Apuntes de la quedada runner

La quedada runner convocada como acto de homenaje a Laura Luelmo, mujer corredora asesinada en Huelva, tuvo una respuesta rotunda. Más de 1.500  personas se sumaron a un llamamiento surgido desde la rabia y la indignación. Por supuesto que todos los asesinatos nos provocan el mismo sentimiento. La condición de “runner” de Laura me movió a lanzar un mensaje a las redes sociales y a los medios pidiendo a las mujeres corredoras que nos concentrásemos en Bilbao para sacar a la luz algo que ya veníamos denunciando desde hace meses: la inseguridad que sentimos cuando corremos.

Durante toda la semana hemos sido testigos de muchos testimonios en los que las mujeres que corren referían situaciones de acoso durante sus entrenamientos. Y formas de actuar que poco tienen que ver con la libertad de movimientos: planificar recorridos, no correr por lugares poco iluminados o poco transitados, comunicar a tu entorno por donde vas a correr o llevar teléfono son algunas de las recomendaciones que nos hacen “por si acaso”.

En la quedada runner, mujeres de todas las edades se sintieron reflejadas en las historias de las demás. Da igual que tengas 20, 40 o 60 años. Hay mujeres de todas las edades corriendo y todas sentimos que “nos puede pasar a cualquiera” en referencia a las situaciones de acoso o agresión que algunas, por desgracia, ya han vivido en sus propias carnes.

Hubo muchos momentos emocionantes durante la quedada. 

El primero, la emoción que sentí cuando un hombre se acercó a mí para darme las gracias por organizar la quedada. Me dijo que era del pueblo de Zamora de  Laura y que me agradeció en nombre de todo el pueblo que Bilbao le hubiese rendido homenaje. Se me encogió el corazón.

Me gustó ver, además, que fueron muchos los hombres que quisieron acompañarnos y que se sumaron a la reivindicación de calles y caminos libres para correr. Lo dije en mi pequeña intervención: cuantos más hombres se sumen a nuestras peticiones más corto será el camino que nos separa de la igualdad.

Otro momento para la reflexión lo vivimos tras el minuto de silencio y al iniciar la carrera. Yo salí la primera y enseguida me vi rodeada de niños y niñas que querían correr con nosotras. Inmediatamente pensé que hay esperanza. Si los padres y madres de esas criaturas les han explicado porqué estábamos corriendo en grupo por Bilbao, se habrán llevado una buena lección de igualdad.

Lo dicho, hay esperanza.

Ojalá no tengamos que convocar más quedadas como esta.

Ni una menos

Las cuatro mujeres asesinadas en el mismo día, dos niñas y dos adultas, no son un titular. Son otras cuatro víctimas de la violencia machista, otras cuatro mujeres sobre las que falló la percepción de riesgo en Castellón, Bilbao y Granada.

Itziar, la madre de las dos niñas muertas en Castellón, había pedido ayuda en los juzgados y una jueza especializada rechazó su petición. Tampoco se tuvo en cuenta la alerta que lanzó un médico.

En el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Granada constan dos procedimientos contra el hombre. Uno se abrió en enero, tras recibir un parte médico. El otro en febrero, tras una denuncia de la exmujer por amenazas. Pero ambos se archivaron a petición del fiscal y de la víctima, que no quiso declarar.

En el asesinato de Bilbao, no hay constancia de denuncias pero el entorno de la víctima tenía constancia de la situación por la que pasaba la mujer degollada.

Una vez más pedimos hechos y no palabras. Urge que, como en los casos de terrorismo, se active un gabinete de crisis que aborde este asunto sin medias tintas. Nos matan, nos asesinan y no pasa nada.

No podemos quedarnos a la espera de la siguiente muerte. Este tiene que ser uno de los temas que se aborden con urgencia o muchas mujeres continuarán en riesgo. Y sus hijos e hijas, también. La ministra Carmen Calvo ha planteado que se revisen los términos de las custodias en los casos de malos tratos. ¿Un padre maltratador debe tener restringidas las visitas a sus hijos e hijas? Sí, en mi opinión. Una persona maltratadora no es una persona equilibrada y cualquier riesgo que puedan correr las personas de su entorno ha de ser minimizado.

Las mujeres tenemos la sensación de que nuestras vidas no valen nada. Imaginemos que esto sucede con políticos, banqueros, futbolistas…. pero no, son mujeres. O frenamos este feminicidio o acabarán con nosotras. #NiUnaMenos #NiUnaMás

Nos matamos solas

Las autopsias no mienten. Al contrario, ese examen post morten es la manera más certera de conocer la causa de una muerte y es el diagnóstico definitivo de las observaciones clínicas dudosas.

La autopsia del cadáver de  Arantza Palacios, de 51 años, a cuya pareja se le ha juzgado por un delito de asesinato, descarta que su muerte se produjese de forma accidental, tal y como ha mantenido el acusado, y apunta a que se trata de una muerte de origen «violento y homicida».

¿Pudo la víctima axfisiarse sola? Los forenses de la Audiencia, objetivos e imparciales, aseguran que no. En el momento de la muerte en la casa solo estaban la madre de la víctima y el novio. ¿Pudo hacerlo la madre? Parece difícil de sostener esta hipótesis teniendo en cuenta, además, el delicado estado de salud de la mujer y su edad.

La Fiscalía, la acusación particular (en representación de la hija de la víctima), la acción popular (en nombre del Ayuntamiento de Bilbao) y la Abogacía del Estado han mantenido durante todo el juicio que se trata de un delito de asesinato con agravante de parentesco y especial vulnerabilidad de la víctima. Pedían penas de entre 20 y 25 años. La defensa consideraba que la muerte se produjo de forma natural o accidental y pedía la absolución.

El acusado ha quedado absuelto tras ser declarado no culpable por el jurado del caso. Consideran que no se le puede atribuir la autoría con las pruebas presentadas durante el juicio.

El jurado popular en España sigue el modelo anglosajón y está integrado por ciudadanos/as. En otros países, como Francia, se utiliza el modelo conocido como «jurado escabinado» en el que deliberan conjuntamente jueces y ciudadanos. Este modelo corre el riesgo de hacer que la opinión del juez/a prevalezca sobre la de la ciudadanía pero al menos sería más pedagógico.

Otra vez nos quedamos con esa sensación de que matar a una mujer sale muy barato en España. Gratis incluso.

 

Disculpen las molestias, nos están asesinando

 

momento-concentracion-mujeres-huelga-Sol_EDIIMA20170222_0988_21

Imagen de la concentración de ayer en la Puerta del Sol

Hay cinco mujeres que llevan ya catorce días en huelga de hambre en protesta por la violencia machista. La iniciaron el 8 de febrero. Eran 8. Una de ellas se encuentra ahora hospitalizada y  tres tuvieron que abandonar por motivos personales.

Con 16 mujeres asesinadas en lo que va de año, centenares de mujeres les han mostrado su apoyo en una multitudinaria concentración en la Puerta del Sol. Sin embargo, su lucha, su huelga y su sufrimiento esta encontrado poco eco en los medios de comunicación.

Ayer, personas de todas las edades se acercaban a la cita para reclamar una vez más que la violencia machista sea una cuestión de estado y para hacer visible un importantísimo problema para el que, de momento, nadie ha encontrado una solución.

Tanto las mujeres en huelga de hambre como algunas de las asistentes a la protesta decidían romper su silencio y reivindicar la necesidad de acabar con esta lacra. Una lacra, por cierto, que va mucho más allá de la violencia física. Como contaba una joven de 19 años, víctima de este tipo de  violencia, «la violencia de género de hombre a mujeres no solo mata, sino que provoca suicidios, y eso hay que visibilizarlo».

Y mujeres mayores, como Pilar, de 70 años, que aseguraba :»Nos hemos cansado de minutos de silencio, queremos mostrarles nuestra rabia y nuestra indignación porque el Gobierno no está reaccionando, se caracteriza por la inacción»,

«De mayor quiero estar viva», «Disculpen las molestias, nos están asesinando» o «ni una menos» fueron algunas de las proclamas de una concentración que llegaba en el día en el que cuatro mujeres, sí cuatro, fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas en España.

¿Es o no una cuestión de Estado?

Todo mi apoyo a esas cinco mujeres que siguen en huelga de hambre y que desde la Puerta del Sol de Madrid nos representan a todas.