Alexey Bolotov fallece en el Everest.

Triste noticia la que me ha llegado hoy desde el Campo Base del Everest. Alexey Bolotov ha caído unos 300 metros al romperse su cuerda a 5.600 metros de altitud , en la cascada del Khumbu.

Apenas ha pasado un mes de aquella tarde en Nanche Bazar (Himalaya Nepali), cuando Alex Txikon me lo presento. Compartimos una taza de té y charla en el Lodge  donde se alojaba junto a Denis Urubko, su compañero de cordada. Tamayo, Madariaga  y Alex, supervisaban en el ordenador de Denis la nueva ruta que estos querían abrir en la pared suroeste del Everest. Yo era testigo mudo de esto.

De izquierda a derecha: Alexey Bolotov, Jose Carlos Tamayo, Denis Urubko, Juanra Madariaga, Alex Txikon y Zigor Egia

Alexey, un tío sencillo, quizás algo tímido, humano, cercano, de aspecto apacible.

Ruso, ingeniero metalúrgico, casado y con dos hijos. Compañero de Denis Urubko, y dos veces Piolet d’Or.  Uno de los héroes que se jugó la vida en el rescate del montañero navarro Iñaki Ochoa de Olza y protagonista de Pura Vida.

«Nosotros, los rusos, tenemos muchas tradiciones heredadas de los militares. Rusia es un país que ha participado en guerras y por eso es normal que nos haya quedado algún resquicio.
Desde que nacimos nos han dado una educación colectivista por el comunismo. Lo hemos hecho siempre todo unidos; hemos ido juntos a la guardería, luego al colegio, luego al trabajo… siempre juntos, como un colectivo.
Por eso no fuimos héroes al ayudar a Iñaki, lo hicimos porque sentimos que éramos un equipo. Y lo importante, al fin y al cabo, son las personas.
Las montañas por sí mismas no significan nada, son sólo piedras y hielo. Quien les da vida es el ser humano al subirlas y hablar de ellas; al vivirlas les da entidad.
No podría decir que el montañismo en sí es un deporte, porque aquí no hay mejores o peores. Esto no son los juegos olímpicos donde uno es más rápido por tres segundos o porque ha saltado dos centímetros más. Aquí lo importante es que cada uno sea consciente de los límites de su cuerpo.
Además, la fama que consigues con el deporte, para el alpinista no significa nada. Eso que llaman ‘gloria’ para el alpinista no existe. Esto no es fútbol o tenis. No da dinero.
Por eso no vamos ahí arriba en busca de éxito, vamos porque es lo que nos da vida.
 »

Alexey Bolotov

 

GOIAN BEGO ALEXEY!