«Violarte hasta que digas sí»

o-USA-LA-RAZON-570

Letra de la canción «Yo le doy por el suyo»

Ese titular tan agresivo no me lo he inventado yo. Pertenece a la letra de una canción de un grupo tan poco sospechoso de machista como Los Ronaldos. O como cualquiera de las que se muestran a continuación. Salvo que escarbemos un poco, claro.

“No me gusta que a los toros te pongas la minifalda. A mi novia le he prohibido que vaya sola a la plaza”. Manolo Escobar.

“Te compro tu novia, pues tú me has dicho como es ella y me gustó la información. Es linda y apasionada, es buena y adinerada, no cela nunca por nada y sabe hacerlo todo en la casa”. Ramón Orlando

“Puta, ¡te mataré!”. Fragmento traducido de la canción Kill you de Emminen.

“Todas las niñas son unas guarras”. “Y qué más da si su mente es más corta que sus faldas”. “Si te viene el subidón, zorra, restriega tu pandero”. Portas, rapero.

“Ponte en cuatro que la cosa se puso dura”. Palomino & Daniel. Reggetón.

“Agárrala, azótala, pégala, sácala a bailar que se va toda”. Trébol Clan.

“Tendría que besarte, desnudarte, pegarte y luego violarte hasta que digas sí”. Los Ronaldos.

“Solo desean su pan, su hembra y la fiesta en paz”. Libertad sin ira, Jarcha.

Podríamos seguir poniendo ejemplos de canciones con letras que duelen hasta el infinito. Son canciones que en uno u otro momento de nuestra vida hemos bailado en fiestas, verbenas y discotecas sin reparar en el mensaje que lanzan.

No soy yo muy bailonga precisamente y sí me da por escuchar las letras de las canciones que suenan a todo trapo cuando salgo. No voy a ir ahora de “esto ya lo decía yo”, pero el planteamiento que ha hecho el Ayuntamiento de Elgoibar a la hostelería de la localidad para que no pongan canciones con letras machistas y sexistas, ya se me había pasado por la cabeza muchas veces. De hecho, cuando en algún local he escuchado una letra de esas, me ha incomodado, me he sentido violentada y si el estilo musical ha seguido siendo ese canción tras canción, he optado por irme. Creo que es una de esas cosas que, si las dejamos pasar, si pensamos “no voy a ser tan rancia de ponerme a estas horas de la noche y de la fiesta a decir que esas letras me están ofendiendo”, se perpetúan y acaban por normalizarse. Y no. Si hay que denunciarlo se denuncia, sea el momento que sea.

Parece que son pequeños detalles, pero tienen una importancia capital en la interiorización de un lenguaje que ejerce violencia contra las mujeres. No sólo pasa en la música. En un viaje a Amsterdam quise comprar un souvenir. Buscaba un imán para la nevera porque una de mis amigas los colecciona. La cosa es traernos como regalo el imán más feo que encontremos. Entre todos había uno que mostraba a una serie de chicas desnudas que pretendían ser prostitutas del famoso Barrio Rojo, de las que están en los escaparates. Sin pensarlo lo cogí y dije “ya está; este es el más feo”. Pero al llegar a la caja me sentí mal comprando ese imán. Me dio por pensar que estaba contribuyendo a banalizar la prostitución, a convertirla en un atractivo turístico (ya lo es allí) y que como persona y especialmente como mujer, no podía fomentar, siquiera con esa tontería, el drama que se esconde detrás de la mayoría de esas mujeres. Opté finalmente por el tradicional tulipán.

Volviendo a la letra de las canciones. La hostelería ha puesto el grito en el cielo ante la campaña del Ayuntamiento de Elgoibar. Dicen que la clientela canta y baila esas canciones y no pasa nada y que su intención es continuar haciéndolas sonar. El negocio es el negocio, claro, pero a veces hay que sacrificar cosas para ganar en humanidad.

Menos mal que no todo es negativo en el mundo de las letras. Hay muchos artistas que, sabiendo del poder que tienen con sus canciones, deciden lanzar mensajes a favor de la igualdad y contra el machismo. Es muy importante que, por ejemplo, la música se utilice en las aulas para educar contra la violencia de género. Más del 80% del alumnado de ESO escucha música todos los días y conceden una importancia enorme a lo que escuchan. Unas letras agresivas conllevarán un tratamiento agresivo.

Por destacar algunas de esas canciones, vayan estas 10:

.. “Amigas”. Ana Belén.

.. “Mujer florero”. Ella baila sola.

.. “Ella”. Bebe

.. “No le grites”. Los suaves

.. “Pantera en libertad”. Mónica Naranjo

.. “Violencia machista”. Ska-P

.. “Benvinguts al paradis”. Obrint Pas

.. “Acabado en A”. El canto del loco

.. “No dudaría”. Antonio Flores.

.. “Respect”. Aretha Franklin

 

 

 

Borrachas y superhéroes

Este es un post basado en la comparación y del que los/as lectoras tendrán que sacar sus propias conclusiones. Es un ejercicio que ha hecho la artista y analista Yolanda Domínguez. Se ha encargado de poner delante de niños y niñas de 8 años, las imágenes de varias campañas publicitarias de grandes marcas de moda. Con sus respuestas ha elaborado un documental que nos plantea los mensajes encubiertos que nos transmite el mundo de la moda.

Utilizando la fórmula del aquel programa de la tele que presentaba Javier Sardá, Juego de niños, Yolanda nos deja una interesante reflexión en torno a los hombres, las mujeres y la moda. Aquí reflejo hoy las imágenes y las interpretaciones que niños y niñas hacen de ellas. Las conclusiones son bastante evidentes. Seguro que coincidimos.

LOEWE

loewe

La imagen de esta chica sugiere a los niños frases como:

“Parece que está asustada”. “Como si fuera pobre”. “Parece que tiene una enfermedad”. “Como si estuviera emborrachada”. “¿Cómo se siente?, como si estuviese sola y con hambre”. “Yo le diría a mi madre que si le podíamos alojar unos días para no estar en la calle”.

PEPE JEANS

“Parece que le están tirando a la basura”. “Que están abusando de ella”. “Yo les diría que se tiren ellos a la basura”

BOSS

“Parecen héroes o espías o del FBI”. “Están estudiando para ir a la Universidad”. “Son felices”.

BALMAIN

balmain

“Parece como si fuera Pressing Cach”. “Están peleándose”. “Son malas”.

DOLCE GABANA

“Trabajan en una empresa muy buena porque ellos están felices”. “Muy bonita”.

MARC JACOBS

mark

“Está llorando”. “Igual se está empezando a morir”. “Se ha desmayado”.

DIOR

dior

“Es un héroe encima de una roca”. “Superhéroe pensando”.

MIU MIU

“Se habrá tomado una droga, cosa mala”. “Estaba fregando el suelo y se cayó”. “No me gustaría ser así”.

BALENCIAGA

balenciaga

“Parece muerta o desmayada o que pasa hambre”.

Hay diferencias importantísimas en el tratamiento de uno y otro sexo en la publicidad. ¿Solo los niños se dan cuenta de la forma en que se trata a las mujeres en la moda?. Parece que si.

Este es el documental completo. Algo más de cuatro minutos que merecen la pena.

 

Tocar tetas, tocar culos

chicas

Deben de ser muy rentables las fiestas con espectáculo de contenido sexual y muy poco escrupulosos algunos propietarios de locales, porque se hace difícil entender a estas alturas que se sigan programando festivales como los que están dando vueltas por las redes, los de Salamanca. Tampoco es que me extrañe demasiado, porque son el pan nuestro de cada verano.

Para quienes no hayan visto las imágenes, decir que cuentan esas fiestas en las que un grupo de mujeres con escasa ropa, o sin ropa directamente, son sobadas, magreadas, manoseadas, palpadas y todo lo que queráis decir, por hombres a los que parece que tocar ese culo o esas tetas, besar trozos de piel o lamer de refilón una boca, les colma de felicidad. En los últimos videos de estos que hemos visto, un grupo de chicas voluptuosas se pasean dentro de una piscina y se acercan a los chicos que, apretados en los bordes y luchando por tocar lo que alcancen, se presentan como seres primarios que luego se jactarán de haber sido los que más han palpado o los que han tenido su cuerpo más cerca del de ellas.

Decía lo de chicas voluptuosas porque un cuerpo nada neumático no sirve para estos escenarios. Pocos espectáculos dicen tanto de nuestra especie como estos concursos. Al parecer son eso, concursos, en los que las mujeres tienen que conseguir el mayor éxito posible entre los hombres para ganar cien euros si queda la primera, una botella de champagne y 50 chupitos la segunda y una botella de champagne la tercera. Al menos eso es lo que se anuncia al publicitar la fiesta. Tras hacerse públicos los vídeos, la policía investiga si las concursantes se prestan voluntariamente al juego para ganar los premios o si son contratadas por los propios locales para atraer a un público preferentemente masculino.

Hoy hablamos de lo que pasa en esas fiestas de Salamanca, pero no son las únicas. Hace nada conocíamos la nueva moda, el “mamading”, un concurso en el que las mujeres deben de hacer un número de felaciones entre los presentes en el local en un tiempo determinado para ganar un premio de “barra libre”  durante toda la estancia vacacional de la chica.

Podríamos seguir dando infinidad de ejemplos de concursos similares basados en la utilización de mujeres como meros cuerpos y en los instintos básicos de hombres sin reparos a la hora de utilizarlos.

Algunas veces, las televisiones han hecho encuestas de calle en las que se ha preguntado tanto a ellos como a ellas sobre la opinión acerca de estos supuestos espectáculos. En general, las respuestas masculinas han girado en torno a la idea de que si las chicas se prestan al concurso, ya saben a lo que se exponen, a que les toqueteen donde y como puedan. La opinión de ellas se centra más en que nadie tiene derecho a sobarte, que eres libre de presentarse a este u otro concurso sin tener que ser sometida a ese pasar de mano en mano.

Me da que no hemos avanzado mucho en este terreno. Tenemos, por una parte, empresarios sin miramientos que buscan dinero fácil. Por otra, mujeres  que  deberían pensárselo dos veces antes de saltar a ese ruedo en el que se fomentan las borracheras y las agresiones sexuales. Tenemos, también, grupos de hombres pensando con el pene y no con la cabeza.

El Ayuntamiento de Salamanca ha abierto una investigación por si las actuaciones son constitutivas de sanción por la Ley de Espectáculos Públicos. Además ha comenzado a trabajar en un nuevo Plan de Ocio de Calidad para evitar actos que dañen la imagen de la ciudad de Salamanca.

Quienes deberían reflexionar son quienes, con actos como estos, dañan la imagen de la mujer, que sigue apareciendo como un cosa de libre utilización y que es sometida a lo que yo vivo, cuando lo veo, como una agresión. Los hosteleros que organizan esas fiestas también deberían darle una pensadita al tema. Están fomentando ese maltrato a la mujer. Y ellos,  los hombres que pierden el norte en esos momentos y solo piensan en tocar por tocar, deberían pensar que con su actitud colaborativa están fomentando la violencia hacia las mujeres al tiempo que dan una imagen que les convierte en básicos, en primarios y en indecentes.

Perseguir estas fiestas hasta su desaparición sería un buen principio. Y que todas las partes asuman su parte de responsabilidad en tan asqueroso procedimiento.

 

NO es NO

noesno

La camiseta que el próximo sábado luciremos las Irongirls en el Triatlón de la Mujer de Donosti sirve para muchas cosas. Sirve para que nos identifiquen como las 20 mujeres que, después de meses de entrenamiento, van a cumplir su sueño de ser triatletas. Sirve para visibilizar a la mujer en el mundo del deporte, algo que nos está costando mucho pero que los medios no van a poder evitar dada la cantidad de féminas que se están incorporando a las distintas disciplinas. Sirve para llevar el nombre de nuestra ciudad, Bilbao, hasta la capital gipuzkoana. Y sirve, sobre todo, para lanzar el mensaje “No es No”.

En esta época del año se multiplican las fiestas por los pueblos, los barrios y las ciudades. Cada verano, el lema “No es No” circula por todos esos escenarios con la intención de que, como la lluvia fina, el mensaje vaya calando.  No significa otra cosa que, cuando una mujer dice no a mantener relaciones sexuales con otra persona, es no. No significa “insiste más”, ni “solo un poquito”,  ni “puede que luego”. Si te dice NO, es NO. Cuando una mujer dice NO, nunca quiere decir SI. Algunos piensan que a las mujeres les gusta jugar al despiste, y así lo dicen. Opinan que si les dices NO de una manera suave y respetuosa es que quieres que te siga rondando y no es hasta que respondes de forma brusca cuando se percatan de que es cierto que quieres que te dejen en paz. En el mejor de los casos, claro.

Nosotras, las Irongirls, hemos querido aprovechar el debut en el triatlón para remarcar el mensaje que desde hace tantos veranos circula por las fiestas. Queremos que las chicas digan NO cuando quieran decirlo y que no tengan que explicar que esa sílaba no tiene más que una interpretación. Y queremos que ellos entiendan que no hay dobles ni triples sentidos; si te dicen NO, déjalo, no insistas, no te están diciendo “me estoy haciendo la interesante”. Te están diciendo, simplemente, NO.