, cosa que en
este momento no tienen, ni van a tener, así que dejen de engañar a la
ciudadanía española. No pueden derogar esta Ley. Nos sonroja incluso que lo
planteen porque el mero hecho de hacerlo demuestra su más absoluta
ignorancia sobre materias que se aprenden en primer Curso del Grado en
Derecho. Dejen de hacer el ridículo, por favor, y si no saben, estudien.

En segundo lugar, es curioso que utilicen el término hembrismo que no
existe en el DLE, y que un partido como el suyo, de extrema derecha, nos
vincule con el nazismo que practican ustedes con sus ideas, que no son otras
que el exterminio público y la anulación del diferente. Lo que somos es
feministas, sí, señores y señoras de VOX, feministas.

Negar la violencia de género es exactamente igual que negar el Holocausto
judío, existe, con cifras alarmantes, y la sufrimos las mujeres por el mero
hecho de serlo, como la consecuencia más brutal de la desigualdad. Pueden
ustedes consultar a la OMS que indica que, en todo el mundo, casi un tercio
(30%) de las mujeres que han tenido una relación de pareja refieren haber
sufrido alguna forma de violencia física y/o sexual por parte de la misma en
algún momento de su vida y un 38% de los asesinatos de mujeres que se
producen en el mundo son cometidos por su pareja masculina.

Si estos datos no les convencen les volvemos a aconsejar que estudien y
para ello pueden acudir, entre otros, a la ONU, UE, EUROSTAT, al Consejo
General del Poder Judicial, a la Fiscalía General del Estado, o al Instituto de
la Mujer y para la igualdad de oportunidades para descubrir las aberrantes
cifras reales de la violencia de género.

Es una violencia diferente propia del contexto patriarcal y machista que
ustedes abanderan y, por ello, en una autentica democracia tiene un
tratamiento legislativo distinto. Que en España ha sido avalado en multitud de
ocasiones por la Jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

En cuanto a la ocultación de datos, se trata de otra de sus mentiras, muy
sencilla de refutar, las cifras de denuncias falsas se publican por la Fiscalía
General del Estado y por el Consejo General del Poder Judicial y no pasan del
0,01%, y en cuanto a la violencia familiar, el feminismo no niega su
existencia, pero en menor proporción que la de género y con características
distintas, sus datos están a su disposición, por ejemplo, en la página web del
Consejo General del Poder Judicial o en las Estadísticas de Criminalidad del
Ministerio del Interior.

Por todo lo expuesto, les exigimos que dejen de engañar a la ciudadanía
española señores de VOX, digan lo que digan, una mentira no se convierte en
verdad, aunque se repita mil veces. Les advertimos, las mujeres no vamos a
consentir la eliminación de nuestros derechos, siempre nos encontrarán
enfrente, y no se olviden de que somos expertas en luchar contra la opresión
tal y como nos enseñaron desde siglos atrás las feministas que nos han
precedido.

El movimiento feminista es imparable le va en ello su subsistencia
y en cuanto se descuiden les habremos arrollado como hace el viento con un
castillo de naipes.

Enero 2018

No callarse

muga

Hablamos mucho de la violencia de género y de las conductas machistas, pero si algo necesitamos  para erradicarlas son propuestas con exigencias concretas para poder avanzar contra esta lacra. Conscientes de esto, representantes de movimientos sociales, feministas y ONGs, entre ellas Mugarik Gabe, han iniciado una recogida de firmas para pedir a los agentes políticos que tomen cartas en el asunto.

Hoy , todas las rúbricas recogidas se van a entregar en la Diputación Foral, el Gobierno Vasco y EUDEL. Eso no significa que finalice la campaña porque podemos seguir fimando aquí y suscribiendo sus propuestas.

Lo que se pide, entre otras cosas, es que se reconozca la violencia machista como un problema de primer orden, poner el foco en los agresores y no en las víctimas, revisar la legislación, prevención a través de la educación, reparación de las víctimas y mejora de los recursos públicos.

Han puesto también la mirada estas organizaciones en los medios de comunicación. A quienes trabajamos en ellos nos piden que dejemos de ser transmisores de estereotipos machistas y que mostremos toda la problemática de la violencia y sus causas. Quieren que asumamos la oportunidad de convertirnos en generadores de modelos igualitarios y contra las violencias.

Sin duda, quienes trabajamos en medios de comunicación tenemos una responsabilidad enorme en este asunto. De cómo contemos y actuemos ante las agresiones y los asesinatos de mujeres dependerá en gran parte la reacción social. Es bien cierto que “de lo que no se habla, no existe”, y es por eso por lo que no debemos dejar de contar, de insistir en estos temas aunque haya quien diga que estamos siempre con la misma matraca. Cada vez que escribo un post con la violencia de género como protagonista o hablando de la brecha salarial o planteando cuestiones sobre desigualdad recibo los comentarios de algunas personas que intentan desmontar los argumentos apelando a los supuestos beneficios económicos, sociales o laborales que dicen tenemos las mujeres. Incluso llegan a poner en duda los datos sobre la violencia de género y culpan a las mujeres agredidas de su situación cuando no les acusan directamente de mentir. Sé que hoy recibiré comentarios en el mismo sentido, pero no por eso voy a dejar de denunciar cada discriminación, agresión o violencia.

Quienes no denuncian, a pesar de sumarse cada vez que hay una concentración para denunciar alguna agresión, son, en general, los políticos. Tampoco en la campaña electoral catalana he oído a ningún candidato referirse a este asunto. Bastante han tenido con ocuparse de si Cataluña es o no España como para salirse un momento del guión y decirnos si es una prioridad política acabar con las agresiones y los asesinatos de mujeres. Llegará en diciembre la siguiente campaña electoral, la de las generales, y pasará lo mismo. Y como decía antes, de lo que no se habla, no existe.

Aquí está el manifiesto “Sumando fuerzas contra las violencias machista”. Todavía se puede firmar.