Refugio de Golobar en bici.

Con la disculpa de la V comida de primos Suances en Aguilar de Campoo, aprovecho y camuflo mi bicicleta en la Mendineta para hacer un poco de actividad con mi primo Carmelo Suances.

Sábado lluvioso en Aguilar   en el que  celebramos la comida anual de la familia Suances, con un ambiente inmejorable y en la que nos juntamos unos 25 primos llegados de diferentes lugares de la peñinsula.

Los primos deportista, que somos unos cuantos, no se como, nos sentamos a comer juntos y el único tema de conversación durante la comida  es el deporte. Incluso de la comida, salen fuertes apuestas para las que me tendré que entrenar para el próximo año.

El domingo, no llueve y quedo con mi primo Carmelo para subir desde Aguilar al ruinoso refugio de Golobar, en el que tantas vueltas ciclistas a Palencia han sido final de etapa y  en mi opinión no desmerecería un final de etapa en una Vuelta a España.

Refugio de Golobar. 1.800 m

Desde Golobar, aita, sube a la cima del Valdecebollas de 2.140 metros, con el que coincidimos  a nuestra llegada.

Con aita , recien bajado de la cima del Valdecebollas

30 kilómetros de ascensión superando un desnivel de 1000 metros con sus 30 kilómetros de potente descenso superando velocidades de 75 km/h. Temperatura máxima de 8 grados y mínima de 3.

 

Iniciando el descenso.

El perfil de la etapa:

Aguilar de Campoo - Golobar - Aguilar de Campoo

 

 

Ciclismo por la Montaña Palentina

¿Por que será que en esta tierra castellana me siento como en casa?

Aquí aprendí a andar en bicicleta, en una BH que mi tio Manolo me regalo, cuando tan solo tenía 4 añitos. Aquí escalé montañas con aita, como  Espigüete, Curavacas, Valdecebollas, Peña Prieta,…cuando aún eran desconocidas para muchos montañeros vascos.

Hoy disfruto con mi primo Carmelo y su cuadrilla de una jornada de bici por la Montaña Palentina. Carmelo, deportista, apasionado de la bicicleta, fue quien me metió  el gusanillo del ciclismo.

Gracias Carmelo, Estalayo, Macario y Carmelo Estébanez, gracias por esta jornada y por este paseo de 110 kilómetros por el corazón de la montaña de vuestra tierra, Palencia. Este modesto video va dedicado a vosotros y a todos los que pedaleais por tierras castellanas.

Agradecimiento especial a Merce y a Manoli por sus ricas comidas, a Javi y Oscar por todas sus atenciones en mis numerosas visitas a Aguilar de Campoo y como no, a mi tía Brigi, por estar siempre ahí. Y un saludo especial a toda la familia Suances.