Descendiendo el Barranco de Gorgol

Después de escalar  el Diedro de Hoz, un «viote»,  como dice mi amigo Miguel, fuimos  a descender el barranco de Gorgol.

Este barranco es corto pero intenso, acuático y de gran belleza en poco espacio.

Es un barranco relativamente sencillo, pero siempre  es recomendable ir acompañado de un guia titulado como mis amigos los de  Vía Alpina, que os guiaran y aprenderéis con ellos a disfrutar de la montaña con total seguridad.

Gracias Javi y Miguel, por otro día más de sensaciones.